CAIV les desea un dulce Rosh HaShaná 5777
28/09/2016
Imagen no disponible
Elías Benarroch luchó contra el paludismo
29/11/2016

A la caída del sol del martes 11 hasta el anochecer del miércoles 12 de octubre de 2016 el mundo judío celebró el Yom Kipur, el Día del Perdón. Ocho días después de Rosh Hashaná (año nuevo judío), es el día de la expiación, del juicio Divino y de “aflicción personal” (Lev. 23:26-32), de modo que el individuo pueda ser purificado de sus pecados.
Es el único día de ayuno decretado en la Biblia, el 10 del mes hebreo de Tishrei (séptimo mes del calendario judío) es el momento para que uno enumere sus malas acciones y reflexione sobre las faltas cometidas. Se espera que el judío, en este día, ore por el perdón de los pecados entre el hombre y Dios, y corrija sus acciones erradas y pecados entre el hombre y su prójimo. Los principales preceptos de Yom Kipur – prolongados servicios religiosos y un ayuno de 25 horas – son observados incluso por muchos laicos.
Skorka expresó que “la esencia de Yom Kipur es alcanzar un estado de pureza con el cual comenzar encarar el nuevo año. Esa pureza se alcanza arreglando las distintas problemáticas que tenemos con nuestro prójimo, aquellas discusiones y problemas que cada uno debe cerrar con respecto a su prójimo, antes de Kipur”.
El rabino enfatizó la importancia del rezo comunitario al destacar que “La idea de la fuerza espiritual que tiene el rezo cuando se hace en comunidad está por encima de cuando se hace en soledad. Es muy importante rezar en soledad, pero más importante aún es cuando se hace en unidad”.
Yom Kipur también es un día de acercamiento para los transgresores de la Ley Divina, “invitándolos a acercarse: ‘vengan, hoy está permitido aceptarnos pese a los errores, pese a no haber arreglado las cuentas de los errores o transgresiones que cometieron. Vengan y recemos juntos, tratemos de influenciar el uno sobre el otro para poder ser una unidad delante de D’s’”, indicó el rabino.
Para concluir, el rabino Abraham Skorka expresó que según nuestros sabios dicen, el día del perdón es un día en que se espera que “los justos proyecten su pureza sobre los que no lo son tanto, y que D’s perdone nuestros errores, acepte nuestros pedidos, y podamos tener una experiencia espiritual que nos permita sentir que seguimos más cerca de D’s”.
El nivel de solemnidad pública en Yom Kipur sobrepasa el de cualquier otra festividad, incluyendo Rosh Hashaná. Israel se detiene por completo durante 25 horas en ese día; los lugares de entretenimiento están cerrados, no hay transmisiones de radio ni de televisión -ni siquiera noticias; se suspende el transporte público e incluso las carreteras están completamente vacías. Esto se refuerza en Israel con el recuerdo de la guerra de 1973, un ataque sorpresivo lanzado en Yom Kipur por Egipto y Siria contra Israel.

Comments are closed.