Amelek, su creencia en D-s y su deseo de vencerlo
14/04/2011
Heine y Oz
16/04/2011

Por Rab. Iona Blickstein
Después de haber recibido los hijos de Israel  la Torá, (Pentateuco, la Constitución del pueblo de Israel) en el Monte Sinay, D-s fija las metas a realizar; ser un pueblo de sacerdotes, y un pueblo santo construir una sociedad basada en la justicia, donde  reine la bondad la misericordia, una sociedad que también  atienda  al pobre y a al necesitado, a la viuda y a los huérfanos, a los enfermos y a los menesterosos.
Nuestros Sabios, enseñan, que en la mañana del  seis de Sivan, D-s, entrego la Torá, y por la tarde  las leyes. ¿Por qué son importantes las leyes?  Porque las ideas sin acción, se esfuman, y son olvidadas, por esa razón el Eterno no dio los preceptos a cumplir; nuestro comportamiento no puede estar basado a voluntad, muchos son los impedimentos que alejan a las personas de su rumbo, de sus ideas, de sus sueños, el reloj espiritual; la normativa nos recuerda quienes somos, cual es nuestro  origen  y hacia donde vamos.
¿Por qué el código de leyes, comienza con la esclavitud  y  no con otro precepto?
Los Diez Mandamientos  comienzan diciendo "Yo soy HaShem, Tu Elokim, Quien te sacó de la tierra de Egipto, de la casa de la esclavitud" (Shemot, 19:2). Rabí Abraham Ibn Ezra, escribe en su comentario que Rabí Iehuda Halevy, autor del "Cuzari" le preguntó – ¿por qué D-s menciona la salida de  Egipto y no señala que es el Creador del cielo y la tierra? – y  este le contestó – HaShem nos redimió de Egipto, de la casa de los esclavos para servirle, y para que sea tu D-s – El Jizkuni, explica  que si hubiese proclamado que " te concebí y te creé", los hebreos podían argüir, también hiciste a otras naciones, entonces porque pones sobre nosotros el yugo de los preceptos. Hay otra respuesta, los hebreos  vieron con sus propios ojos la salida de Egipto, saben valorar la importancia de la libertad, ya que desde ese momento rompieron las cadenas que los ataban a Egipto, física y espiritualmente para recibir la Torá.
La salida de Egipto es una protesta abierta contra la degradante opresión del hombre sobre el hombre que no cabida en este mundo.  Al librarse de la impureza egipcia, los hijos de Israel se convirtieron en esclavos de HaShem.
Las naciones del mundo, no quisieron entender la  proclamación del Señor “Yo soy Tu D-s” y evadieron la verdad. El primer precepto que recibió Israel, después de haber roto las cadenas, fue el del esclavo hebreo, el cual nos compromete  a luchar contra las dictaduras.
El pueblo judío demostró su amor a la libertad, en toda su larga historia no cambiaron su fe ni su forma de vida, pese a pogromos, cámaras de gas, bombas, y guerras.
Los preceptos de la Torá , vienen a frenar la esclavitud del hombre sobre el hombre, a liberarnos de los instintos, y de las drogas que anulan la voluntad de hombres y mujeres convirtiéndolos en piltrafas humanas.
La Torá nos enseña  a utilizar el tiempo, a  respetar la familia, a construir una sociedad, justa y libre, ya que la fe es la base de la libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.