La Historia es una larga crónica de migraciones
24/08/2012
Rabino Kuk ¿Realmente dos mundos?
28/08/2012

Por Michael Bloch
Ido Aharoni es un vendedor. Pero en lugar de vender un producto, se decidió a vender un país. Forma parte del Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel desde 1991, y desde 2007 es el responsable de mejorar la imagen de Israel en el mundo. En una conferencia en Tel Aviv, realizada el pasado 15 de octubre, detalló su visión para la comunicación de Israel 
La imagen de Israel no es buena. Es un hecho. No se ha logrado explicarle al mundo las razones de su operación en Gaza iniciada en diciembre del 2008. Vilipendiado por un informe realizado por un judío de Sudáfrica, Israel se ve obligado, desde hace cuarenta años, a defender todas sus acciones, incluso las más mínimas, en la arena internacional.
Israel no tiene elección. Frente a los ataques exagerados del “Informe Goldstone”, el Estado hebreo se debe defender con vehemencia. Lo que sucede es que esta estrategia no es del agrado de Ido Aharoni. El Estado judío no debe dejarse encerrar en la cuestión del conflicto palestino-israelí. Hoy —para este alto funcionario israelí— es más importante para Israel poseer una imagen seductora y atractiva que “tener razón”. Si Israel persiste en quedarse y defenderse en una sola temática, la del conflicto, corre peligro de ser apabullado”.
Vale recordar esto: en el 2006, el actor Sasha Baron Cohen interpretaba a Borat. Este antihéroe homófobo, sexista, racista y antisemita, de nacionalidad kazaja, había forzado al Gobierno de Kazajstán a lanzar una campaña de comunicación para luchar contra esta nueva imagen del kazajo medio, que era representada por el personaje de Borat. Este personaje se mostraba en total contradicción con los valores que intentaba promover Astana. Es una de las peores cosas que le puede suceder a un Estado.
Nueva imagen
Para evitar esto, Israel debe —según Ido Aharoni— reorientar sus comunicaciones para abandonar esa imagen monolítica de “Estado fuerte y poderoso poblado por personas llenas de odio”. El diplomático contaba que en Dinamarca y en Suecia, un portavoz de Hamás había sido confundido con un funcionario israelí y detestado por ello. ¿Por qué esta persona había sido confundida con un israelí? Porque jamás sonreía, tenía un acento inglés rocalloso y era antipático. La imagen típica del israelí fuera de las fronteras del país. Para cambiar dicha imagen, Ido Aharoni procura empezar una revolución copernicana de la comunicación israelí. Lo importante no sería “tener razón” en la escena internacional sino volverse “atractivo” a los ojos del mundo. Tener éxito, como Nueva York o Brasil, que han construido una personalidad muy atractiva.
Hoy en día, cuando la gente piensa en Brasil, de inmediato se eleva a la mente la imagen de un país en el que uno puede divertirse. Los términos asociados a Brasil se conocen bien: la samba, el carnaval de Río de Janeiro, las playas o los cafés. Pero pocas personas asocian la delincuencia con Brasil. Sin embargo, este país es uno de los lugares más peligrosos del mundo para los turistas.
Beneficioso para el turismo
Ido Aharoni sueña con ver un día a turistas que asocien instantáneamente a Israel con los cafés, las playas y las hermosas mujeres. Una revolución que ya está en marcha. El jugador de fútbol inglés Rio Ferdinand pasa a menudo sus vacaciones de verano en Tel-Aviv, porque aprecia el sol, las fiestas y las chicas. “Formidable”, comentó Ido Aharoni.
Si Brasil es asociado con ocio, Nueva York con seducción, Las Vegas con el pecado y el vicio, Israel es, en general, asociado con guerra. Esto no puede seguir siendo así, afirma Ido Aharoni. Su objetivo es dar forma a un nuevo retrato del Estado judío. Aharoni quiere que Israel sea considerado como el lugar donde todo es creativo: la tierra de la innovación. Esta nueva imagen puede ser buena para el turismo: sería una manera de atraer nuevas inversiones y, por consiguiente, el país reuniría más capitales.
Pero, atención, porque todo es confidencial. Interrogado al final de la reunión para saber si deseaba comunicarle algo a la prensa, Ido Aharoni se negó, afirmando que toda esta información era “off the record”. Un tanto paradójico, en vistas de una reunión que había sido promovida con especial intensidad por los organizadores.
Fuente: Guysen News

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.