El problema de islam de Chris Christie
27/09/2012
Mousavi y Ahmadinejad: más de lo mismo
03/10/2012

Por Beatriz W. De Rittigstein
El régimen iraní aprovechó la ola de protestas en el mundo árabe-islámico como consecuencia del film "La inocencia de los musulmanes", para acusar a Israel de provocar una colisión con Occidente.
La burla contra personajes y símbolos religiosos amérita un enérgico rechazo. Los musulmanes, sensibles en la defensa de su credo, tienen derecho a exigir respeto y también están obligados a respetar la fe de los demás.
A pesar de haberse aclarado que el productor de la película no es ni israelí ni judío, sino un egipcio copto, los cabecillas de la teocracia iraní continúan acusando a Israel y encubriendo el objetivo de su odio tras el término sionismo. Alí Jamenei, en su mensaje de condena a la película, dijo: "Lo que se esconde tras esa corriente malvada es la política hostil del sionismo… que trata que las jóvenes generaciones en el mundo islámico pierdan la deferencia por las santidades del Islam… El número uno de los culpables es el sionismo". Ahmadinejad completó: "para salvarse de la quiebra, los sionistas realizan sus complots con la intención de encender enfrentamientos religiosos en el mundo". Haniyé, líder de Hamas, en su discurso durante el rezo de los viernes, atribuyó la película a Israel, afirmando que quiere declarar una guerra contra el islam.
En Venezuela, ciertos grupos y medios interesados en promover el odio antijudío, insisten en desconocer la realidad e imponer la idea de que Israel y los judíos son responsables del video blasfemo, con el propósito de agitar los sentimientos musulmanes e involucrar a EEUU en una crisis o complicar el panorama electoral de Obama; es decir, el viejo cuento de culpar al mismo chivo expiatorio por inexistentes conspiraciones que tantas tragedias ha causado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.