CAIV

Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela (CAIV)

La Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela (CAIV) es una asociación civil, apolítica y sin fines de lucro, establecida en agosto de 1966, con la finalidad de representar a la comunidad judía del país, ante organismos nacionales e internacionales, así como frente a otras instituciones judías a nivel mundial. Entre sus objetivos primordiales están el mantener un estrecho contacto con Israel, defender la práctica de los valores ancestrales del judaísmo y combatir por todos los medios la discriminación racial, religiosa o de cualquier otro tipo, con énfasis especial a la lucha contra el antisemitismo.

Sus instituciones confederadas son: Asociación Israelita de Venezuela, constituida en el año 1930, la cual reúne a la comunidad sefardí ?judíos provenientes de Europa Occidental y norte de Africa; Unión Israelita de Caracas, que data del año 1950 y reúne a la comunidad ashkenazí proveniente de Europa Oriental y Central; Federación Sionista de Venezuela, que mantiene estrechos lazos con Israel; Fraternidad Hebrea B?nai B?rith de Venezuela, institución internacional de carácter eminentemente social dedicada a la defensa de los Derechos Humanos, y Federación Venezolana de Mujeres Judías, que reúne a las organizaciones femeninas abocadas a la acción social.

También son afiliados a la CAIV, los movimientos juveniles y las comunidades del interior del país.

El órgano de prensa de la comunidad es el semanario Nuevo Mundo Israelita, con 33 años de publicación ininterrumpida. Adicionalmente, entre otras publicaciones, están la revista trimestral Maguen, editada por el Centro de Estudios Sefardíes de Caracas, la revista de Hebraica y la de Yad Vashem. Asimismo tanto la CAIV como sus instituciones confederadas han editado diversas publicaciones sobre temas relacionados con el judaísmo y con la comunidad.

En el aspecto de asistencia social funciona una red que agrupa a todas las organizaciones benéficas de la comunidad. Otras instituciones benéficas destinan su ayuda al entorno no judío.
Un considerable número de miembros de la kehilá se ha destacado en distintos campos del quehacer nacional incluyendo ciencias, medicina, arte, industria, comercio, política y, en general, todos los campos del quehacer cotidiano.