Entrevista al catedrático y filósofo Nelson Pilosof

Imagen no disponible
El odio en las elecciones
16/04/2013
Uso de viejos prejuicios
29/04/2013

En una entrevista con la Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela (CAIV), el filósofo y catedrático uruguayo Nelson Pilosof compartió sus reflexiones sobre temas de actualidad en materia del pensamiento judío, manifestaciones antijudías y el conflicto árabe israelí.
Pilosof es ex representante de la Universidad Hebrea de Jerusalén y del Instituto Weizmann de Israel para América Latina, España y Portugal y ex director de diferentes instituciones de la Comunidad hebrea uruguaya. Hoy por hoy se dedica a dictar conferencias en mas de 50 países y a escribir ensayos y reflexiones filosóficas.
A continuación la entrevista:
¿Hay aportes judíos a la filosofía?
El Judaísmo es una corriente espiritual que se entronca con la historia del pueblo judío, le da contenido, orientación y metas históricas a este pueblo. Por tanto encierra por sí mismo una actitud filosófica frente a la vida y el universo. El Judaísmo puede ser considerado como una concepción de la historia y de la vida.
¿Existen bases filosóficas para el monoteísmo?
Si el tema del monoteísmo se refiere a reconocer la existencia de un solo Dios, creador, fundamento y destino de todo el universo, el Judaísmo es el fundador de esta concepción. Pero lo importante en el Judaísmo no es decir que hay un solo Dios, sino la especial relación que hay entre su pueblo y Él. Por tanto, lo que cuenta no es el reconocimiento de un único Dios, sino que se puede dialogar con Él.
Por declararse monoteísta ¿el pueblo judío se dividió de las naciones?
Pensar distinto no es estar dividido, es afirmar la propia identidad. En este sentido todo el mundo está dividido de todos. Si se quiere hablar de la identidad de un pueblo como el de Venezuela, no se puede decir que está dividido de Colombia o de los demás. División puede implicar no solamente el reconocimiento de entes separados, sino una cierta confrontación o discrepancia; creo que la historia se hace más por negación que por afirmación por otros.
¿Cómo define el antisemitismo?
Es una actitud irracional que utiliza aquí y allá distintos argumentos para tratar de fundarse y darle un contenido intelectual a lo que no es más que una actitud discriminatoria y condenatoria a un pueblo, que en este caso es el pueblo judío. Como actitud irracional está cargado de una fuerte dosis emocional y por tanto existe antes de que haya argumentos que lo produzcan. El antisemita es alguien que se siente mejor que los judíos y se siente con el derecho de juzgar, por tanto el antisemita es un ser soberbio sin conciencia y que no cuenta con ningún argumento para tener una actitud antisemita.
¿Cómo se puede luchar contra el antisemitismo?
El antisemitismo es un problema más que todo para el que lo siente, ya que se convierte en una persona agresiva e irracional y tiene una actitud de condena contra una comunidad. Aquella persona que siente antisemitismo y lo expresa, intenta agrupar a otras personas en su causa, y comienzan a manifestar actos antisemitas. Todo individuo que provoca odio es un problema para él y para los demás.
¿El conflicto árabe-israelí tiene dosis de antisemitismo?
Hoy en día sí, pero me parece que históricamente no. En todo caso los árabes son tan semitas como los judíos, entonces llamemos al antisemitismo antijudaísmo. Tampoco creo que todo árabe deba ser antijudío ni todo judío antiárabe. Son pueblos que tienen identidades históricas y es posible y deseable convivir y superar las diferencias.
¿Y cómo se pueden superar las diferencias?
Lo que no permite superar las diferencias es que hay quienes promueven las diferencias por encima de las similitudes y en el caso de árabes y judíos los hay, y muchos.
¿Cuál es una posible solución del conflicto árabe-israelí?
Actualmente hay un factor adicional al tema árabe-israelí y es el fundamentalismo islámico y que como todo fundamentalismo se cree dueño de la verdad. Esta es una actitud que manifiesta el presidente de Irán que de manera ostensiva y reiterada declara que Israel tiene que desaparecer, siendo países que ni siquiera tienen fronteras comunes. No existe ninguna razón para que exista una hostilidad entre ambas naciones, lo que ocurre es que Irán está dominado por un régimen fundamentalista y teocrático muy antisemita y tiene la soberbia de pensar que todo lo que dice es verdadero, aunque en estos días vemos como el pueblo iraní no está tan unido como se pensaba y no todos se guían por esa dictadura.
¿Entonces la solución se encuentra en el caso iraní?
El fundamentalismo islámico no sólo viene de Irán, viene de otros países donde también hay una actitud fundamentalista que al mismo tiempo es antijudía y anticristiana. El fundamentalismo en realidad está también contra todo lo que nosotros denominamos cultura occidental. Los islámicos extremistas aún recuerdan el dominio de España y no han digerido la pérdida de este territorio y sueñan con la idea de volver a España y parte de Europa.
¿El obstáculo directo para resolver el conflicto palestino-israelí y árabe-israelí es derrotar al fundamentalismo?
El Islam extremista piensa que todo aquel que no sea musulmán es un infiel y no tiene derecho ni a pensar y casi ni a existir. La convivencia es inviable con una actitud fundamentalista.
Cambiando de tema ¿Cuál es la posición de las comunidades judías latinoamericanas?
Son comunidades relativamente nuevas, algunas tienen unos cien años, otras más, otras menos. No ha habido una actitud antijudía oficial contra las comunidades judías, se permitió a los judíos estructurarse comunitariamente, haciendo colegios y sinagogas y así expresar el Judaísmo. Sí ha habido actitudes antisemitas, pero no podemos decir que se ha convertido en una actitud discriminatoria oficial o mayoritaria.
¿Cuáles son los retos del pueblo judío y del Judaísmo en el siglo XXI?
Hay un reto trascendente: vivir de acuerdo a nuestras tradiciones, éste es un reto interno de los judíos, ya que no hay Judaísmo sin pueblo, ni pueblo sin Judaísmo. No se trata de una relación ni racial ni genética, se trata de una relación histórica trascendente con una concepción según la cual se debe vivir y éste es un concepto metafísico que los judíos tienen con su Judaísmo y que no tiene nada que ver con los demás, los no judíos. Sin embargo no es admisible un fundamentalismo judío puesto que es una negación a sí mismo. También se debe estar alerta de los nuevos brotes antisemitas o antijudíos y desarrollar más aún los vínculos con Israel, el único Estado judío del mundo.

Por Abel Flores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.