Aceptar a Israel como Estado judío

Imagen no disponible
Israel: electricidad a partir del tránsito
29/11/2016
Un alto funcionario PALESTINO hizo una donación al hospital ISRAELÍ que salvó su vida
20/06/2017

Cuando un estado árabe relevante firme por fin un acuerdo de paz con Israel, se supone desde hace tiempo, el conflicto árabe israelí terminará. El acuerdo de paz Egipto-Israel de 1979, sin embargo, enterró esa esperanza; tuvo el perverso efecto de hacer al resto de estados y a la población egipcia más antisionistas. La década de los años 90 alumbró la esperanza de que, en lugar de eso, el reconocimiento palestino de la existencia de Israel pusiera fin al conflicto. El fracaso estrepitoso de la Declaración de Principios de 1993 (también conocida como Acuerdos de Oslo) enterró entonces esa esperanza.

Ehud Olmert (con acierto) exigió sin éxito que Mahmoud Abbás reconociera a Israel como el estado judío. ¿Ahora qué? Desde el año 2007, ha surgido un nuevo enfoque, el de lograr la aceptación de Israel como estado judío soberano. El ex primer ministro de Israel Ehud Olmert fijó los términos: “No tengo intención de comprometer en ningún sentido la cuestión del estado judío. Será la condición de nuestro reconocimiento de un estado palestino”.

La Resolución 181 de la Asamblea General de las Naciones Unidas fechada el 29 noviembre 1947, que insta a la partición del Mandato británico de Palestina en dos estados, utiliza el término “Estado Judío” matiza un lector, Geoff D. Bloch, de Melbourne, Australia. En la práctica, la resolución menciona en 30 ocasiones un “Estado Judío” aún sin nombre. Por ejemplo:

Los Estados Árabe y Judío y el Régimen Internacional Especial de la Ciudad de Jerusalén, recogido en la Parte III de este Plan, entra en vigor en Palestina dos meses después de completarse la salida de las fuerzas armadas de la Potencia del Mandato pero en cualquier caso no más tarde del 1 de octubre de 1948.

Ser un “estado judío” no es sólo deseo israelí sino la razón legal de que exista esta entidad política.

El “Estado Árabe” no mencionado es exactamente eso – árabe, no musulmán. Hamás tiene ideas diferentes.

“El artículo XX de la Declaración Nacional Palestina, que afirma que no existe ningún vínculo histórico entre los judíos y la tierra de Israel, es “un importante obstáculo a la aceptación de Israel como estado judío”. Mientras que los hinchas del proceso de paz ignoran en general este documento, Gerstman observa que “no hay nueva declaración que se imponga a las cláusulas anteriores” y concluye que “quizá sea hora de exigir la redacción partiendo de cero de la Declaración Nacional Palestina como primer paso de estos cambios”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *