Los hechos dicen más que las palabras
11/02/2013
¿Que hace Hamán en Buenos Aires?
21/02/2013
Por Beatriz W. De Rittigstein
A fines de enero, con gran alborozo, Cristina Kirchner anunció que Argentina firmó un Memorándum de Entendimiento con Irán sobre la causa de la AMIA. Sin embargo, dicho pacto resulta inútil por inconstitucional; y lejos de resolver el caso, le otorga impunidad al régimen de los ayatollahs, que siembra terror por el mundo; prueba de ello es que, tras arduas investigaciones, las autoridades búlgaras imputaron a Hezbollah, brazo ejecutor iraní, el crimen cometido en Burgas, en 2012.
Los voceros iraníes contradicen las acotaciones del gobierno argentino más las respuestas de Timerman a los dirigentes comunitarios. En especial sobre el predominio de la ley argentina, inadmisible en Irán; y, la imposibilidad de interrogar a los iraníes acusados por el atentado.
Timerman expresó su molestia por el pedido de explicaciones de Netanyahu. Además, emitió un comunicado en el que rechaza dar razones porque el atentado no involucró a ningún ciudadano israelí. En ese punto se equivoca el canciller, pues dos años antes del ataque contra la AMIA, hubo uno semejante que destruyó la embajada de Israel en Buenos Aires. Si ese primer atentado se hubiese resuelto en el tiempo oportuno y el Estado argentino tomaba las medidas adecuadas, la tragedia de la AMIA no hubiera ocurrido.
Por su parte, la señora Kirchner arremetió contra la comunidad judía porque ésta se niega a apoyar un pacto que favorece la impunidad. Sus destempladas palabras señalan a las víctimas como si fueran culpables, alineándose con quienes niegan el Holocausto; desean borrar a Israel del mapa y perpetran actos terroristas. Ese embate muestra un abusivo propósito de amedrentar desde la más alta magistratura y una manipulación que esconde intenciones malsanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.