El verdadero martirio
13/11/2011
Entrevista Trudy Spira: Regreso a Auschwitz
17/11/2011

Por Beatriz W. de Rittigstein
Sin pruebas se acusa a los judíos de integrar una conspiración internacional.
La milenaria historia del pueblo judío le ha dado la madurez de enfrentar diversos embates con humor, bromeando sobre sus propias tragedias. Así, un viejo chiste cuenta que una señora judía leía un periódico antisemita; al verla, su hija le preguntó por qué lee ese pasquín lleno de mentiras insostenibles; la madre respondió que intentaba levantarse el ánimo. Con sorpresa, la joven exclamó que ello era imposible, que esas páginas sólo rezuman odio visceral. La señora alegó que el panfleto la hace sentir poderosa pues a los judíos les achacan el control de las potencias; incautación de riquezas; manipulación económica; dominio de la producción de armas, medicinas, medios de comunicación.
En los últimos años, de manera ajena e inédita en nuestro país, percibimos semejante trastorno. Algunos casos los hallamos en el Diario Vea que, sin pruebas y hasta de forma anónima, acusa a los judíos de integrar una conspiración internacional contra Venezuela. En RNV, una periodista se dedica a señalar a distintas personas cuyos apellidos supone un origen judío, para endilgarles sentimientos antivenezolanos. Aporrea cuenta con autores que, con asiduidad, reiteran que los judíos mataron a Jesús, envenenan los alimentos, diseminan enfermedades, promueven vicios esclavizantes, comercian con el hambre e imponen tecnologías para someter a los pueblos. Más explícitos: instalaron a Bush y a Obama en la presidencia de EEUU; fraguaron la actual crisis financiera mundial; trasladaron millones de dólares de bancos norteamericanos a Israel y un sinfín de mitos.
Ante tantas calumnias, incluso contradictorias, cabe preguntarnos si sus "forjadores" presumen reales estas malintencionadas ficciones con las que acusan a los judíos de extremas maldades contra el resto de la humanidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.