Génesis, el huevo y la gallina
26/07/2013
Europa: antisemitismo por Kashrut
31/07/2013
Por Rebeca Perli
Ahora que vas subiendo, cuida a tus amigos, los vas a necesitar cuando estés bajando. Mario Sarmiento
Supe hace poco que, por resolución de mayo de 2011 de la Asamblea General de la ONU, hoy se celebra el Día Internacional de la Amistad. Al indagar sobre su origen descubrí (vía Google, por supuesto) que detrás de esta iniciativa se encuentra un personaje muy especial que no cejó en sus esfuerzos hasta lograr su objetivo. Se trata de Ramón Bracho, médico paraguayo, quien, en el marco de una reunión de amigos celebrada en junio de 1958 en su país, propuso dedicar un día al año al fomento de la confraternidad. La iniciativa, respaldada por sus compañeros, fue acogida con entusiasmo y dio origen la Cruzada de la Amistad que se ha venido realizando año tras año y que gracias a su impacto social, se expandió por el mundo entero.
Pero el doctor Bracho no se conformó con esto y con su perseverancia, y el apoyo de quienes entendieron la importancia de su cometido, logró que el Día Internacional de la Amistad, quedara instituido de manera oficial.
Por encima del intercambio de regalos, versión comercializada de este tipo de celebraciones, los objetivos de este día son visitar cárceles y enfermos hospitalizados, así como auspiciar actividades sociales y deportivas que permitan "tender puentes entre las comunidades y fomentar la inclusión de las distintas culturas y el respeto entre ellas promoviendo a la vez la comprensión internacional y el respeto a la diversidad", ideales elevados con los cuales, si todos estuviéramos dispuestos a colaborar, no solo un día sino los 365 del año, se podría cambiar al mundo. Como dijera Abraham Lincoln: ¿acaso no destruimos a nuestros enemigos cuando los hacemos amigos nuestros?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.