Cuando los hijos se van
16/03/2011
Las cosas en su lugar
21/03/2011

Por Guido Maisuls
“Pues Hamán, proyectó contra los judíos destruirlos, y echó un pur, esto es, el sorteo, para consumirlos y destruirlos… Por eso, ellos llamaron a estos días “Purim”, por el pur…” (Libro de Esther 9:24-26).
En la Persia imperial de Ajashverosh, hace más de 2.500 años, se echo la suerte para determinar el día en que se exterminaría a todos los judíos del reino, dispersos en sus 127 países. “Un pueblo disgregado y disperso en el mundo, que la ley del rey no cumple…” fueron más o menos las palabras del intolerante de turno.
El rey Ajashverosh designó a uno de sus ministros, de nombre Hamán, como el más importante de los ministros. Un día convenció Hamán a Ajashverosh de exterminar a todo el pueblo de Mordejai, el pueblo judío. Hamán pensó hacerlo el 13 de Adar con el permiso del rey y sucedió lo contrario.
Su pensamiento perverso lo llevó a su propia destrucción: en ese mismo día los judíos pelearon contra sus enemigos. En esas circunstancias, el pueblo entero aunó esfuerzos, apartó la desgracia y se sobrepuso al enemigo que pretendía “lehashmid, laharog ul-abed” (“exterminar, quitar la vida y llevar a la perdición”).
En la actual República de Irán están desarrollando raudamente un arsenal nuclear para borrar a Israel del mapa, “para hacer desaparecer para siempre a esa entidad sionista que no tiene razón de ser”, según su presidente Mahmud Ahmadineyad. Ya es muy antigua esa receta para destruir a los judíos y hoy se divulga de nuevo en la Persia actual, a la que no le afecta ningún conflicto real con Israel pero que viene heredando ese odio milenario que azotó siempre al pueblo judío.
Durantesu gestión de gobierno, Abú Mazen aprobó una ley por la que se autoriza el pago de 2.200 dólares a las familias de los mártires o terroristas suicidas. En pleno apogeo de su conflicto con Hamás, instó a la reconciliación terrorista: “Debemos dejar de lado nuestras luchas internas y alzar nuestros rifles contra la ocupación israelí. Debemos unir la sangre de Hamás y la de Fatah contra Israel, como hemos hecho desde el comienzo de la intifada”.
En julio del año 2008 y durante el desigual e injusto intercambio de los restos de los soldados israelíes Eldad Reguev y Ehud Goldwasser por el asesino Samir Kuntar y otros cuatro prisioneros libaneses se produjo alegría y festejos en el Líbano, la Franja de Gaza y otros países árabes y profundo dolor y llanto en Israel.
Así esas multitudes erigieron como héroe y modelo a alguien que asesinó a sangre fría a un joven padre de familia frente a su hija de cuatro años de edad, a quien Kuntar tomó por los tobillos y la tiró de cabeza contra unas rocas de la playa y luego, para asegurarse, le golpeó el cráneo con la culata de su fusil, con frialdad y desparpajo. Luego se jactará de sus hazañas, como si hubiera cometido un acto de heroísmo.
Entonces, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Abu Mazen, felicitó a la familia de Kuntar por su liberación y nombró a este asesino “ciudadano de honor palestino”.
Ennuestros actuales días, cinco miembros de una misma familia fueron cobardemente asesinados en un brutal atentado terrorista palestino en el asentamiento Itamar en Samaria.
La familia Fogel; el padre Udi de 37 años, la madre Rut de 36 años, los hijos Ioav de 10 años, Elad de cuatro años y la beba Hadás, de apenas tres meses, fueron acuchillados hasta la muerte este viernes por la noche (shabat) en su propia casa.
El “Grupo Imad Mugniye” de las Brigadas de Mártires de Al-Aqsa, vinculada al movimiento Fatah del mismo Abu Mazen, quien protagonizara ya varios ataques terroristas, se adjudicó la autoría de este bestial atentado.
“Este asesinato nos recuerda que el conflicto no es acerca de las fronteras de Israel o acerca de una nación oprimida sino una lucha por nuestra supervivencia”. Ministro Moshé Yaalón.
“Somos testigos de cosas horribles, un campo de fútbol será pronto designado con el nombre de un terrorista suicida que asesinó a docenas de personas en la calle Iafo en Jerusalén. La Autoridad Palestina le otorga becas a los familiares de los asesinos y nombra las plazas en su honor”. Primer ministro Biniamín Netaniahu.
Las espantosas imágenes que nos muestran la asesinada familia Fogel tienen que dar vuelta al mundo millones de veces para que se enteren todos los que no saben y los que aún ignoran quienes son estas bestias inhumanas que tanto odian a Israel y a su pueblo, que asesinan sin escrúpulos a seres humanos indefensos sin respetar a inocentes bebés y niños.
Para que se entere la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.
Para que lo sepan los líderes del “civilizado” mundo occidental.
Para que no lo ignoren todas las naciones que acaban de reconocer irresponsablemente a un supuesto Estado palestino.
Para que todas las fuerzas “progresistas” del planeta salgan a manifestarse en repudio a esta masacre criminal.
Para despertar a todos aquellos que consideran a Israel y a su pueblo como los culpables de vivir y realizarse en su propia tierra.
Para que todas las universidades y centros intelectuales del orbe decreten un gran boicot académico a estas fuerzas del mal.
Para que todo el Mundo sepa y para que nadie lo ignore quienes son los enemigos de Israel y de la humanidad.
¿Habrán nuestros enemigos, echado suerte? ¿Tendrán una fecha precisa para llevar a cabo sus siniestros propósitos? ¿Correrán la misma suerte que Hamán?
Yo tengo la absoluta certeza que Israel aunará esfuerzos, apartará la desgracia y se sobrepondrá al enemigo que pretende “lehashmid, laharog ul-abed” (“exterminar, quitar la vida y llevar a la perdición”).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.