Monstruo renovado
19/08/2012
Esclarecimiento mediático
22/08/2012

Por Beatriz W. De Rittigstein
Además de las tensiones e independientemente de la enemistad entre Irán e Israel, debemos tener claro que existe un odio antijudío que anima a los cabecillas iraníes, trasciende el renacimiento del Estado judío en medio del mundo árabe y va más allá de sus políticas.
Los motivos atañen a la interpretación radical del credo islámico. En el Corán se repite que los judíos son "simios y cerdos". En una de las Suras dice: "malditos sean los herejes hijos de Israel… Alá les tiene ira… ".
Tras asumir la presidencia en 2005, Ahmadinejad dijo que Israel "debía ser borrado del mapa", lema constante en sus arengas. Poco después, clamó: "Ellos han inventado un mito en el que los judíos fueron masacrados… ".
En febrero de 2006, Hamshahri, un diario iraní, convocó a un concurso de caricaturas para satirizar el Holocausto. Esos eventos han continuado; este año, la agencia oficial de noticias Fars lo auspició y en la caricatura ganadora aparecen judíos adorando a la Bolsa de Nueva York. A fines de 2006, en Teherán se realizó la Conferencia para la Revisión de la Visión Global del Holocausto, con la participación de diversos grupos neonazis.
En su discurso en la ONU, en 2008, usando las teorías conspirativas, Ahmadinejad afirmó que los judíos dominan EEUU y Europa.
Hace un par de meses, el vicepresidente Rahimi acusó a los "sionistas de incitar el comercio de drogas y la adicción para aniquilar a los no judíos de acuerdo con el Talmud".
Hay una mayoría de musulmanes que entiende que estas escrituras son de otros tiempos, en los cuales el Islam pretendió erigir su primacía sobre el judaísmo. Sin embargo, en la actualidad, la teocracia iraní promueve una historia distorsionada del pueblo judío que conlleva a su demonización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.