Stefan Zweig: El exquisito vienés
08/01/2013
Israel: Enigmas de un prodigioso desarrollo
24/01/2014

Por Rebeca Perli
El kibutz ("agrupación" en hebreo), es un concepto único de granja colectiva fundamentado en la filosofía de justicia social y puesto en práctica en Israel por iniciativa privada de voluntarios dispuestos a compartir, por partes iguales, el trabajo, los medios de producción y los beneficios. Sus integrantes se turnan en las distintas labores y las decisiones se toman en asambleas en las que participan todos los miembros.
El primer kibbutz, Degania, fue fundado en 1910 por diez hombres y dos mujeres inspirados en el concepto de que un pueblo no puede ser libre si no produce su propio sustento, y la iniciativa fue seguida por grupos de pioneros decididos a labrar la tierra como lo habían hecho sus ancestros (como consta en la Biblia) en aquel mismo sitio, y como no se les había permitido hacer en ningún otro lugar, desde la expulsión de su tierra por parte del Imperio Romano y su dispersión por la Diáspora.
Los fundadores debieron enfrentar grandes dificultades en su empeño de sembrar terrenos baldíos, carentes de agua, plagados de malaria y abandonados por siglos. Su perseverancia fue determinante en el florecimiento del Estado judío y la necesidad de desarrollar tecnología agrícola, especialmente en el campo del riego, hizo de Israel una potencia en materia de cultivo con capacidad de brindar asesoramiento a nivel mundial.
Hoy, lo que en su origen fue una comunidad rural, se ha transformado en una pujante industria integrada por 270 kibbutz dedicados a diversas actividades incluyendo centros de alta tecnología. Muchos poseen hoteles en los que los visitantes tienen oportunidad de experimentar la vida sui generis de este sistema en el que, no obstante, ya se vislumbra una clara orientación capitalista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *