AIV: 80 años… y sigue tan campante
19/01/2011
¿Borrón y cuenta nueva?
24/01/2011

Por Bernardo Ptasevich
Israel sigue su camino casi rutinario gozando de una relativa tranquilidad en los hechos y de una agitación importante en las palabras, tanto de personajes propios como de los enemigos de siempre. Así está la situación, a pesar de lo cual algo hay que intentar, porque el pasado no puede borrarse y el futuro es lo único que se puede cambiar
La realidad de Oriente Medio es como un círculo que se recorre, que vuelve una y otra vez al punto de partida. Cuesta escribir sin creer que se están repitiendo notas anteriores, conceptos anteriores y hechos anteriores. Es como una película que ya se ha visto donde los personajes, las frases y las situaciones se repiten casi en forma idéntica.
Mientras tanto Israel sigue su camino casi rutinario gozando de una relativa tranquilidad en los hechos y de una agitación importante en las palabras, tanto de personajes propios como de los enemigos de siempre.
Mientras en Suecia creen y difunden que nuestro Ejército se come los niños crudos, o según dicen, trafica con órganos de personas palestinas, nuestro Gobierno no ha logrado de su par sueco una condena clara a dichas publicaciones, quien deja entrever de ese modo que comparte esas opiniones.
No es la primera vez que ese país transita en esa línea anti judía, por lo cual no deberíamos asombrarnos. Sin embargo, el asunto merece algo más terminante que pedir en vano que se condene el hecho y la publicación.
INTERPOL ya no tiene que buscar más a Ahmad Vahidi, comandante de la Guardia Revolucionaria recientemente nombrado ministro de Defensa de Irán. Se le acusa de participar en el atentado de la sede de AMIA en Buenos Aires y debería ser juzgado por ello.
Cuando leo en las noticias que “lo buscan”” supongo que querrán decir que tratan de atraparlo fuera del ámbito en el que es protegido, ya que se sabía perfectamente donde se encontraba antes de este nombramiento.
Es una prueba clara más de la política de Mahmud Ahmedineyad en referencia a Israel y a los judíos. Como si hiciera falta algún agregado a su pretensión de borrar a nuestro país del mapa. En realidad, que tengan un ministro capaz de matar judíos y a otras personas que se encuentren en el sitio elegido para sus atentados no agrega ni quita nada a la situación entre Irán e Israel, que se encuentra hoy en un punto bien alto de tensión. No se sabe quién moverá primero las fichas, si los iraníes lograrán antes la bomba atómica o si Israel se verá obligado a atacarlos anticipadamente.
Siria continúa manejándose a dos puntas, haciendo buena letra diplomática con Barack Obama para mejorar su situación en relación a los Estados Unidos mientras que su presidente Bashar al-Assad visita Irán para felicitar y apoyar al reelecto presidente y afianzar aún más las relaciones bilaterales de su alianza estratégica.
Entre los puntos que estarán sobre la mesa uno de los más importantes será la cooperación para sus posiciones anti israelíes. Al-Qaeda quiere ingresar en el conflicto palestino-israelí con la aparición del grupo Junud Ansar Allah y posiblemente otros menores.
Hamás, queriendo mostrarse como los menos fanáticos tomó el toro por las astas y mediante lanzagranadas agujerearon en forma múltiple la mezquita de Taymiya, donde mataron “moderadamente”” a su líder Abdelatif Musa junto a 28 personas que se encontraban con él. Usaron toda su convincente fuerza y armamento para mostrarle al mundo quienes son los moderados pero en realidad transmitieron que no permitirán que otros traten de suplantarlos en su tarea de imponer “la shaaría”” en la Franja de Gaza.
Por el sector norte van y vienen declaraciones. Luego que Israel manifestó que responsabilizará a todo el Líbano ante cualquier ataque de la organización fundamentalista Hezbolla, el jeque Hasan Nasrala replicó con sus amenazas de hacer llegar los misiles a Tel Aviv y a cualquier parte de Israel.
Mientras tanto, en el norte vemos un movimiento de tropas inusual con gran actividad en prácticas y ejercicios que indican que las bravuconadas del líder terrorista son tomadas en serio.
Con un frente externo muy movido en lo diplomático donde abundan las declaraciones oficiales y no oficiales, el primer ministro tuvo que amonestar al vice premier y ministro de Asuntos Estratégicos, Moshé Yaalón, por haber catalogado a la izquierda y al movimiento Paz Ahora como “un ”virus””. Es que Netaniahu no quiere agregar temas políticos e internos a su ya agitada agenda de problemas diarios.
Llama la atención la ausencia casi absoluta (salvo esporádicos comentarios) de Tzipi Livni, quien no formando parte de la coalición se ha llamado a cuarteles de invierno quizás hasta ver como se comportan las tormentas. Ella debería ser la voz de la oposición en los temas de interés nacional ya que es depositaria de la mayoría de los votos de los israelíes. Su ausencia podrá ser buena como estrategia política.
Sin embargo, el país necesita que alguien ponga en la balanza de las decisiones la voz de quienes no concuerdan en todo con el Gobierno, que por el momento goza de absoluto poder para todo lo que desee realizar.
Shimon Peres, por su parte, no piensa en la jubilación. Se lo ve mucho mas activo que la mayoría de los gobernantes más jóvenes, representando al país en cuanto foro importante sea posible, tratando de conciliar con los Estados Unidos y con el mundo occidental o acercando posiciones con los países musulmanes moderados.
Como pasos positivos se anuncia una idea nacida en el Centro Peres de la Paz para la creación de una empresa de biocombustibles con la participación de israelíes, jordanos y palestinos. Quizás los intereses económicos puedan dar paso a otro tipo de relaciones en el futuro aunque hasta ahora el comportamiento de los palestinos ha sido de autodestrucción sin importar sus perdidas.
Así esta la situación, a pesar de lo cual algo hay que intentar, porque el pasado no puede borrarse y el futuro es lo único que se puede cambiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.