Antisemitismosocialista
27/12/2011
No olvidaremos el 2 de septiembre
03/01/2012

Por Beatriz W. de Rittigstein
Desde inicios de 2003, las marchas de militantes oficialistas fueron aprovechadas para pintar lemas antisemitas en los muros de la sinagoga Tiferet Israel, en Maripérez. Las ofensas se repetían: “Malditos judíos fuera de Palestina”, “Judíos go home”, “Judíos asesinos”. Incluso en 2006, hubo anuncios patrocinados por el Ministerio de Comunicación e Información, en algunos periódicos, llamando a una concentración frente a la más emblemática de las sinagogas caraqueñas.
Adicional a la carga de odio, las constantes pintas dañaron la propiedad comunitaria e impidieron la libre práctica religiosa, pues se suspendieron rezos ante la lluvia de piedras y las amenazas de tumbar el portón.
El discurso instigador tuvo consecuencias más serias. En enero, la sinagoga fue profanada. La versión oficial indica que el móvil fue el robo, disfrazado de crimen de odio. El ambiente propicio, cimentado en años de violento estímulo, validó la explicación. Añadiendo que los perpetradores pertenecen a organismos de seguridad del Estado.
En efecto, hace pocos días, la sinagoga de Maripérez volvió a ser blanco del encono antisemita que ciertos sectores del poder intentan imponer como doctrina. Así, un grupo de agitadores marchó desde la Universidad Bolivariana hasta la Asamblea Nacional, para exigir una nueva ley de universidades; y pese a tratarse de un asunto desligado del judaísmo, igualmente pintarrajearon el muro exterior del templo, descalificando: “Usureros”, “Peseteros”, “Plagas”, “Fuera fascistas de Venezuela”; sumando svásticas equiparadas a la Estrella de David.
El resultado inevitable de la cotidiana repetición de dogmas antisemitas al estilo Goebbles, a través de medios vinculados al gobierno, es la contaminación con el virus del fanatismo de las enfermedades sociales.

Ver pintadas antisemitas en la Sinagoga Maripérez de la AIV

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.