Un Estado Judío con mayoría judía

Matar dos pájaros de un misil
26/06/2013
El apartheid palestino
02/07/2013

Por  Hilel Resnizky
Para cualquiera con un conocimiento somero de historia está claro que el título es una provocación. Es uno de los lemas del revisionismo, de la escuela sionista de Jabotinsky. Supongo que entenderá que es un anacronismo, como un Ford del 39 en la Plaza Rabin.
Los herederos de Jabotinsky, en el partido Likud, dejaron de lado su legado y están dispuestos a la solución de "dos Estados para dos pueblos" con condiciones. El Laborismo con Rabin como líder aceptó esa fórmula hace tiempo. Si traigo desde el año 1930 esa fórmula revisionista, es porque a diferencia del movimiento sionista y del liderazgo israelí, un sector considerable de los palestinos y de los árabes israelíes siguen mentalmente en el 30.
A diferencia de los judíos israelíes, que corrigen la herencia Jabotinskiana y no cantan ya "Dos márgenes tiene el Iardén, una es nuestra, la otra también" hay en Israel árabes que retoman la herencia del nunca olvidado Haj Amín el-Husseini, colaboracionista con los nazis y uno de los principales arquitectos de la Nakba (Desastre) Palestina.
Voceros del Balad exigen el retorno de los refugiados palestinos a seis decenios de la derrota. Hay quien desconoce el carácter nacional judío de Israel. Cuando Barack Obama pide aceptar la fórmula de dos Estados para dos pueblos, los publicistas árabes aceptan un Estado árabe para los palestinos y un Estado de Israel, que los judíos compartirán con los palestinos refugiados. "Dos estados en Palestina; uno es nuestro, el otro también".
Quien esto escribe cree firmemente que se deben respetar los derechos de la minoría árabe. Esos derechos no incluyen la negación del carácter nacional judío del Estado de Israel, de la misma forma en que los derechos de los ciudadanos franceses de origen argelino no incluyen optar por la desaparición del Estado nacional francés.
Quien niega el derecho de Israel a su identidad judía, so pretexto de que Israel es un Estado de todos sus ciudadanos ("Medinat kol ezrajea") es un hipócrita o ignorante (o ambos). Egipto es oficialmente el "Estado Árabe de Egipto". No supongo que ese nombre y lo que implica significa desconocer los derechos de los ciudadanos egipcios de origen copto (que desde el punto de vista de la verdad histórica antecedieron a los árabes).Similarmente, Siria es la República Árabe de Siria, aunque el diez por ciento de su población sean kurdos. (No estoy seguro, en este caso, de la igualdad de derechos).
Quien pretende la repatriación de los desplazados del 48 se "olvida" que la Nakba tuvo su origen en la negativa árabe a reconocer el Plan de Partición de las Naciones Unidas y la consecuente invasión árabe.
Como "historiadores" alucinados nos acusan de limpieza étnica; es importante recordar que en las zonas ocupadas por los árabes en l948 no quedó un solo judío. Los alucinados delirantes se habrán olvidado de la matanza de los colonos judíos de Kfar Etzión, luego de haberse rendido y dejado sus armas (13 de mayo de l948).
El número de los agresores árabes en Kfar Etzión se calcula en 10.000.
Los que hablan de la repatriación de los refugiados no consideran un gesto mutuo. Porque no reconocer el derecho de los colonos judíos en el Estado Palestino a permanecer en sus lugares actuales, ¿con "la protección generosa" de las fuerzas armadas palestinas?" No se lo deseo ni a mis enemigos. Pero por qué los árabes no lo proponen, aunque más no sea que para incomodar a los israelíes. Los "nacionalistas" árabes no se permiten gestos generosos, ni siquiera como táctica.
Con lágrimas en los ojos y extendiendo la mano a la caridad internacional, los árabes nos hablan del problema de los refugiados. Las cifras más exageradas nos hablan de 700.000 en el 48. Los alemanes han solucionado desde la Segunda Guerra el problema de más de doce millones de refugiados de su pueblo. Casi inmediatamente después de la creación de India y Pakistán como Estados separados, mas de siete millones de hindúes y sikhs pasaron de Pakistán a la India y más de siete millones de musulmanes hicieron el camino inverso. ¿Por qué en los seis decenios que siguieron a la Guerra de la Independencia no hicieron los árabes nada por sus hermanos? ¡Por falta de fondos! Claro. Países indigentes como Arabia Saudita, Kuwait y Qatar. Claro que tampoco el Líbano puede integrar a sus refugiados palestinos, por que ello acarrearía la ruptura del precario equilibrio entre sunitas, shiítas y drusos. Lo mejor es dejar a los hermanos palestinos en su situación de desheredados permanentes a merced de la beneficencia internacional. ¿¡Hay padres con los cuales es mejor ser huérfano?! ¿Como llamaríamos a la orfandad de hermanos?
Pobres "nazionalistas" palestinos. Han perdido sus esperanzas, una tras otra. El malogrado Haj Amín el- Husseini, que apostó a favor de Hitler en Yugoslavia. Ahmed Shukairy, presidente de la Organización para la Liberación de Palestina, el lú de junio de l967 esperando que Gamal Abd el-Nasser presidente de Egipto "libere"a Palestina: "No hay medio camino. Los judíos de Palestina tienen que abandonar" (para los distraídos: los que ocurrió entre el 6 y el 11 de junio del año 1967 no coincidió con esas esperanzas).
El presidente de Irán es el campeón de la hipocresía
La esperanza contemporánea es Strangelove Ahmadineyad, el presidente de la República Islámica de Irán. Nazi como el solo, pero campeón de la hipocresía. Propone la destrucción de Israel, desconoce el Holocausto (¿tendrá el apoyo de los nuevos historiadores?) y se dice en contra del racismo. Como el presidente de Corea del Norte, se prepara una linda bombita. Un consejo gratuito, árabes "nazionalistas" (la computadora se esfuerza en cambiarme la zeta por ce. No, querida; es la zeta de nazi, como nazifascista). Se acuerdan del refrán español: "A cada chancho le llega su San Martín" (con perdón de los chanchos).
¿Distraídos, mal informados, delirantes? Hay líderes palestinos que todavía no se dieron cuenta que su patrón y benefactor iraní es un enemigo no solamente de los israelíes sino también de Egipto y Arabia Saudita y que, como afanoso sembrador de vientos, puede cosechar borrascosas tormentas.
Ahora está Barack Obama con su padre musulmán y sus tendencias progresistas. Pero qué le vamos a hacer. A diferencia de George W.Bush, que no tenía judíos a su alrededor, Obama los tiene. Así, por ejemplo Rahm Emanuel (en trascripción más fiel :Ram Imanuel) su jefe de equipo. (En traducción aproximada al castellano: En lo Alto, Dios está con nosotros). De modo que el nuevo presidente será fiel a sus convicciones de demócrata progresista americano, que no son idénticas a las Avigdor Liberman, pero desde ya que no a las del "nazionalismo" islámico.
¿Por qué no aprenden de los líderes sionistas?
Aclaro que en comparación con los del partido Balad, Liberman, con su consejero árabe, es un demócrata. Amigos árabes (la amistad no es una ironía sino una actitud de quien es realmente internacionalista): por qué no aprenden del liderazgo sionista y se proponen metas alcanzables, asequibles, en lugar de anotarse para un viaje a Marte. Por qué no un Estado palestino en las fronteras del 48, con algunos reajustes mutuos de fronteras, con ayuda internacional y colaboración israelí. Un Estado palestino inexorablemente desarmado, para evitar tentaciones de lunáticos del Islam. Por qué no adoptar, en lugar del revisionismo, la línea de Mapai. Para los que aceptaron el Plan de Partición, que más que plan parecía un delirium tremens, más vale un Estado en manos que un sueño antisemita y anti israeli, hecho trizas en la explosión atómica de Ahmedineyad.
Sé, por el Génesis en sus primeros capítulos y por la genética, que la humanidad tiene un origen común. A pesar que el odio suele aparecer como eterno, la realidad lo vence. El líder afroamericano Martin Luther King fue asesinado en 1968. En el año 2008 Barack Hussein Obama, también afroamericano, fue electo presidente de los Estados Unidos. Entre ambos sucesos pasaron cuatro decenios.
Lo increíble se hizo realidad. Luego de algunos lustros, en lo que fue la Palestina del Mandato surgirá la Confederación del Jordán (Israel, Palestina, Jordania).
De modo que los nazionalistas árabes deben preguntarse algo sencillo: cómo servir mejor al pueblo palestino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.