Un israelí vale mil palestinos
02/03/2012
Hamán, Amalek y un tal Ahmadineyad
08/03/2012

Por Eva  Grosz de Chocrón
Al Comité Venezolano de Yad Vashém y muy especialmente a su querido Presidente, el señor David Yisrael, quienes en el año 2009 -esto es ayer-, le dieron gentil cabida a la historia de mi mamá, Edith Hirsch de Fischman (en fotografía), en las páginas de su prestigiosa Revista Recuerda (Zajor).
A Néstor Garrido, por la excelencia de su impecable trabajo.
A la Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela (CAIV) el cual, con motivo de su 94 cumpleaños -esto es hoy-, le dedicó a Edith una entrevista, amén de un espacio en su página web.
A Abel  Flores, por su sensibilidad humana al recoger el testimonio de vida de una valiosa integrante de esta última generación de sobrevivientes de la Shoá.
Y, por último, a nuestro querido semanario, el Nuevo Mundo Israelita por haber reproducido fielmente dicho testimonio de vida en su edición N° 1820.
En el nombre de mi mamá, y en el mío propio, reciban todos y cada uno de ustedes, nuestra más sincera palabra de eterno agradecimiento y cariño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.