¿El terrorismo contra Israel, realmente, está más justificado que el terrorismo contra Noruega?
08/08/2011
Israel y la envidia
10/08/2011

Por Beatriz W. De Rittigstein
Hace unos días, el 22 de julio, un doble ataque terrorista sacudió a la ciudadanía noruega, cobrando la vida de decenas de personas inocentes y marcando el destino de cientos de miles.
En un primer momento se pensó que el embate había sido ejecutado por islamistas. De hecho, un grupo llamado Ansar al-Jihad al-Alami colocó en Internet un llamado urgente "a emprender operaciones de Jihad contra la alianza cruzado sionista". A nadie sorprendió esa declaración, pues tenemos presente la destrucción de la sede de la AMIA, los aviones estrellados contra las Torres Gemelas, las explosiones en el metro de Madrid y las bombas en el transporte público en Londres, sólo por citar unos pocos episodios perpetrados por ramas del Islam radical.
Sin embargo, en esta oportunidad, los jihadistas sólo intentaron sacar rédito publicitario, pues el criminal resultó ser un fanático, pero de un extremismo diferente, aunque ambos cercanamente emparentados. Se trató de un fascista islamofóbico y ello bastó para que los promotores del odio antisemita que a diario utilizan medios ligados al Estado, como Radio Nacional de Venezuela, con el claro propósito de satanizar al sionismo, al Estado de Israel y al pueblo judío, se aprovecharon de lo ocurrido en Noruega como un hilo conductor para arremeter culpando a sionistas y judíos de estar involucrados con Breivik. Hasta por Twitter invitaron a una manifestación de repudio contra los "asesinos sionistas". En todas estas acusaciones no mostraron una sola prueba. Es decir, el "chivo expiatorio" propicio para explicar todo lo ignominioso que ocurre en el mundo.
Frente a tanta infamia, la embajada de Noruega en Venezuela debería sentir el compromiso de aclarar públicamente estas calumnias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *