Plan complejo, peligroso e inteligente
15/06/2010
La descarada pretensión de Irán
19/07/2010

Por Beatriz W. de Rittigstein
Detrás de la actual campaña antisemita se encuentra la siniestra teocracia iraní.
Desde que Ahmadinejad vociferó que la "entidad sionista" sería borrada del mapa, ha ido trabajando en esa vía, ya sea en el desarrollo de un programa nuclear, pasando por alianzas políticas o financiando una enorme maniobra publicitaria, a fin de impulsar una retorcida imagen que deslegitime al Estado judío. Fue claro en el caso de la flotilla que, más que llevar ayuda humanitaria a Gaza, los artífices del incidente prepararon la condena mundial contra Israel. Sin duda, detrás de la actual campaña internacional antisemita se encuentra la siniestra teocracia iraní.
A través de dicha campaña se intenta imponer argumentos insostenibles frente a los hechos históricos. Así, últimamente escuchamos que el pueblo palestino tiene 11 mil años de historia, que son los verdaderos dueños de la región que va desde el Mediterráneo hasta Jordania. Que los palestinos son los pobladores aborígenes, originarios.
Este enredo, además de ser una risible falacia, daña al pueblo palestino que anhela la paz, pues significaría que nunca se mezcló, que desde esos imaginarios 11 mil años es un pueblo excluyente, extremista, intolerante. Hitler utilizó la fantasía de la pureza racial; previamente, los fanáticos alemanes que luego devengaron en el nazismo, adaptaron el léxico del estudio etimológico de las lenguas a sus teorías racistas; de allí proviene el término antisemitismo en referencia a la hostilidad contra los judíos, forjado en 1879 por el periodista antijudío Wilhem Marr. No existen razas puras y llevar la causa palestina por esa senda indica la transformación de los palestinos en radicales, asegurarse de no lograr una solución justa al conflicto e incluso, extenderlo peligrosamente a una conflagración de magnitud ignota.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.