Entrevista a Diego Scharifker, presidente FCU-UCV

Unión Europea e Irán curso de colisión
25/11/2010
Me aproveché de la Unión
29/11/2010

Diego Scharifker, joven miembro de la comunidad judía de Venezuela quien participara de la plancha 100% Unidad y Futuro, fue electo el pasado 12 de noviembre de 2010 como presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela (FCU-UCV), en una jornada en la que participaron  aproximadamente 13 mil estudiantes de los más de 44 mil que estaban inscritos para votar en todos los núcleos de esa casa de estudios.
Diego se convierte en el primer venezolano de fe judía en alcanzar tan importante logro a nivel estudiantil y con 6 mil 170 votos Scharifker pasó de ser el presidente adjunto del Centro de Estudiantes de Derecho a convertirse en el presidente de la FCU-UCV para el periodo 2010-2011.
En una declaración al diario El Universal, un día después de los comicios universitarios, expresó que "sin el trabajo de base y la construcción de políticas serias de trabajo a nivel central y en coordinación con las localidades estas victorias no se garantizan por un tiempo indefinido", continuó: "Lo importante en este momento es construir con humildad y fortalecernos, no caer en discusiones estériles que puedan poner en riesgo nuestro deber máximo al tiempo que exhortó a quienes ejercerán cargos junto a él a "ser representantes estudiantiles y no representantes de una chapa u oficina".
Y es que hablar y conocer a Diego Scharifker es entender la integración de la comunidad judía en Venezuela, viendo el trabajo y capacidad de jóvenes judíos que nacieron y se formaron en este bello país caribeño y -sin perder ningún rastro de su ancestral judeidad- son y se sienten tan venezolanos como todos sus compatriotas.
En una entrevista con la Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela (CAIV), el presidente de la FCU-UCV, quien es nieto de “Don” Diego Scharifker uno de los más importantes activistas de la Fraternidad Hebrea B´nai B´rith de Venezuela, pilar de la comunidad judía, e hijo del exrector de la Universidad Simón Bolívar (USB) Benjamín Scharifker, nos cuenta de su experiencia política en la universidad, sus actividades estudiantiles y esa condición de “ser judío” que con honor, responsabilidad y sobre todo dedicación tiene ante la vida, familia y compañeros.
A continuación la entrevista:
¿Por qué decidiste ser líder estudiantil?

La universidad (UCV) está pasando por una situación muy precaria en estos momentos provocada como un mecanismo de persecución política contra aquellos que pensamos de manera distinta y ya se está llegando a niveles muy fuertes y por eso el equipo (partido estudiantil 100% Unidad y Futuro) se comprometió a seguir llevando la presidencia de la FCU. 100% lleva ya seis años teniendo la presidencia, este es el séptimo año y el equipo decidió que podría ser yo el que ocupara ese cargo.
¿Qué nos cuentas del proceso electoral?
Fue complicado, con hechos de violencia el último día, el viernes 12 de noviembre acá mismo (señala con su dedo la plazoleta universitaria) en el rectorado donde quemaron la pantalla en plaza cubierta, entraron unos motorizados armados, nosotros estamos convencidos de que no fueron ucevistas, pero todavía no se ha hecho ninguna investigación, y bueno salió victorioso 100 % Unidad y Futuro, conmigo como presidente de la federación.
¿Qué sentiste o pensaste al ser electo?
Un gran orgullo tanto para mí como para mi familia y para mis compañeros en el equipo de 100 % Unidad y Futuro.
Estudias tercer año de Derecho ¿cuándo iniciaste tu actividad política?
Realmente en bachillerato fui presidente de la Federación Nacional de Estudiantes de Educación Media (FENEEM) e hice política a partir de cuarto año de bachillerato y continué desde que entré a la UCV en 2008.
¿Qué experiencias has tenido?
Pues muchas, pero ha sido satisfactorio que desde 2007 trabajamos en todo lo referido a la protesta a favor de la libertad de expresión y organizar una buena estructura a nivel nacional del movimiento estudiantil de educación media para luchar contra reformas ideológicas en educación.
¿Qué proyectos tienes?
Las luchas por las reivindicaciones. Nosotros le pedimos una reunión para el 1 de diciembre al ministro de educación Superior, Edgardo Ramírez, y ayer en rueda de prensa él dijo que no se iba a reunir con la FCU de la UCV y bueno nosotros tomaremos medidas. En estos momentos tenemos un conflicto en el comedor universitario, justamente por los pagos laborales de los obreros. Pero seguiremos trabajando por las reivindicaciones  y por las providencias estudiantiles que son nuestras laborales principales.
¿Por ser judío se te ha hecho más difícil tu actividad estudiantil o política?
Sí, sí hace que haya un cierto estereotipo contra mi persona, en especial de ciertos grupos de adeptos al Gobierno que se agarran de mi condición para decir que llegó “la derecha judía, sionista para la FCU” y eso ha hecho que ellos radicalicen su mecanismo de protesta y su visión hacia nosotros. Menos mal que hay una relación con ellos y vamos a lograr trabajar juntos en todo lo posible. Pero sin duda a veces pesa ser judío en la Universidad Central de Venezuela.
¿Te lo han dicho?
Si, me lo han criticado.
¿Han hecho pintadas o ataques?
No, al menos por ahora no. Pero si me han mandado mensajes tanto de texto al celular o por Facebook o por Twitter diciendo que el “sionismo fascista llegó a la UCV”, así literalmente. Aunque es necesario decir que un paso sin precedentes para la Universidad Central de Venezuela (UCV) y para la comunidad estudiantil es que hay un miembro de la comunidad judía que presida la Federación de Centros de Estudiantes, por primera vez en la historia en 50 años.
¿Cómo te defiendes de los ataques verbales? ¿Cómo das a entender tu condición de venezolano de fe judía?
Primero que a pesar de todos los ataques que sufrimos por ser judíos, debemos entender y estar orgullosos de lo que somos y no permitir que nadie nos atormente y nos atropelle. Desde cierta manera tengo dos debilidades: primero somos estudiantes y somos atacados porque nos ven como enemigos del Estado, y no como aliados y en mi caso personal tengo otra debilidad y es ser judío. La idea es que la comunidad judía siga comprometida con el país, como lo ha hecho, y le sigamos demostrando que nosotros somos parte de este país. Que nosotros primero somos venezolanos y después somos judíos. Y eso es lo que quiero demostrar desde la UCV también.
¿Y cómo es la relación con tus compañeros pues debes tener mucho contacto con los estudiantes por tu cargo, qué te preguntan por ser judío?
En su mayoría el estudiantado no es como los radicales que me atacan por ser judío, aunque claro es con fines políticos. Realmente la religión no tiene nada que ver en torno a esto. Me preguntan si de verdad soy judío, que de donde viene mi apellido, ya que no es muy común para cualquier ucevista.
¿Qué respondes?
Pues en el caso de mi apellido que viene de Rusia y Polonia. Al final no hay conflicto, el estudiantado en general respeta a la comunidad judía, respeta a los judíos y no ve a la judeidad de alguien como un factor para diferenciar entre nosotros, acá todos somos estudiantes, compañeros y universitarios.
¿Piensas hacer una carrera como la de tu papá, Benjamin Scharifker, ex rector de la Universidad Simón Bolívar?
No me quiero dedicar a la parte académica, sino a la política, Quiero al graduarme salir a la calle y ser electo para algún cargo público ya sea alcalde, gobernador.
¿Qué te aconseja tu padre?
Primero que no deje a la academia y que me dedique a los estudios que eso es lo más importante y una de nuestras prioridades como ucevista. Nosotros somos representantes estudiantiles, no de una oficina o de una chapa, pero para eso hay que estudiar y hay que mantener nuestra eficiencia académica. Y pues también mi padre se siente muy orgulloso de este trabajo que tengo a cargo, pero entiende que tampoco soy yo el único, en estos momentos me toca encabezar a un equipo el cual debo llevar a delante, pero el trabajo y dedicación es de todos.
Ya con más de la mitad de tu carrera para ser abogado ¿Cómo ves el derecho y la justicia en Venezuela?
Como una herramienta política que utiliza el Estado para, en vez de buscar la justicia y la verdad, luchar contra todos aquellos que piensan de manera distinta. Es la labor nuestra como jóvenes, que en un futuro asumiremos las riendas del país, cambiar esa concepción de la justicia y realmente trabajar para conseguir la verdad y lo correcto y no los intereses de un grupo político.
¿Cómo hacerlo?
Formándonos académicamente y tener los principios morales y éticos bien definidos y estar comprometidos para trabajar en Venezuela y dejar de pensar que los jóvenes tienen que emigrar a otros países, sino que nos mantengamos en nuestro país y trabajemos para el futuro de nuestro país.
¿Como está la UCV?
Muy grave por la cuestión presupuestaria. Tenemos problemas con el comedor, actualmente sólo se sirve el almuerzo, cuando anteriormente era desayuno, almuerzo y cena. No tenemos transporte desde hace tres meses cuando empezaron las clases y las becas son paupérrimas y además no se pagan a tiempo.
¿Con cuántos estudiantes cuenta la UCV?
Unos 60 mil aproximadamente.
¿Qué mensaje le das a la comunidad y a la juventud judía?
Tenemos una responsabilidad con el país. Debemos recordar que somos venezolanos, dejamos de ser judíos para ser judío-venezolanos y debemos mantenernos en el país y luchar por él, por su crecimiento y belleza, y la comunidad judía debe ocupar espacios de preponderancia, pero no para intereses comunitarios sino del colectivo en general de todos los venezolanos. Y ha seguir en la lucha.
Por Abel Flores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.