¿El fin de la era de las tinieblas?

La revolución del graffiti en Egipto
22/08/2013
Entrevista Idania Chirinos: Un viaje extenso e intenso a Israel
26/08/2013
Por Guido Maisuls
Mientras los avatares de la humanidad parecían estar ingresando irremediablemente en la era de los tiempos oscuros, asoma triunfante un rayito de esperanza en los tiempos de las tinieblas perpetuas donde la indiferencia de occidente continúa eternizada como un gran pecado original.
Mohamed Mursi, miembro de la cofradía de los Hermanos Musulmanes, ha sido expulsado de su cargo de presidente electo de Egipto ante el inevitable estallido de ira del pueblo egipcio para impedir que los Hermanos Musulmanes ya no puedan seguir gritando “Alá akbar” (Dios es grande) en la plaza Tahrir de El Cairo.
Mientras el depuesto presidente, Mohamed Morsi, estaba tratando de llevar a Egipto a algo similar a Irán, el general Abdel Fatah al Sisi (que cuenta con el respaldo de cerca del ochenta por ciento del pueblo egipcio) comprendió que Morsi quería una dictadura islámica no musulmana, sino islamista y entonces podría convertir a Egipto en una República Islámica como Irán con guardias revolucionarios y demás desvaríos. Hoy Abdel al Sisi al frente de sus fuerzas armadas decidió cambiar el rumbo de los acontecimientos.
"Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes", Khalil Gibran.
Las iglesias e instituciones cristianas, que fueron miserablemente atacadas e incendiadas en Egipto en los últimos días por los Hermanos Musulmanes, son ya 58. Lo ha confirmado a la Agencia Fides el padre Rafic Greiche Rafic, portavoz de los obispos católicos de Egipto. “De 58 iglesias atacadas, 14 son católicas, el resto pertenecen a las comunidades copta ortodoxa, greco ortodoxa, anglicana y protestante. Los ataques a las iglesias se han producido por todo el país, pero se han concentrado mayormente en las zonas de Al Minya y Assiut, porque es allí donde se encuentra el cuartel general de los yihadistas, responsables de esta violencia”.
Paradójicamente los países de la Unión Europea (UE) en una increíble muestra de no entender nada de lo que ocurre en este sufriente planeta, van a estudiar un posible embargo de armas a Egipto y una serie de posibles medidas de presión para tratar de poner fin a la violencia e impulsar el diálogo entre todas las fuerzas enfrentadas incluidas los fundamentalistas Hermanos Musulmanes. Luego de una reunión con los embajadores de los veintiocho Estados de la UE han encargado a la jefa de la diplomacia comunitaria, Catherine Ashton, que presente un documento que concilie (¿?) a los Hermanos Musulmanes con las Fuerzas Armadas Egipcias.
"Nunca temas a las sombras. Sólo constituyen el indicio de que en algún lugar cercano hay una luz resplandeciente". Ruth Renkel
Mientras tanto el Islam radical de Irán, Al Kaeda, Hezbollah, Hamas, los Hermanos Musulmanes, el régimen genocida que gobierna Siria, etc. continuarían trabajando a tiempo completo para expulsar "las satánicas" influencias occidentales en la región y a afirmar definitivamente las medioevales bases de sociedades cerradas y autoritarias.
La amenazante presencia de las organizaciones terroristas como Hamas y Hezbollah – patrocinados por Irán – que se dedicaron por muchos años ha intimidar a la dirigencia árabe moderada tiene hoy grandes motivos para lamentar la caída del Islam radical en Egipto.
En el marco de un Egipto que estuvo desde hace mucho tiempo intentando  – con muy poco éxito – contener la creciente popularidad de la Hermandad Musulmana y la presencia no disimulada de los apaciguadores dirigentes europeos y norteamericanos que intentaron sembrar una supuesta paz forzada y contranatural con un telón de fondo tan inhóspito y salvaje, que solo sirvió para apenas recubrir sus múltiples y permanentes intereses estratégicos y económicos.
En una frontera entre Egipto y Gaza a través de la cual el gobierno de Egipto frenaría el contrabando de armas desde el Sinaí hacia la franja e impediría la pesadilla tan temida de ser un régimen mas que simpatizante con Hamas como lo fue el de Morsi.
Echaría por tierra la estrategia de Hamás consistente en  bloquear el proceso de paz y negar a Israel el derecho a existir que  podría lograr en este contexto, la posibilidad de acumular fuerzas y relaciones en la región para ganarse definitivamente la calle palestina.
Bloquearía la posibilidad de una ventaja arrolladora para  Siria e Irán frente a los europeos y norteamericanos en el Líbano que permitiría que  la Hezbolláh se apodere definitivamente del gobierno libanés creando un creciente foco de inestabilidad e inseguridad en la frontera norte de Israel, ahora si peligrosamente pegada al Irán nuclear.
Quedaría frustrado el alarmante escenario probable pronosticado insistentemente por los especialistas en medio oriente, de la rápida islamización de Egipto y de varios estados de la región  y potenciaría  una esperanzada apertura hacia la democratización y modernización de estas sociedades.
Evitaría una dramática situación al Estado de Israel que, ante la islamización de Egipto y la probable caída del régimen tambaleante del Rey de Jordania, evitaría quedar en la precaria situación de no tener países aliados estratégicos con quien dialogar en este salvaje Oriente Medio.
Si Egipto no cae, Irán no estará esperando a la vuelta de la esquina para hacer caer a toda la región bajo su nefasta influencia impulsando la democratización de la región.
Estas si serían muy buenas noticias para la democracia en el Medio Oriente.
Del Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu: "Israel honra el proceso democrático en Egipto y respeta sus resultados. Israel espera que prosiga la cooperación con el Gobierno egipcio sobre la base del acuerdo de paz entre los dos países que es un interés de ambos pueblos y contribuye a la estabilidad regional"
Y las multitudinarias masas que ocupaban las calles de El Cairo ya no estarán expuestas a ser miserablemente  manipuladas por el Islam radical y destinadas a ser los próximos súbditos de retrogradas y medievales republiquetas islámicas como ya ocurrió con Irán.
¿Estaremos frente a la gran esperanza de poder evitar la aparición de nuevas Republicas Islámicas de Irán?
¿Estaremos ante el comienzo del fin de la era de las tinieblas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.