Yom Hashoá 2013 volvió a convocar el dolor y la memoria
22/04/2013
Israel, un país sano y feliz para la OCDE
02/05/2013
Israel hacia la independencia energética. Después de cuatro años de haberse descubierto los nuevos yacimientos, y tras superar las dificultades para obtener el financiamiento necesario, el 30 de marzo de 2013 a las cuatro de la tarde el gas comenzó a fluir desde la plataforma de Tamar —situada a 90 kilómetros de la costa— hacia el depósito Yam Tethys en la ciudad de Ashdod. El “viaje” del fluido tardó unas 24 horas para llegar a suelo israelí.
El gas pasa de Yam Tethys a una estación de trasferencia, y de ahí a los clientes: estaciones de la corporación eléctrica estatal, plantas de energía de refinerías ubicadas en Haifa e instalaciones petroquímicas.
Tamar requirió grandes inversiones por parte de varias empresas, principalmente la estadounidense Noble Energy, que posee el 36% del gas y efectuó las perforaciones. Sus socios son las empresas israelíes Delek Drilling (31%), Isramco (29%) y Dor Alon (4%).
En Tamar hay suficiente gas natural como para satisfacer las necesidades de la economía israelí durante 25 a 30 años. Se prevé que el otro gran sitio de perforación, Leviatán, que fue descubierto en 2010, suministre energía por 50 años adicionales. Excluyendo las ventas al exterior, ambas plataformas permitirán a Israel disfrutar de independencia energética durante más de 75 años. Además, ofrecerán a los ciudadanos israelíes una fuente de energía más barata y menos contaminante que el diesel o el fuel oil. Un 40% de la electricidad de Israel se genera con plantas de gas.
Hasta ahora el país dependía de fuentes políticamente ines­tables, como quedó demostrado tras la caída del gobierno de Hosni Mubarak en Egipto, uno de los proveedores más importantes en los últimos años. Desde entonces el gasoducto que atraviesa el Sinaí fue dañado por explosiones más una docena de veces por atacantes no identificados.
El primer ministro, Benjamín Netanyahu, expresó su satisfacción por el avance del país hacia su independencia energética. El Banco Central de Israel estima que los recursos obtenidos por concepto de impuestos pueden generar un crecimiento económico adicional en el país de hasta el 2% anual. El notable crecimiento del 5% en 2010 se redujo a 4,6% en 2011 y 3,3% en 2012, tasas que sin embargo superaron las de la mayoría de las economías industriales; un empuje del 50% en el crecimiento gracias a la nueva fuente de energía puede poner a Israel muy por delante de Occidente en términos de actividad económica.
El ministro de Energía y Agua, Silvan Shalom, califica esto como un “momento histórico”, agregando que resultó muy apropiado que, coincidiendo con Pésaj, la festividad de la libertad, el país dé este paso hacia su libertad energética. Por su parte Itzjak Tshuva, uno de los principales propietarios del yacimiento de Tamar, comentó: “La visión se ha hecho realidad. Ahora nos emancipamos nuevamente. De la dependencia de fuentes externas pasamos a una independencia azul y blanca. Se trata de un gran logro para la economía israelí y el comienzo de una nueva era de oportunidades, en las que pueden emplearse las ventajas del gas natural desde el punto de vista ambiental, geopolítico, social y económico, convirtiendo a Israel en un importante factor internacional en este campo”.
Con información de Jewishpress.com y The New York Times
Fuente: Nuevo Mundo Israelita

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *