Los hechos dicen más que las palabras

Ciclo de opresión
05/02/2013
Ese maldito Israel
19/02/2013

Por Elías Farache S.
Israel, Argentina y los judíos
Quizás los incidentes que se han derivado a raíz del establecimiento de una "Comisión de la Verdad", que propone que se hagan interrogatorios en Irán a sospechosos del atentado ocurrido el 18 de julio de 1994, a la sede de la AMIA, en Argentina, con saldo de 85 muertos, aclaren a algunos la característica particular de Israel como Estado Judío y el nexo entre todos los judíos del mundo.
Después de una decisión judicial argentina que pedía extradición de funcionarios de gobierno iraníes, los gobiernos de Argentina e Irán han llegado a un acuerdo que pareciera desestimar la  decisión o ir en camino de reversarla.
No es la intención de esta nota profundizar en el atentado de la AMIA, que fue precedido antes por uno a la Embajada de Israel en Buenos Aires, con saldo de 20 muertos, el 23 de marzo de 1992.  Durante muchos años, la comunidad judía argentina ha exigido que se haga justicia, y varias veces el gobierno argentino declaró su intención de aclarar los hechos.
Ha quedado claro que el atentado cobró como víctimas a ciudadanos argentinos, la mayoría también judíos.  Y que el mismo se califica como un acto antisemita, antijudío.
Cuando en enero de 2013 se habla del establecimiento de una Comisión de la Verdad, que lleve a interrogar en suelo de Irán a los personeros de gobierno cuya extradición ya ha sido solicitada por Argentina, se genera una gran duda acerca del buen destino e intenciones de este procedimiento.
Pero llama la atención de las personas comunes, que sea el Estado de Israel quien exprese su sospecha acerca de esta comisión.  El canciller argentino llama a la embajadora de Israel en Argentina y le comunica su malestar esta injerencia en un acto soberano de la Argentina sobre un caso que atañe a ciudadanos argentinos.
Bien, aquí es donde viene cierto aprendizaje para algunos, y para otros una reafirmación de la razón de ser del Estado Judío de Israel.  El Estado de Israel es el único Estado judío del mundo, y todos los judíos tienen derecho a ser ciudadanos allí, con sus deberes y derechos, por el hecho de ser judíos.  Es una especie de "ius sanguinis" de larga data histórica.
Demuestra que los judíos son una nación que tiene una religión particular, pero son más que una religión y más que una nación.
Cuando ciudadanos judíos argentinos,  o ciudadanos judíos en cualquier parte del mundo son amenazados por su carácter de judíos, el Estado de Israel utiliza mecanismos para defenderlos, protegerlos.  Si ocurre un crimen contra judíos, debe velar porque no quede impune.  Es el caso conocido del rescate de Entebe en 1976, cuando los 105 cautivos de un avión de Air France secuestrado, fueron liberados por comandos israelíes.  Los únicos cautivos del secuestro eran ciudadanos israelíes o no israelíes, pero todos judíos…
El canciller de Argentina, Héctor Timerman es un judío argentino.  Su padre, Jacobo Timerman fue un famoso editor de prensa perseguido por la dictadura argentina, y que logró exiliarse en 1980 nada menos que en Israel, donde pudo salvarse.  Curiosidades de la historia contemporánea.
A quienes saben la razón de ser de Israel, no les extraña que este último le dirija una observación al gobierno argentino por la extraña nueva relación entre Irán y la República Argentina. Porque Israel y Argentina comparten a veces, la responsabilidad sobre el bienestar, seguridad e integridad de los ciudadanos judíos argentinos.  Es un deber del Estado Judío velar por los judíos.
Por cierto, y como otro evento de cierta curiosidad, vale destacar que en Israel hay muchos israelíes judíos de origen argentino.  En 1994, tuve la oportunidad de asistir a un encuentro de preparación para el Mundial de Fútbol de ese año entre la selección de Argentina, con el glorioso Maradona, y la selección de Israel. En el estadio de Ramat Gan. Les sorprendió a mis acompañantes de Venezuela, no judíos, que el público del estadio aplaudía a rabiar cada uno de los tres goles argentinos y que los israelíes judíos argentinos…. iban por Argentina.  Quizás es difícil entender que los cariños, lealtades y amores no son excluyentes.  Y que los judíos tenemos muchos rasgos de pertenencia.
Hay cosas algo extrañas de entender.  Pero no por ello justas y adecuadas.  Que la verdad prive sobre la impunidad.
Fuente: El Universal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.