Museo Sefardí expone: Presencia judía en arte venezolano
31/07/2012
A 100 años del nacimiento de Raoul Wallenberg
07/08/2012

Por Miguel Truzman
Cuando a uno le ponen este título por delante, piensa inmediatamente en personajes como Baruj Benacerraf, eminente inmunólogo, único premio Nobel Venezolano en la rama de la medicina, como en esta misma rama el altruista medico cancerólogo Dr. Rubén Merenfeld Promotor y Presidente de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela o en el área del espectáculo el Gran Amador Bendayan, en las letras Isaac Chocron, en el cine Margot Benacerraf, en los grandes proyectos de arquitectura, nuestro entrañable amigo Paul Lustgarten y así podíamos citar innumerables personalidades judías que contribuyeron en todas las áreas del conocimiento humano al desarrollo de esta patria nuestra.
Pero han sido solo los Judíos Venezolanos quienes han aportado sus capacidades, recursos y vidas al desarrollo de Venezuela? La respuesta es un NO rotundo, si investigamos un poco de historia, nos percatamos que en la misma independencia y formación de la República, judíos de otras latitudes tuvieron parte importante en la gesta emancipadora, remontándonos a 1812 con la pérdida de la I República, el mismo Bolívar se refugia en Curazao en donde los ingleses le secuestran todo su equipaje, que le es devuelto gracias a la valiente gestión del judío Mordejay Ricardo quien le consiguió aposento por dos meses en casa de otro judío de nombre Abraham de Meja. Se dice que en estos dos meses, Bolívar recurre a diario a la gran biblioteca del Dr. Mordejay Ricardo y es ahí, rodeado de una gran bibliografía de los más importantes autores y literatos de la historia en donde se inspira para escribir meses después, el Manifiesto de Cartagena en donde reseña las causas que motivaron la perdida de la I Republica. Dos años más tarde en 1.814 con la posibilidad  de la entrada de las sanguinarias tropas de Boves a Caracas, las hermanas de Bolívar, María Antonia y Juana se refugiaron en la casa de la suegra del Dr. Mordejay Ricardo en Curazao por casi dos años.
Mordejay Ricardo también colaboró con el Libertador, con recursos, pertrechos, armas y municiones para rescatar nuevamente la República, después de la debacle con la capitulación de Francisco de Miranda en 1.812.
Otros judíos que lucharon en las diferentes guerras por la independencia fueron: ISAAC DE SOLA, nacido en Curazao participo en varias guerras llegando al grado de Teniente en el batallón de rifles de la Legión Británica y luego luchó en la Batalla de Carabobo con el batallón Bravos de Apure; BENJAMIN HENRIQUEZ, hizo la carrera de armas en Venezuela, siendo Capitán de Caballería. ISIDORO BOROWSKI, soldado del ejército de Bolívar, procedente de Europa, como los hermanos DAVID y YEHOSHUA HOEB.
JUAN BERNARDO ELBERS a quien el mismo Libertador le entregó en 1.928, la primera concesión de navegación por el Rio Magdaleno para Barcos a Vapor.
DAVID CASTILLO MONTEFIORE fue uno de los grandes financistas de la campaña de Bolívar por la liberación de Venezuela y a través de otro judío JOSHUA NAAR se le hacía llegar dinero a Bolívar para todos los requerimientos  necesarios para tal fin.
Como podemos apreciar en estas cortas líneas, la influencia, arrojo y entusiasmo de un grupo de judíos que sin ser venezolanos, contribuyeron grandemente con la liberación y emancipación definitiva de esta patria nuestra y que aunado a los invalorables aportes que han realizado judíos venezolanos en las ciencias, las artes, la educación etc,  han colaborado al desarrollo y crecimiento de un Estado moderno, en donde conviven hasta el presente innumerables comunidades y confesiones en sana paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.