Las estadísticas de la hipocresía

Líbano confiscado
15/12/2010
Inútil juego adelantado
11/01/2011

Por Samuel Leillen
Los medios de comunicación están muy atareados comentando el informe Goldstone aprobado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, considerado por el presidente de Bnei Brith Internacional, Moishe Smith, "una demostración más que el CDH está más interesado en oponerse a Israel que en la objetividad”.
Como es sabido, veinticinco naciones votaron a favor del informe, seis en contra  y once se abstuvieron. Bnei Brith elogia a aquellos países que votaron en contra del informe: Estados Unidos, Italia, Países Bajos, Hungría, Eslovaquia, y Ucrania. También considera que el alto número de abstenciones indica un reconocimiento de que el informe fue injusto.
Cinco de los 47 países que componen el Consejo de los Derechos Humanos no participaron de la votación: Francia, Inglaterra, Angola, Kirgistán y Madagascar. El presidente francés Sarkozy, y el primer ministro británico Brown, enviaron una carta conjunta instando al Gobierno, entre otras cosas, establecer una investigación independiente sobre el operativo militar en Gaza.
El Consejo de los DDHH
El Consejo de Derechos Humanos de la ONU – CDH – fue creado en  2006 con los votos en contra de EE.UU., Israel, Palau y las Islas Marshall, y las abstenciones de Bielorrusia, Irán y Venezuela.
Lo integran 47 estados, elegidos por mayoría absoluta en la Asamblea General: 13 por África, 13 por Asia, 8 para América Latina y el Caribe y 7 por Europa Occidental y otros grupos (inclusive EE.UU.), y 6 por Europa oriental. El Consejo se reúne periódicamente durante todo el año.
Esta votación descubre lo siguiente:
A. De los doce países europeos integrantes, sólo la Federación Rusa aprobó el informe, quiere decir, votó contra  Israel.
B. Además, votaron a favor del informe 18 países de Asia y África y 6 países latinoamericanos: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Cuba, Nicaragua, que se sumaron al distinguido y selecto grupo de países que "velan celosamente por los derechos humanos, las libertades personales, el ejercicio de la democracia y la libre expresión" como Arabia Saudita, China, Djibouti, Egipto, Filipinas, Ghana, India, Indonesia, Jordania, Mauricio, Nigeria, Pakistán, Qatar, Senegal, Sud África, Bahrain, Bangladesh y  Zambia.
C. Se abstuvieron  México y Uruguay, cinco países de Asia y África: Burkina Faso, Camerún, Gabon, Japón, República de Corea, y cuatro países europeos: Bélgica, Bosnia y Herzegovina, Noruega, Eslovenia.
La delegada uruguaya alegó que antes de votar por el informe hay que dedicar más esfuerzos a las posibles consecuencias de su implementación. El delegado mexicano consideró que las propuestas del informe no son las más apropiadas para solucionar los problemas de la región.
Pero, ¿qué aprobaron con 53% de los votos: consideraciones sobre la Guerra de Gaza o la partición de Jerusalén?
Pareciera que en lugar de haberse dedicado al informe del Juez Goldstone, este incoherente "circo diplomático" estuvo destinado a afilar las armas frente a inminentes consideraciones sobre Jerusalén y su destino como pretendida capital común de dos nacionalidades.
El informe Goldstone y Jerusalén
El 3-4-2009 se designó al Juez Richard Goldstone cabeza de una misión con atribuciones para "investigar todas las violaciones de derechos humanos  y la ley internacional que se hubieran cometido en algún momento en el contexto de las operaciones militares realizadas en Gaza entre el 27.12.2008  y el 18.1.2009, así sea antes, durante y después".
Las 575 páginas del Informe Goldstone se refieren a ese período y a la Franja de Gaza. En ningún momento tratan la situación ni del resto de los territorios ocupados ni de Jerusalén.
Con todo, en los documentos de la 12ª sesión del CDH se produjo una violenta interrelación entre los dos temas. En el informe del 15.10.09 de 720 palabras,  previo a las deliberaciones, la Sra. Navanethem Pillay, Alto Comisionado para Derechos Humanos de la ONU, sudafricana, dedica sólo 190 palabras (26%) al tema de Gaza, y el resto está dedicado a la necesidad de velar por los derechos humanos (41%)  y a una descripción de los crímenes de Israel hacia la población palestina en general y a la imposición de una cultura de impunidad inaceptable (240 palabras, 33%): violaciones de derechos humanos; agobiantes restricciones que limitan a los Palestinos el ejercicio de sus derechos religiosos; incidentes en las Mezquitas jerosolimitanas y la brutal acción de la policía israelí; numerosas demoliciones de casas tanto en Jerusalén ocupada como en todo el territorio de Samaria y Judea, haciendo que los oprimidos Palestinos tengan que enfrentar también la tragedia de perder sus hogares.
Además, la mayor parte del texto relacionado con Gaza, no se refiere a los sucesos durante la guerra sino al posterior bloqueo israelí al ingreso de combustible y materia prima, a la falta de libre movimiento para productos y materiales de construcción, a la imposibilidad de reconstruir las viviendas después de haber sido destruidas  por el ejército israelí, lo que "redunda en un inhumano castigo colectivo". Para concluir, arguye la Sra. Navanethem Pillay: "todos los derechos humanos son iguales para todos los seres humanos, y ninguna de las partes puede argüir que en defensa de su propia población tiene derecho a afectar los derechos de los demás".
No se citan los derechos humanos de los israelíes. No hay en todo el texto ninguna alusión a Gilad Shalit y su prolongado cautiverio, no hay mención de los sangrientos atentados de las agrupaciones terroristas, no se recuerdan los 8 años de miles de misiles sobre Shderot, ni se señala que durante la guerra de Gaza medio millón de israelíes – entre ellos 150 mil beduinos – tuvieron que protegerse bajo tierra en refugios especiales frente a la lluvia de misiles proveniente del territorio controlado por Hamás – organismo que no es nombrado ni una sola vez .
Hamás aparece en el impactante testimonio pronunciado en la sesión por el Cnel. Richard Kemp: "…las bajas civiles fueron una consecuencia del modo de combate de Hamás. Hamás trató de sacrificar, deliberadamente, a sus propios civiles… Las Fuerzas de Defensa Israelíes hicieron más para salvaguardar los derechos de los civiles en una zona de combate, que cualquier otro ejército en la historia de las guerras".
El comunicado de prense del Consejo
El comunicado de prensa del Consejo, del 16.10.09, está titulado "El Consejo de los Derechos Humanos respalda las recomendaciones señaladas  en el informe de la misión encabezada por el Juez Goldstone y hace un llamado a su implementación", y continúa con un subtítulo que anuncia que "Israel debe interrumpir inmediatamente todas las tareas de excavación alrededor de la Mezquita Al Aqsa y debe permitir el libre acceso de los Palestinos a sus propiedades y los Lugares Santos".
Así como en el informe de la Alto Comisionado, también en esta nota de prensa las proporciones son extrañas: 250 palabras son de procedimiento, nombran a los participantes del debate, inclusive más de una veintena de Instituciones invitadas, todas antiisraelíes menos los representantes de Bnei Brith Internacional y de la Unión Mundial del Judaísmo Progresista-Reformador; unas 365 palabras están dedicadas al informe Goldstone, haciendo un llamado a todas las partes  a que se esfuercen por cumplir con sus recomendaciones; y 335 palabras están orientadas a "destacar los sucesos sobre el Monte del Templo, los atentados israelíes a las instalaciones de las Mezquitas, las peligrosas excavaciones que en esas vecindades se efectúan y que pueden afectar a los monumentos cristianos y musulmanes del área, la construcción de la muralla de separación destinada a modificar las características étnicas de Jerusalén". Hay un llamado a Israel  a concluir con la discriminación por razones étnicas, religiosas, origen sexo y edad. (Señalemos que los incidentes relacionados con la Mezquita El Aqsa fueron a fines de septiembre último…).
Por todo esto dijo Aharon Leshno-Yaar, el representante israelí: "Sr. Presidente, miembros del Consejo: El instrumento político propuesto hoy aquí no tiene nada que ver con los derechos humanos. Absolutamente nada que ver. Y cuándo Uds. se pregunten con asombro porqué este organismo no goza del respeto que quisiera, recuerden esta sesión y obtendrán vuestra propia respuesta".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.