Los Ushpizin: los invitados, modelos para copiar

La vileza de los ayatolas
02/10/2012
Ciro el Grande e Israel
16/10/2012

Por Rabino Iona Blickstein
Leemos en el Zohar Hakadosh: “Israel que salen de su casa y entra en la Sucá en nombre del Santo bendito sea, ameritan y reciben la Shejiná (Divina Providencia) y los siete fieles pastores descienden del Gan Eden (paraíso), entran a la Sucá, convirtiéndose en huéspedes y sentándose con Israel en la Sucá.
Los siete huéspedes son: Abraham, Itzjak, Iaakov, Iosef, Moshé, Aharon y David; cada día de la festividad cada uno de ellos se convierte en jefe de los huéspedes y del resto que los acompañan. Cada uno de estos distinguidos huéspedes trae consigo una bendición personal. Ojala que podamos nosotros escuchar con atención sus bendiciones.
El primer invitado es Abraham, nuestro patriarca, su cualidad es, jesed, bondad, ¡oh D-s!, ábreme mi corazón para que pueda dar de buena manera, que ayude a mi familia , a mis vecinos, a todos , que reciba a todos en mi hogar con una sonrisa en los labios , con todo mi corazón. El huésped del segundo día es Itzjak, el es “guevura” entrega total, a D-s y al cumplimiento de Sus preceptos. Itzjak, nuestro patriarca nos enseña que nosotros debemos ser coherentes en la educación de nuestros hijos, porque ellos no entienden los dobles mensajes, y lo que haremos ellos también lo harán. Iaakov , nuestro patriarca es nuestro tercer invitado, su atributo es “ Tiferet” El fue quien hizo participar a D-s en los sucesos mundanos , todo lo que hizo , tenia al Eterno cerca , protagonista activo en todos sus problemas eso es “Tiferet”, armonia .En Sucot existe el peligro de caer en lo material, tenemos invitados en la Suca , comida Y bebida , pero he aquí que la Suca pone lo secular , lo prosaico , a la luz de la santidad .Y así es que se siente a D-s. Iaakov nos enseña que todo lo que hacemos, debe estar bajo la señal de la fe.
Moshe, nuestro Maestro, es el cuarto invitado. Se destaco por su amor a la Tora. Pidamos a D-s, que nos haga amar a la Tora. Sabido es que la “neshama”, el alma, sufre al estar en el cuerpo humano y esta contentísima, cuando deja el cuerpo para regresar al mundo espiritual, al mundo de las almas. Moshe, fue el único en la historia que su alma, su neshama, no quiso abandonar su cuerpo, ella grita:”!no quiero salir de este cuerpo!”Y HaShem le ordena que salga. ¿Por qué quería tanto quedarse en el cuerpo de Moshe? Porque su cuerpo estaba lleno de Tora, era totalmente espiritual.
El quinto día de Sucot, tenemos a Aharon como invitado, su cualidad es “Shalom”, siempre dispuesto a buscar la paz y la concordia. Nosotros también debemos buscar la paz. La Suca es el símbolo de la paz. Paz en la familia, en la comunidad y en el mundo.
Iosef, el Justo, es el invitado en el sexto día. En su día pedimos a D-s que nos de la fuerza de sostener con orgullo nuestra identidad, como lo hizo Iosef estando en la cárcel, cuando dijo a los ministros del Faraón “Robado fui de la tierra de los hebreos”, que tengamos sentido de pertenencia. Ayúdanos a ser humildes y recatados, como lo fue Iosef, siendo el virrey de Egipto.
El último huésped es David, el Rey de Israel. ¿Cuál era su fuerza? , la oración. A pesar de todo lo que sufrió en su vida, no dejo de rezar a HaShem. Nuestra generación no tiene fe en que sus plegarias son escuchadas. Que hay quien las escucha y les presta atención.
Hoy daremos fuerza a nuestra oración, y HaShem, con seguridad la recibirá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.