Conversan sobre paz y siguen lanzando misiles

Huellas del fascismo
12/06/2012
Teoría del Antisemitismo
18/06/2012

Por Bernardo Ptasevich
Los palestinos siguen sin entender cuál es el camino que puede permitir a su pueblo un cambio de vida y de perspectivas. Nuevamente caen cohetes en territorio israelí provocando la respuesta inmediata del Ejército, que ha bombardeado una fábrica de armas y dos túneles para contrabando.
Si bien ninguno de los dos hechos produjo muertos ni heridos, parecen ser la punta de un nuevo inicio de enfrentamientos cuando en forma paralela se intenta retomar conversaciones directas de paz.
Es que los palestinos se mandan solos. Cada grupo terrorista no obedece órdenes de ningún líder ni gobierno palestino. Por el contrario se dedican a boicotear todo lo que puedan prometer o intentar. Esto hace que aun consiguiendo un acuerdo, este no va a funcionar ni a ser respetado. Por qué entonces insistimos en volcar tantos esfuerzos en negociaciones de resultados imposibles e inútiles.
Por qué dialogamos con quienes no están dispuestos a más nada que conseguirlo todo. Los palestinos pierden las oportunidades una por una, incluso en las que pueden aprovecharse de las ventajas que da un enemigo que está buscando la paz.
Los objetivos son opuestos. Israel quiere y necesita eliminar los riesgos y las agresiones a su pueblo aunque mientras tanto tenga que actuar en estado de guerra. Los palestinos no quieren ningún acuerdo que elimine la posibilidad de apropiarse de todo el Estado de Israel y sacar de allí a sus habitantes. En ese contexto de nada servirá acordar pequeños puntos o ir cediendo a las demandas de los terroristas y enemigos del país a cambio de nada.
A lo sumo se podrá conseguir postergar un poco los intentos de aniquilarnos, acción para la que cuentan con la ayuda de Irán y sus aliados. Cuentan también con la nada despreciable ayuda de la prensa internacional que, consciente o inconscientemente, colabora con sus planes difundiendo noticias falsas o modificadas, emitiendo opiniones anti israelíes en cuanta noticia transmiten o publicando fotos que muchas veces son fabricadas para provocar un efecto de rechazo a Israel desde la comunidad internacional.
Las amenazas siguen
No dejamos de escuchar en boca de Ahmadineyad las amenazas de represalias contra cualquier país que se anime a cumplir con las sanciones impuestas a las que se sumó la Unión Europea. Veremos qué opinarán los europeos si alguna de esas amenazas se hace realidad y cual es la verdadera fuerza o poderío militar iraní. En estos días una reunión del mundo árabe dará su autorización o rechazo para las negociaciones directas entre israelíes y palestinos.
Otra obra de teatro para los medios, otra distracción y evasión de la realidad. Los líderes de los países árabes no incidirán en el comportamiento de los grupos terroristas. Los palestinos no son un país ni están en condiciones de serlo. Cada grupo tiene sus jefes, sus postulados y su poder propio, ese que da la impunidad de no tener que cumplir con ley alguna ni responder ante ella. Si Mahmud Abás consiguiera el permiso para las conversaciones, podrá darle un poco de respaldo político pero éste no tendrá valor alguno ni será respetado.
Pero volver a la mesa de negociaciones aun sin intención de acordar nada tendrá sus premios. Estados Unidos y Europa le darán apoyo económico como premio cuyo destino será nuevamente la corrupción de la Autoridad Palestina y no llegará al pueblo más que en un ínfimo porcentaje de distracción. Netaniahu también tendrá su premio si logra sentarse nuevamente en una mesa de negociaciones directas. Un tiempo con menos críticas internacionales, con menos demandas de la ONU y de Europa, un poco de plazo en el poder para continuar con su política cada vez menos aprobada por la población local.
Mientras se acercan nuevos barcos intentando romper el bloqueo marítimo, esta vez desde el Líbano, crece la tensión y la expectativa de saber como se actuará para detenerlos o desviarlos. Las noticias hablan de posible golpe de estado de Hizbollah que no tendría ninguna resistencia ya que las armas están todas en su poder.
El ministro Ehud Barak anuncia que de ser atacados por esa organización responderá sin distinciones contra objetivos del Líbano considerando responsable a su Gobierno por permitir a Nasrala y sus terroristas ingresar impresionante cantidad de armamento en su territorio.
Un panorama incierto
Van y vienen constantes amenazas a través de los medios. Si el diez por ciento de ellas se cumplieran tendríamos conflictos armados de tal magnitud que harían impredecible su duración y sus resultados. El presidente Obama sigue pensando en una solución diplomática pero no ha tomado en cuenta las características de quienes están en cada lado de la discusión.
Turquía comienza a sentir la presión internacional y desde los mismos labios que han descalificado y acusado a Israel se escucha la necesidad de recomponer las relaciones. Es muy posible que eso se logre. La política es el arte de lo posible. Sin embargo Israel ya no podrá confiar en el Gobierno turco como posible interlocutor, como posible intermediario en conversaciones de paz ni como amigo preferencial.
El panorama es muy incierto y todo lo que está sucediendo puede tomar cualquiera de los caminos opuestos. O realmente se logra un tiempo de paz, un recreo que no se sabe cuanto podrá durar, un impasse que seguramente no será muy largo o alguno de los autores encenderá la chispa que dispare otra guerra y mucha violencia. Israel tiene que estar atento porque sabe que la segunda posibilidad está latente. El riesgo persistiría incluso si se llegara a algún acuerdo ya que éste no sería con todos los enemigos y por lo tanto no sería sólido. Cualquier distracción puede significar un costo muy elevado, algo que no podemos permitirnos. Los palestinos conversan mientras tiran misiles y hacen declaraciones en contra de los objetivos de las negociaciones. Los israelíes conversan y sus aviones ingresan a Gaza para destruir fábricas de armas y túneles de contrabando en represalia de los lanzamientos palestinos. Linda forma de tener conversaciones de paz.
Será mejor que el presidente norteamericano tome debida nota de cual es la realidad en la región para no seguir soñando con cuentos que son imposibles de convertir en realidad, por lo menos hasta que no cambie radicalmente la actitud de una de las partes cuyo fin es destruir a la otra.
Fuente: Aurora Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.