Goldstone socava fe en Ley Internacional

Desde la oscuridad hacia la luz
23/02/2011
El fenómeno del jihad electrónico
25/02/2011

Por Ed Morgan
El Informe también condena la destrucción, por parte de ataques israelíes,  de varias mezquitas en Gaza,   sin hallar ningún fundamento para las acusaciones israelíes que las mezquitas eran utilizadas como bases de lanzamiento para los ataques de Hamas y como instalaciones de depósitos de armas. Una vez más, cualquiera con una imagen normal en mente de una casa de oración, estaría de acuerdo. Pero,  la misión “investigadora”,  no pareció reunir todos los hechos. Los soldados israelíes,  que atestiguaron en la Academia Rabin de Tel Aviv, clic
El Informe de la Misión Investigadora de Naciones Unidas sobre Gaza fue  aprobado por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, documentando los crímenes de guerra israelíes. Sin embargo, desde el punto de vista legal, el Informe Goldstone está más lleno de agujeros que un túnel de la Franja a lo largo de la frontera entre Gaza y Egipto. A pesar de su circunferencia (de 574 páginas) y el peso de su impacto potencial, la evidencia concreta  compilada contra Israel,  es bastante escasa. Al mismo Juez Richard Goldstone lo preocupa que,  la acción de Naciones Unidas,  sobre el Informe  fuera tratada como concluyente cuando nunca tuvo esa intención. “Si éste fuera un Tribunal de Justicia, no probaría nada”, dijo Goldstone a un periodista.  Entre sus mayores hallazgos condenatorios, afirma que las fuerzas israelíes atacaron, indiscriminadamente, universidades, mezquitas y áreas civiles. Sus páginas están llenas de declaraciones de testigos, o testigos parciales  o,  más precisamente, no – testigos que escucharon historias de su cuñado que conoce a alguien que casi estaba allí. Como Goldstone lo describiera, “Tuvimos que hacer lo mejor que pudimos con el material que había”.
Una cuidadosa lectura,  del aparente importante informe, revela que, en materia legal, no tenían demasiado. Por ejemplo, describe el ataque israelí contra la Universidad Islámica de Gaza, afirmando: “Se trataba de edificios civiles, educativos  y,  la Misión, no encontró  ninguna información sobre  su uso como instalación militar”. Cualquiera que tenga en mente un campus universitario normal estaría de acuerdo, a menos que tuvieran el hábito de ver la televisión palestina. La Universidad Islámica figuraba, previamente,  como el lugar de enfrentamientos entre los hombres armados de Fatah y Hamas  y,  los soldados de Fatah,  lo identificaron como un laboratorio de armas para los nuevos y mejorados misiles Kasam,  que lanza Hamas – de a miles- contra Israel. La televisión de la Autoridad Palestina realizó una amplia demostración de las armas encontradas  en la Universidad Islámica en ese  momento.
El Informe también condena la destrucción, por parte de ataques israelíes,  de varias mezquitas en Gaza,   sin hallar ningún fundamento para las acusaciones israelíes que las mezquitas eran utilizadas como bases de lanzamiento para los ataques de Hamas y como instalaciones de depósitos de armas. Una vez más, cualquiera con una imagen normal en mente de una casa de oración, estaría de acuerdo. Pero,  la misión “investigadora”,  no pareció reunir todos los hechos. Los soldados israelíes,  que atestiguaron en la Academia Rabin de Tel Aviv,  luego de las fotografías de primera mano exhibidas de la guerra – no versiones de habladurías de un amigo de un amigo – mostraban armas almacenadas en mezquitas de Gaza y hombres armados de Hamas usándolas como plataformas de lanzamiento. Goldstone se quejó que, los israelíes, no cooperaron con la misión. El testimonio de las Fuerzas de Defensa de Israel está disponible públicamente para que cualquiera lo vea, incluyendo los “investigadores” de Naciones Unidas.
Finalmente, el reporte condena a Israel por las numerosas muertes civiles en Gaza. En respuesta a las versiones israelíes – de nuevo, bien fotografiadas – que las fuerzas de Hamas se concentraban en áreas de población civil, el Informe esconde la cabeza: “La misión observa que, aquellos entrevistados en Gaza,  parecían reacios a hablar sobre  la presencia,  o el comportamiento,  de hostilidades por parte de los grupos armados palestinos”. Pero,  si no pudieron lograr que la gente local hablara, y si no quisieron tomar la evidencia israelí, podrían haber prestado atención al vocero de Hamas Fathi Hammad quien, cuando fue entrevistado, describió a su organización como un todo con el pueblo de Gaza: “Es por eso que formaron  escudos humanos con  las mujeres, los niños, los ancianos y los mujahideen, a fin de desafiar la máquina de bombardeo sionista”.
Esto es un crimen de guerra.
Hay muchas tragedias en Gaza que merecen una investigación apropiada, incluyendo, por ambas partes, la muerte y la destrucción. Pero, la mayor tragedia del Informe  Goldstone, es el daño hecho a la ley internacional. Goldstone, un jurista renombrado, desperdició  su reputación en un Informe profundamente defectuoso y tendencioso que socava la fe en el dominio de la ley internacional para algunos quienes, en apariencia, a diferencia de los miembros del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, se toman realmente el tiempo de leerla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.