¿Cuánto valen nuestros hijos?
17/10/2011
Influencia peligrosa
21/10/2011

Por Beatriz W. De Rittisgtein
Un lector hizo un comentario a mi anterior escrito y considero oportuno darle una respuesta esclarecedora.
Él señaló que aludí (usó esa palabra) a que "una de las condiciones que pone Israel para aceptar la existencia de un Estado Palestino es que los palestinos que hayan nacido y/o que viven en territorio israelí (casi 2 millones) deben salir de Israel e irse a vivir en territorio palestino, porque la constitución israelí establece que Israel es un Estado judío".
Los palestinos nacidos en territorio israelí son ciudadanos israelíes con todos los derechos que otorga esa nacionalidad y ello es inalterable. Muchos ocupan cargos de Estado, así hay jueces, embajadores, diputados, alcaldes y ministros. Numerosos se han destacado en sus carreras, pues tienen iguales oportunidades de ingreso a las universidades israelíes. También palestinos israelíes triunfan en las artes y deportes. Los resultados de la encuestadora Israel Democracy Index muestran que la mayoría de los árabes israelíes están satisfechos con su nacionalidad.
Israel no tiene constitución y su sistema de leyes cumple con lo expuesto. Por el contrario, autoridades de la ANP prevén su Estado sin judíos. El embajador de Palestina en EEUU, Maen Areikat, afirmó que "el Estado palestino estará libre de judíos"; tal como lo intentó Hitler y el régimen nazi.
Documentos oficiales de la ANP cubren con la bandera palestina el territorio israelí. Y la carta fundacional de Hamas confirma su propósito de destruir a Israel. Por ejemplo, su artículo 7, dogmatiza: "El Profeta… ha dicho: "El Día del Juicio no llegará hasta que los musulmanes combatan contra los judíos (matando a los judíos)". Hay elementos que no se pueden esconder, como la tos y la mala voluntad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.