La educación
21/08/2012
La izquierda lunática
24/08/2012

Por Rebeca Perli
Vittorio De Sica quien, libró del genocidio a más de 300 personas.
En el marco de la conmemoración, en el día de hoy, del Levantamiento del Gueto de Varsovia, símbolo de la resistencia judía contra el invasor nazi, es justicia recordar a personas que, anteponiendo sus principios a su seguridad, enfrentaron al monstruo que destruyó Europa durante la II Guerra Mundial.
Bien conocida es La lista de Schindler y la magnanimidad del empresario alemán que logró salvar a un millar de judíos al brindarles empleo en su fábrica, pero poco se sabe de la obra del célebre actor-director italiano Vittorio De Sica quien, utilizando el mismo sistema, libró del genocidio a más de 300 personas.
Ocurrió en la década de 1940, en plena alianza nazi-fascista, cuando De Sica dirigió la película La puerta del cielo, un film que, si bien tuvo poco éxito de taquilla, se inscribió como símbolo de salvación. Para llevar a cabo su proyecto De Sica, contrató varios centenares de judíos y otros perseguidos políticos para trabajar como extras en su película y, premeditadamente, demoró el rodaje a fin de posponerlo lo más posible y evitar así la captura de los "actores". La fecha de finalización fue el 5 de junio de 1944, víspera del Día D, y en coincidencia con la entrada de los aliados a Italia. El heroico gesto del director italiano bien merecería hacer una película sobre su película.
Como De Sica, fueron muchos los valientes que, tanto en Italia como en otros países invadidos por el nazismo, enfrentaron al enemigo y lograron mitigar la cifra de víctimas que, de no haber sido por ellos, sería mucho mayor que seis millones. Cada uno de estos valientes cuenta con un sitial de honor en la Avenida de los Justos del Museo del Holocausto en Jerusalén y, seguramente, han traspasado la puerta del Cielo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.