Investigación revela que canal France 2 creó el caso al-Dura

Nuevo invento israelí: Heridas sin aire y sin bacterias
17/06/2013
Shimon Peres celebra su 90 cumpleaños
19/06/2013
El 30 de septiembre de 2000, a comienzos de la segunda intifada, las imágenes de un incidente en el que un padre y su hijo aparentemente perdieron la vida en un intercambio de disparos entre las Fuerzas de Defensa de Israel y los palestinos en la Franja de Gaza, despertaron la indignación mundial. El “caso al-Dura” generó la ira del mundo árabe y musulmán, y se usó como justificación para ulteriores atentados terroristas.
Trece años después, un panel de investigación acaba de concluir que, al contrario de lo que afirmara en aquel momento el canal de televisión France 2, el niño Mohamed al-Dura, entonces de 12 años de edad, aparece con vida al final del video.
El panel fue designado en septiembre de 2012 por el primer ministro Benjamín Netanyahu y el entonces ministro de asuntos estratégicos, Moshé Yaalon; lo presidió Yosi Kuperwasser, ex director general del mismo Ministerio, e incluyó a representantes de la Cancillería, el Ministerio de Defensa, la Unidad del Vocero de las Fuerzas de Defensa de Israel y la Policía de Israel, así como expertos externos.
La investigación se centró fundamentalmente en el reporte de France 2. Ese video había sido presentado por el periodista Charles Enderlin, quien afirmó que el niño fue víctima de disparos de tropas de Tzáhal. El comité acaba de concluir que el reporte televisivo creó la falsa impresión de que ese canal tenía evidencias sólidas sobre la responsabilidad de los soldados israelíes. Sin embargo, “al contrario de la aseveración de que el niño estaba muerto, la revisión del video sin editar indica que en la parte final, la que no fue trasmitida, el niño aparece con vida. La investigación ha encontrado que no existe evidencia para apoyar la afirmación de que su padre, Jamal, o el niño Mohamed, recibieron disparos”.
Trece años atrás Israel ofreció disculpas por el incidente, pero se retractó cuando investigaciones indicaron que el niño había sido más probablemente víctima de fuego palestino.
En efecto, durante una revisión del caso efectuada en París en febrero de 2005, el director del sitio de internet French Web, Philippe Karsenty, suministró el informe de un experto en balística que indicaba que los disparos provenían de las posiciones palestinas y no de las israelíes. El juez francés estuvo de acuerdo, además, en que algunas secuencias del video lucían escenificadas.
La nueva investigación muestra que es “altamente dudoso” que los agujeros de bala en las paredes hayan tenido origen en disparos efectuados desde las posiciones israelíes.
Falta de ética periodística
El panel ha concluido, además, que el reporte de France 2 fue editado y narrado de tal manera que resultara creíble que sus afirmaciones eran ciertas. Por otra parte, la estación basó enteramente su reportaje en corresponsales locales, sin pruebas adicionales sobre sus afirmaciones, a pesar de que había muchos otros equipos de medios de comunicación en la zona. En años posteriores, varias aseveraciones sobre el caso han estado llenas de contradicciones.
Todo un capítulo del informe se dedica a criticar la actuación de los medios, y ofrece conclusiones que deberían ser tomadas en cuenta por los periodistas. El panel asevera que el incidente y su cobertura resaltan la necesidad de que “los medios de comunicación se atengan a los más estrictos estándares profesionales y éticos mientras informen sobre conflictos asimétricos”.
El panel acusó a France 2 y a Charles Enderlin de “dañar la reputación internacional de Israel, y encender las llamas del odio y el terror”, añadiendo que “desde su trasmisión, el reporte de France 2 ha servido de inspiración y justificación para el terror, el antisemitismo y la deslegitimación de Israel”.
Con información de Haaretz  y ReporteHonesto
Una victoria tardía para la justicia
Yaakov Ahimeir, periodista y figura de la televisión israelí

La publicación del informe de investigación sobre el incidente de Mohamed al-Dura, que muestra que ese niño no murió en el cruce de Netzarim hace 13 años, absuelve a las Fuerzas de Defensa de Israel. El reporte, sin embargo, debe desatar una profunda introspección: ¿por qué tardó 13 años en efectuarse? ¿Por qué trascurrió tanto tiempo desde que esa imagen fue difundida por todo el globo, hasta que las conclusiones de la comisión fueron finalmente divulgadas?
Trece años han pasado desde que el mundo árabe (y también otros) “celebró” la supuesta crueldad del ejército israelí mientras era exhibida en decenas de millones de pantallas de televisión: le disparaban a un pequeño niño y su padre. La publicación de este informe me recuerda, tanto a mí como a muchos colegas, nuestras reseñas sobre los esfuerzos de soldados anónimos que se ofrecieron como voluntarios para, siguiendo sus conciencias, demostrar que las FDI no eran culpables de esas acusaciones.
A través de los años, Mohamed al-Dura se ha convertido en un símbolo del levantamiento palestino contra Israel. La imagen del niño tratando de protegerse de las balas detrás de su padre alimentó las llamas de más y más actos de terror, y fue inmortalizada por la propaganda palestina. Calles y pueblos recibieron su nombre, y su imagen apareció en estampillas de correo. Muchas otras formas de conmemoración avivaron el odio hacia Israel, cuyos soldados apuntan sus armas contra niños.
Pero algunas personas se dedicaron a refutar esa trama. Uno de ellos fue Philippe Karsenty, político, hombre de negocios y analista de medios de Francia, el país cuya estación de televisión France 2 produjo inicialmente las imágenes del padre tratando de proteger a su hijo. Fue esa primera emisión de France 2, el día del incidente, la que llegó a la conclusión inequívoca de que las FDI habían matado al niño. Karsenty, quien sigue de cerca los reportes sobre Israel en su país, abrió su propia investigación y llegó a la conclusión, hace años, de que la acusación contra los soldados israelíes equivalía a un libelo de sangre.
También estuvieron el físico israelí Nahum Shahaf y el ingeniero Joseph Doriel, así como la estación de televisión alemana ARD, quienes produjeron un reportaje de investigación dirigido por Esther Shapira que refutó las acusaciones. El médico israelí Yehuda David se unió a esos esfuerzos.
Recuerdo una reunión con Karsenty, quien estaba tocando muchas puertas en Israel tratando de desarrollar una campaña de propaganda contra France 2. Tras esos intentos lo vi con frecuencia frustrado, pero nunca desesperado.
¿Podemos ahora descansar en los laureles? No. Israel debe examinar sus agencias y cómo funcionaron durante los 13 años desde el incidente. ¿Se apresuraron en investigar si Mohamed al-Dura fue realmente herido por soldados israelíes? ¿Respondieron con una campaña rápida y basada en los hechos para refutar la acusación? ¿Mostraron demasiada cautela para no empeorar las relaciones con el canal France 2, que trasmitió la pieza noticiosa del periodista Charles Enderlin sobre el incidente en el cruce de Netzarim?
Solo podemos tener la esperanza de que las lecciones hayan sido aprendidas, por si nos enfrentamos a eventos similares en el futuro.
Fuente: Israel Hayom
Traducción: Nuevo Mundo Israelita

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *