Israel no debe renunciar a fronteras seguras

Intercambio de Tierras y las Líneas de 1967
03/02/2012
De un muftí a otro
07/02/2012

Por Samuel Auerbach
No pienso que exista quien crea que las conversaciones de paz con los palestinos pueden llegar a feliz término. Así como se presenta el panorama político del Medio Oriente, la paz entre palestinos e israelíes no pasa de ser una meta inalcanzable. Hasta me atrevo a asegurar que los delegados de las partes lo saben antes de sentarse a discutir. El único valor que se le pueden dar a los esfuerzos para llegar a un acuerdo, es dilatar y seguir dilatando lo que más se pueda el estallido de la violencia. Nada más que eso.
Los palestinos no aceptan las fronteras que Israel les ofrece y los israelíes las que los palestinos les exigen. Todos los demás puntos son negociables y factibles de solucionar. Pero Israel nunca aceptará volver a las fronteras existentes antes de la guerra de los seis días, simplemente por razones de seguridad. Mientras Israel no confíe en la paz que le pueden ofrecer los árabes, no puede bajar la guardia. Y la paz que los árabes ofrecen, no es la paz de todos los árabes, es la paz de un débil grupo sujeto a la influencia de poderosos grupos radicales vecinos, que no han cambiado su manera de pensar, que mordidos con el veneno de su tradicional antisemitismo, siguen convencidos que Israel es un intruso en la zona.
En ningún momento descuidar la defensa
¿Qué actitud tomar entonces para mantener la paz? A pesar de los vientos que soplan en sentido contrario, hay que seguir navegando por el rumbo que ofrecen la discusiones cada vez los palestinos acepten conversar, porque mientras se habla no se pelea, y seguir esperando con paciencia y optimismo que la antena que irradia al mundo el odio antisemita y antiisraelí, sea derribada de alguna manera. Me refiero a Irán. Cayendo el régimen de los ayatollas, sus satélites Hamás y Hezbollah perderán fuerza y la luz de la paz iluminará con mayor intensidad al Medio Oriente. Pero eso sí, en ningún momento descuidar la defensa. Por el contrario, además de no renunciar a fronteras seguras, Israel debe mejorar constantemente su poderío bélico para mantener su superioridad militar, que servirá como arma defensiva que asegure su existencia, y a la vez, como poderosa arma ofensiva que desanime al enemigo a optar por cualquier intento macabro.
También así es posible la paz en el Medio Oriente, una paz que, aunque forzada y artificial, el pueblo de Israel sabrá apreciar mientras espera tiempos mejores. Esperanzas no le faltan al pueblo de Israel. Siempre las tuvo. Las tuvo no en vano durante siglos de diáspora. Las tiene hoy soñando en una paz justa y duradera, que bajo un diáfano cielo sin obscuros nubarrones de guerra, cobije de esos horrores a su pequeño país. Tampoco esta vez será en vano.
Fuente: Aurora Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.