Nobel para Ada Yonath… y van nueve

Linchar a Israel
16/05/2012
Se trata de Jerusalén
21/05/2012

Por Gabriel Ben-Tasgal
Noveno Premio Nobel para un israelí en estos 62 años de historia del estado indepependiente. Ada Yonath (foto) ha sido galardonada con el Premio Nobel de Química 2009 y se transforma en la primera mujer en Israel que recibe este premio. Tres premios Nobeles de la Paz, uno de Literatura (el jueves se conocerá si Amos Oz es condecorado como el segundo israelí en recibir el premio en literatura), uno en Economía, tres en química y uno en matemática. Ayer, día martes 6 de octubre, el físico Iakir Aharonov no logró recibir el prestiogoso premio aunque estaba entre los candidatos favoritos para este año.
Ante todo, es el momento de rendirle homejane a la señora Ada E. Yonath. La profesora en química ha sido destinguida por su trabajo para identificar la estrucutura y funcionamiento de los ribosomas, que son las “fábricas” de las promeínas que dan vida al ADN.
Yonath comparte este premio (50% y 50%) con los científicos estadounidenses Venkatraman Ramakrishnan y Thomas A. Steitz, que trabajaron en los ribosomas mediante el método llamado cristalografía de rayos X. La investigadora israelí se doctoró en cristalografía de rayos X en 1968 por el Instituto Weitzmann de Ciencia, donde ejerce en la actualidad y dirige el Centro Helen & Milton Kimmelman de Estructuras Biológicas y Biomoleculares.
Yonath ha servido como docente en la Universidad de Tel Aviv, en la Ben Gurion del Neguev y en la Universidad Abierta de Israel, entre 1986 y el año 2004, dirigió el grupo investigador de Biología Molecular en el Max Plank Institut de Hamburgo.
La galardonada, fue la primera bióloga israelí en enviar un estudio en los viajes espaciales de la NASA siendo que colaboró con la Agencia Espacial EE.UU. en otros 12 proyectos. Sus estudios sirvieron para desarrollar antibióticos más eficientes para superar la resistencia de los virus al remedio.
Ada Yonath nació en Jerusalén en el año 1939, quedándo huerfana de pequeña. Yonath debío salir a trabajar para mantener a su familia mientras seguía sus estudios. Hizo su licenciatura en Química en la Universidad Hebrea de Jerusalén y el M.A. en Biofísica. Completó su doctorado con “excelencia” en el Instituto Weitzmann de Rejovot.
La historia moderna de los Premios Nobel para los israelíes comienza con el notable escritor Shmuel Iosef Agnon (Sha”i Agnon) que recibió el Nobel de Literatura en 1966. Agnon recibió el premio junto a la poeta judía Nelly Nakasha.
Luego, comenzaron a recibir premios los estadistas que promovieron el proceso de paz con loa árabes, los Premios Nobel de la Paz como Menejame Beguin (1978, junto a Anwar El-Sadat, por el acuerdo de paz entre Israel y Egipto), y la dupla Shimón Peres-Itzjak Rabín en 1994 (por el Pacto de Oslo con los Palestinos, premio que compartieron con Yasser Arafat).
Luego, fue el turno para que Israel se transforme en una potencia en las Ciencias Exactas. En el año 2002 el profesor Daniel Kahanman por su aporte a la Economía (se especializó en psicología y economía… “porqué hacemos lo que hacemos con nuestro dinero y cómo esto influye en la economía mundial”).
En el 2004 recibieron el premio en Química Abraham Hershko y Aharón Chejanower quedesarrollaron un aporte fundamental para el estudio del cáncer. Un año más tarde recibió el premio el matemático y especialista en la “Teoría de los Juegos” Israel (Robert) Aumann.
Los tres cientificos compartirán el Nobel de Química, dotado con diez millones de coronas suecas (980.000 euros o 1,4 millones de dólares) y que se entrega en Estocolmo el 10 de diciembre, aniversario de la muerte del fundador de estos premios, el inventor de la dinamita Alfred Nobel.
"Estamos muy orgullos de ti, es difícil describir cuanto", dijo a la investigadora el presidente israelí, Shimón Peres, que añadió en un mensaje que el premio "es un logro para todo el país".
El ministro israelí de Ciencia y Tecnología, Daniel Hershkowitz, felicitó también a Yonath y al Instituto de Ciencia Wetizmann, para el que trabaja, y manifestó en un comunicado que sus logros de la investigadora "son una fuente de orgullo enorme" para Israel "Los educadores podemos aprender con ella sobre la gran contribución del Estado de Israel al mundo de la ciencia", añade la nota, que señala que "es un gran regalo y una alegría para el pueblo de Israel en la festividad de Sucot (o Tabernaculos, conmemoración religiosa judía), que es un tiempo de felicidad"..
La premiada, declaró en el noticiero del Cana 2 de Israel que… “estoy muy orgullosa, pero al principio pensé que me estaban haciendo una broma ya que encima, ayer se creía que el físico Iakir Aharonov iba a recibir el premio. Cuando me llamaron de la Agencia de Noticias Reuter pensé que se trataba de un truco periodístico. Cuando vi que me llamabana desde Suecia llegué a pensar que los bromistas eran realmente rebuscados… la alegría fue muy grande”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.