Bnai Brith Internacional denuncia ataques antisemitas
29/02/2012
Historia del antisemitismo
01/06/2012

Por Nelson Castellano Hernández
De niño asistí a una escuela católica, era normal encontrar un compañero a mi derecha que se llamaba Canaán y a mi izquierda otro de apellido Levy, éramos amigos y jugábamos juntos.
Cuando el papa de Levy murió, durante un año el debía ir a la sinagoga a rezar por él, ardua tarea para un joven, por solidaridad lo acompañé, me cubrí el cabello con una kippa y repetí fonéticamente los rezos. Yo era católico… él era mi amigo.
El antisemitismo sigue vigente. En Nueva York, Ivaylo Ivanov, planeaba ataques contra instituciones judías, pintaba esvásticas y distribuía panfletos con la leyenda "Israel: tierra de cerdos", en Alemania alertaron a los líderes judíos que jihadistas libaneses hacían un inventario de instituciones para atentar contra ellos.
Belgrado, Croacia, Australia, Inglaterra, han sufrido ataques antisemitas.
En Francia un jihadista, abrió fuego contra alumnos, padres y profesores de un colegio judío, cegando la vida de un profesor y dos de sus tres hijos, de cuatro y cinco años, minutos después una tercera niña de 7 años, a quien persiguió hasta el interior del plantel para rematarla, una quinta víctima, se debate entre la vida y la muerte.
Ante el horror el Presidente francés ha prometido endurecer el código penal para castigar "la apología del odio".
Mientras las sociedades modernas condenan estos actos, en Venezuela se trata de descalificar al candidato unitario por su ascendencia judía, Henrique Capriles Radonski, a pesar de ser católico practicante, proviene de familias que huyeron del holocausto y de la 2da. Guerra Mundial.
Después de las primarias, los ataques arreciaron, lo llamaron "nazi". La web de la Radio Nacional de Venezuela lo describió como "sionista" y asegura que "hay dos propuestas claras para Venezuela, la de la Revolución Bolivariana que viene reivindicando la unidad latinoamericana y los intereses del pueblo y la del sionismo internacional, que amenaza con la destrucción del planeta que habitamos".
El Presidente lo ha calificado de majunche, alguien de calidad inferior, y de cochino lo que describe una iconografía antisemita de origen medieval, que representa despectivamente y deshumaniza a los judíos (marrano, judío converso), si la expresión la hubiera utilizado el Presidente en Alemania, Austria o Suiza, probablemente estaría preso ya que allí es considerado un delito.
La Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela, el 6 de marzo 2012, en el foro "¿Antisemitismo en Venezuela?", recordó que la comunidad judía de Venezuela ha denunciado las expresiones antisemitas pronunciadas y los ataques al candidato presidencial Henrique Capriles Radonski, 

por tener antepasados judíos.
La actuación antisemita del Gobierno venezolano se entiende bajo tres aspectos:
1. Un ambiente hostil que tolera e impulsa los actos de violencia.
2. Las alianzas: Irán y Siria y su apoyo a los grupos terroristas Hamas y Hezbolá.
3. Las declaraciones del Presidente contra Israel.
Las posiciones de Chávez traen como consecuencia, que los miembros del Gobierno, su partido, sus parlamentarios y las bandas de espontáneos se pongan también a promover acciones contra los judíos.
La palabra mal utilizada es un arma, la víctima se convierte en un objetivo, puede movilizar una turba, puede convertirse en el útil perfecto para un crimen, bien lo describe Yves Ternon en "La inocencia de las víctimas: en los siglos de genocidios y del Estado criminal", cuando afirma: "El genocidio es el acto final de un discurso de discriminación, de agresiones verbales, expropiaciones, persecuciones, deportaciones y masacres".
En Venezuela judíos y no judíos actuamos por una misma causa, nuestros valores, nuestra libertad, actuamos juntos para llevar a Capriles Radonski

 a la presidencia de la República, para vivir juntos y en paz.
"…por consiguiente nunca preguntes por quién doblan las campanas: doblan por ti".

Fuente: El Universal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.