Abraham el Patriarca, el líder de las generaciones

Israel, creyentes hijos de creyentes
28/08/2012
No llores cuando tu enemigo se defiende
03/09/2012

Por Rabino Iona Blickstein
Leemos en la Torá: “Porque él ordena a sus hijos y a sus descendencias que conserven el camino de HaShem haciendo caridad y justicia” (Bereshit 18:19).
El autor del libro Meshej Jojma ve en este versículo la obligación del padre de educar a sus hijos en el cumplimiento de los preceptos, y no solo alejarlos de las cosas prohibidas.
Las bases de la educación tienen su origen en Abraham, nuestro Patriarca, y en todo el libro Bereshit; vemos en sus actos una guía educativa para todas las generaciones.
Sobre el versículo “Abraham corrió hacia el ganado y se lo entregó al joven, que se apresuró a prepararlo” (idem, 18:7), Rashi explica que el joven era Ishmael y Abraham quería educarlo en el cumplimiento de las mitzvot.
Nuestros sabios Z’l dijeron que todo lo que hizo Abraham por los huéspedes, le fue devuelto al pueblo de Israel por de HaShem en el desierto; y lo que fue otorgado a los huéspedes por intermedio de terceros, les fue entregado en el desierto por un enviado; nos preguntamos ¿qué hay de malo en el hecho de haber servido a los huéspedes por medio de Ishmael y no por Abraham directamente, si la meta era educarlos en la observancia como explicó Rashi?
Cuando Ishmael vio a Abraham ocupado en recibir a los huéspedes, para él fue una enseñanza ejemplar y un modo a seguir.
De esta enseñanza aprendemos que, el nivel más alto de la educación lo da el ejemplo personal
El Rambam en su comentario a la Torá, pregunta_ “¿Por qué fue necesario que Eliezer, el mayordomo de Abraham pusiera bozales a los camellos? para que no coman de lo ajeno, ¿acaso no estaba en el nivel de Rabí Pinjas Ben Yair, que por su santidad, sus animales no comían de otros campos de pastoreo?”
Abraham, nuestro Patriarca, era el educador de la generación, y aunque sus animales no comieran de pastos pertenecientes a otros, para educar a la generación, era necesario enseñar que cada uno debe preocuparse para que el rebaño, no hiciera daño alguno y por esta razón ponía bozales a sus animales.
Que HaShem bendito nos de el mérito de engrandecer la Torá y de acercarnos a los actos de nuestros Patriarcas Abraham, Itzjak e Iaakov.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.