¿Cuáles son las intenciones actuales de los palestinos?
19/01/2012
Hoguera inquisitorial
24/01/2012

Por Barry Rubin
La cobertura de la agitación en la región conocida como la “Primavera Árabe” hace que el terrorismo y especialmente el terrorismo islamista – parezca casi tan muerto como sus miles de víctimas. Después de todo, si las manifestaciones de protesta, y las votaciones han demostrado ser capaces de resolver los agravios y las injusticias, entonces, ¿para qué se precisa para hacer volar por el aire a la gente?
Y lo mismo se aplica con la intimidación y la inestabilidad, ya que presumiblemente la gente vota, un gobierno es elegido, y la democracia sobreviene inmediatamente.
Sin embargo, el Medio Oriente está lejos de haber terminado con la violencia. ¿A dónde debemos mirar para el año 2012 con respecto a las amenazas más grandes de terrorismo y cuáles serán sus blancos? Si pensamos en esto de antemano podríamos planificar mejor para evitar o minimizar estos problemas.
Empecemos con Egipto. Si el ejército se niega a seguir adelante con las elecciones o a entregar el poder a los ganadores (es decir, a los islamistas) habrá una respuesta violenta. Y esa es una de las razones de por qué esto es poco probable que suceda. Los moderados no van a participar de la violencia, lo cual es una de las razones de por qué los militares se sienten libres para reprimirlos. El problema de la delincuencia y la anarquía general, ya ha llegado a niveles muy graves.
Sin embargo, la violencia política en Egipto es muy probable y que provendrá principalmente de los salafistas. Recuerde que hay muchos grupos y líderes, incluso dentro del partido al-Nur, que le ha ido muy bien en las elecciones. Algunos salafistas radicales no estarán satisfecho con el ritmo del progreso (?) hacia el islamismo. Ellos tendrán como objetivo a los cristianos, liberales, laicos, las mujeres exigiendo derechos, los turistas e Israel. Los ataques continuos contra los cristianos son inevitables, para obligarlos a someterse o alentarlos a huir.
Los Hermanos Musulmanes no tienen ningún interés en promover la violencia – excepto contra Israel – pero tienen un gran interés en consentir la violencia porque oponerse a los ataques contra los cristianos, moderados, u otros, reduciría su popularidad. Pero los Hermanos no tiene que preocuparse ya que los militares serán culpados de la violencia y serán obligados a entregar el poder a los civiles, es decir, a los Hermanos Musulmanes. Hablando de mantener el pastel entero y también comérselo.
Un patrón más o menos similar surgirá en Libia y Túnez. Occidente elogiará el “progreso” hacia la democracia, mientras que los islamistas radicales persiguen o intimidan a cualquiera que empuje hacia la moderación en cuestiones claves, y mucho menos apoyará al laicismo. Los gobiernos de vez en cuando condenarán el asesinato, las golpizas y las amenazas contra los moderados, pero no necesariamente harán algo al respecto. Además, no hay demasiados moderados en Libia, para empezar.
Esto podría ser caracterizado como: Ganamos. Los americanos no te salvarán. Cierra la boca.
Para Hamas en la Franja de Gaza, gracias a Occidente, la violencia no tiene ningún costo. ¿Por qué?
En primer lugar, mientras que algunos combatientes y civiles serán asesinados por la represalia israelí, a Hamas eso no le importa. Esas muertes crean mártires (instando al resto a luchar con más fuerza y ??más odio) y Occidente culpará a Israel. Una vez más, asesinar y combatir es una situación en la que siempre se gana. O se puede dejar que otros maten y luchen, porque Hamas puede permitir que grupos más pequeños perpetren el ataque (la Jihad Islámica, la filial local de Al Qaeda) y culparlos a ellos, mientras se hacen pasar por pacíficos y moderados.Y entonces siempre se puede esperar que los ataques terroristas y de cohetes contra Israel provoquen la suficiente violencia como para atraer el apoyo de los Hermanos Musulmanes, del gobierno, e incluso del ejército egipcio.
En Siria, no hay ningún costo real para el régimen que continúa asesinando a su propio pueblo. Hay poca cobertura de los medios de comunicación. La Liga Árabe no tiene estómago para hacer realmente algo al respecto.
¿Irak? La violencia va a continuar, especialmente contra los cristianos, hasta que casi todos sean forzados a abandonar el país. Los sunitas y chiíes van seguir luchando, en detrimento de los civiles de ambas partes, incluso si el factor principal que determine el poder sea la política.
¿Líbano? Hezbollah utilizará la violencia contra sus rivales y nadie en Occidente va a hacer nada efectivo al respecto. Una vez más, los radicales asesinan moderados, los moderados se quejan. Lo mismo se aplica en Irán, la opresión del régimen sobre la oposición no va a hacer que las sanciones se agraven.
En cuanto a Al-Qaeda, bien, Osama bin Laden está muerto; sin embargo, seguirá cobrándose víctimas en lugares tan remotos como Yemen, Somalia, Irak, y muy posiblemente Marruecos, Gaza y tal vez incluso Jordania.
¿Soy cínico? Lo que estoy tratando de hacer es despertar a la gente contra el cinismo, para que se dé cuenta de que las políticas de sus países están fomentando la violencia y la represión, ya que en la mayoría de los casos no dirán nada al respecto y en algunos otros no van a hacer nada. Precisamente porque ahora hay una lucha política abierta, los islamistas más radicales utilizarán la violencia contra cualquier persona que diga lo que piensa o se porte mal.
Y en cuanto a los islamistas más “moderados” que el gobierno de EE.UU. está cortejando no detendrán que sus militantes se unan mientras se benefician de la incitación, las amenazas y la violencia que dispensan. Si 2011 fue el año de la “Primavera Árabe“, 2012 será el año en que los islamistas consolidarán sus logros y eliminarán a sus críticos internos.
Fuente: Auroa Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.