Del dicho al hecho hay un gran trecho

Melillenses por el mundo
10/06/2011
Imagen no disponible
Septiembre 2011: Declaración del Estado Palestino en la ONU
14/06/2011

Por Bernardo Ptasevich
Se ha firmado el acuerdo entre la Autoridad Palestina y Hamás. A pesar de las enormes diferencias sobre los intereses de las partes, el momento indica que no había otro camino para ninguno de los dos que no sea caminar juntos ante los enemigos que ellos mismos crean con sus acciones, declamaciones y amenazas.  Cuando hablo de enormes diferencias no me refiero a sus ideas o deseos respecto a Israel ya que con diferentes formas los dos tienen el objetivo fijo de quedarse con las tierras del vecino y si hace falta con la vida de todos sus habitantes. Las diferencias son respecto a la economía, a la seguridad interna, al poder político, al poder de las armas, al recibo de donaciones y apoyo internacional que permita  cumplir sus fines, al recibo de los pagos que Israel hace por retención de impuestos y todos los temas que puedan hacer que uno sobresalga sobre el otro. En esos temas es casi imposible que haya acuerdos, pero han decidido transitar esta  etapa porque las circunstancias en Medio Oriente han cambiado y están cambiando en forma repentina.  Debido a esos cambios es que Hamás se siente al borde del abismo, ante la posibilidad de ser también rechazado como los dictadores que ellos admiran y consideran héroes.
El acuerdo con la AP es como si en vez de morir puedas decidir estar enfermo, la mejor opción entre las peores. Para ello Hamás ha tenido que cambiar algunas frases de su discurso, aunque en los comentarios de las mismas vuelvan a aparecer sus principios destructivos que hacen imposible cualquier entendimiento con ellos. Todos sabemos lo que dice su carta fundacional y no piensan cambiarla. Los Estados Unidos han dicho que no tratarán con el Gobierno palestino al menos de que Hamás cambie su posición, reconozca a Israel y abandone la violencia como método de su organización. Hay que tener en cuenta la flexibilidad con la que se manejan los responsables de la política exterior americana y no confiar demasiado en que no cambiaáan de idea. El nuevo Gobierno palestino no podrá subsistir ni hacer funcionar sus ciudades sin el apoyo económico que está recibiendo el presidente Abu Mazen desde Estados Unidos.
Estrategia diferente
Hamás ha decidido entonces cambiar su estrategia y posicionarse mejor ante la comunidad mundial. Se sienten seguros de que pronto recibirán el apoyo para crear el Estado palestino. Nabil Shaat dice que el Cuarteto para Medio Oriente solamente debe saber que Hamás no seguirá perpetrando actos de violencia y que estará interesado en el proceso de paz. Sólo palabras, puro cuento. Una ambigüedad  que quiere sustituir la exigencia de que la organización terrorista reconozca a Israel además de abandonar la violencia. Una declaración sin peso, sin valor mayor que la de una declamación hecha por terceros.
De todas formas aunque firmaran un documento en ese sentido nada indicaría que lo cumplirán ya que nunca le han dado a ningún acuerdo el valor  de un compromiso a largo plazo o para siempre.
Hoy es el momento de bajar unos escalones para no desaparecer de la escena y no correr riesgos adicionales. Cuando cambien las circunstancias o consigan algunos objetivos inmediatos, volverán a sus postulados, a intentar la destrucción de Israel y la eliminación de sus habitantes, a  los enfrentamientos sangrientos y las persecuciones dentro de su propio territorio, a la lucha por el poder total para manejar a los palestinos y los fondos que puedan ingresar.
La invitación que recibieron los parlamentarios árabes israelíes Ahmed Tibi, Muhamad Barrakeh y Taleb A-Sana nos vuelve a hacer pensar que somos muy exi-gentes en algunas cosas y muy permisivos en otras como esta. Muchas veces nos molestan pequeños gestos de personas individuales que hacen alguna exhibición de objetos que muestran creencias diferentes o que manifiestan ideas opuestas dentro de las normas de la democracia y por otro lado toleramos que parlamentarios del país trabajen bajo cuerda en beneficio de quienes nos quieren destruir.  Dentro de la ley tenemos que hacer algo para cambiar esta situación.
Los aliados naturales dudan
El Gobierno de Francia dice que de no retomarse las conversaciones de paz se verá obligado en los próximos meses a tomar una determinación sobre la creación unilateral del Estado palestino. Con esas manifestaciones hace una presión adicional para provocar el reinicio del diálogo y para evitar lo que dicen que tendrán que hacer.
Tratan de ponernos entre la espada y la pared, algo inusual viniendo de quien viene. Los ingleses están en una posición parecida y al parecer también aceptarían la creación del Estado palestino aunque no haya paz con Israel y aunque Hamás siga empeñado (con el apoyo de Irán) en mantener vigente todos sus reclamos, el regreso de los refugiados, Jerusalén y la entrega de territorios que si fuera por ellos llegarían hasta el Mediterráneo. Por ese motivo Netaniahu viajo a Paris y a Londres para tratar de explicar lo que no necesita explicación y de conseguir lo que ya teníamos. Una gestión quizás necesaria ante el cambio de actitud de los que tradicionalmente han sido nuestros amigos.  Viendo lo que trasciende por los medios todo hace pensar que habrá Estado palestino si antes no revientan los acuerdos recientemente logrados para un Gobierno de Unidad. Por ello es muy importante estar pendientes de  la actitud que pueda adoptar el presidente Obama y la que adoptarán los Estados Unidos.
Tenemos que saber si  realmente van a cumplir la promesa de no tratar con ese Gobierno en las actuales circunstancias.  La Sra. Clinton no parece estar muy segura y prefiere decir que por ahora no definirán esa situación.  El Gobierno palestino unificado tendrá al parecer un premio inmediato del Gobierno egipcio, obtenido tras aceptar la mediación y las propuestas que éste le realizara y que terminaron en la firma de los documentos en cuestión. Egipto promete abrir el paso fronterizo de Rafíah y mantenerlo así en forma definitiva. Eso permitirá a los palestinos despacharse a gusto y recibir todos los insumos necesarios para matar que hasta ahora ingresaban con alguna dificultad. Esta medida nos está indicando claramente cuál es la tendencia y el pensamiento de los nuevos líderes de la transición egipcia, a los que poco les importa nuestra seguridad y nuestros asuntos.
Hay un cambio de actitud en ese país que debería empezar a preocuparnos. La nueva situación en países que generan peligro para Israel se dirige a llenarnos de problemas en  todos los frentes. Un nuevo Estado palestino, posible brazo ejecutor de Irán; Egipto con nuevas autoridades hostiles que incluso quieren cambiar los acuerdos vigentes; Hizbollah en el Gobierno del Líbano con todas sus armas y deseos de exterminio. Nuestros vecinos sirios ansiosos de conseguir el Golán y parte de las costas del Kineret, con una situación tan inestable que puede hacer decidir al presidente Assad dar un golpe de efecto atacando a Israel o por lo menos mostrando una posición aun más dura de la que hubo últimamente. Esos cuatro puntos cardinales apoyados por otros países árabes constituyen un gran peligro, el mayor de los últimos años. No nos olvidemos de Irán, que a pesar de estar más lejos tiene misiles suficientes para llegar en corto tiempo a nuestro territorio y quien puede asegurar o saber que otras armas pueda disponer en su arsenal.  Para colmo de males debemos definir qué amigos estarán de este o del otro lado según les convenga. No tenemos amigos incondicionales, tenemos amigos cuando la conveniencia los convence. Pero el país cumple 63 años de constante progreso y avance, se ha consolidado en todos los rubros y es un ejemplo de creatividad e investigación. Tenemos con que defendernos, queremos seguir adelante y lo vamos a lograr a pesar de todo, con amigos, o sin amigos.
A veces más vale estar solos que mal acompañados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.