Crean dispositivo oral para discapacitados visuales

Investigadores de UTA trabajan para controlar Alzheimer
12/06/2013
Investigación revela que canal France 2 creó el caso al-Dura
18/06/2013
Liat Negrín, una israelí que ha vivido con discapacidad visual desde la infancia, entró en una tienda de comestibles, tomó una lata de verduras y pudo "leer" fácilmente la etiqueta con una cámara sencilla y discreta unida a sus anteojos.
La Sra. Negrín, quien tiene coloboma, un defecto de nacimiento que perfora una estructura del ojo y afecta a aproximadamente 1 de cada 10.000 personas, es empleada de ORCAM, una start-up israelí que ha desarrollado un sistema basado en cámaras destinadas a dar a los discapacitados visuales la posibilidad de obtener información del entorno visual fácilmente y moverse libremente.
Hasta ahora las ayudas de lectura para personas con discapacidad visual y ciegos han sido engorrosos dispositivos que reconocen texto en entornos restringidos, o, más recientemente, aplicaciones de software en los teléfonos inteligentes que tienen una capacidad limitada.
En contraste, el dispositivo ORCAM es una pequeña cámara del estilo de cristal de Google, conectada por un cable delgado a un ordenador portátil diseñado para caber en el bolsillo del usuario. Los anteojos tienen un pequeño imán y utilizan un altavoz para ofrecer al usuario una lectura en altavoz de las palabras o los objetos apuntados por el usuario.
El sistema está diseñado tanto para reconocer como para hablar "texto en la naturaleza", un término usado para describir artículos de prensa, así como números de autobús, y objetos tan diversos como señales, semáforos y las caras de los amigos.
ORCAM reconoce el texto en idioma inglés y se vende a través del sitio Web de la compañía por 2.500 dólares.
ORCAM fue fundada hace varios años por Amnón Shashua, un investigador muy conocido que es profesor de ciencias informáticas en la Universidad Hebrea. Se basa en algoritmos de visión por computador que ha sido pionero con otro miembro de la facultad, Shai Shalev-Schwartz, y uno de sus antiguos estudiantes de posgrado, Yonatan Wexler.
Fuente: NoCamels

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *