Entrevista a Diego de Ojeda, director de Casa Sefarad

Miles de criminales nazis viven en la impunidad
20/08/2013
VIDEO / Papa Francisco envió saludos por Rosh HaShaná
03/09/2013

ENTREVISTA a Diego de Ojeda, director de Casa Sefarad-Israel, institución civil española que se encarga de las relaciones con el pueblo judío e Israel, concedió una entrevista a la Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela (CAIV), ente representativo de la comunidad judía del país, donde trató sobre varios puntos de interés con respecto a la historia hebrea en España, el sefardismo y las realidad del antisemitismo en suelo ibérico.
A continuación la entrevista:
¿Qué es casa Sefarad?
Es una institución pública española que funciona como organismo oficial formado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ayuntamiento de Madrid y el Gobierno Regional de Madrid. No es una institución judía y tampoco una institución mixta hispano-israelí.
¿Con qué motivo fue creada?
Es una voluntad de España por retomar el tiempo perdido con las comunidades judías de la diáspora y con Israel y así recuperar ese legado nuestro, ese pasado histórico de sefarad. No estamos dedicados solamente a los judíos sefardíes, sino a todos en general, aunque los sefardíes tienden a tener mayor interés por lo que ha significado España para ellos.
¿Por qué llamarse Casa Sefarad-Israel?
El uso del vocablo Sefarad es porque en España se asocia sefardí a judío y el uso del vocablo Israel es porque no sólo queremos reactivar las relaciones con los judíos sino también desarrollar activamente las relaciones España-Israel que –por diferentes razones- no están todavía al nivel que merecen, sí en el plano diplomático pero no en lo social, económico, cultural y tecnológico.
¿Qué agenda se maneja?
Somos un instrumento público con flexibilidad y agilidad, por lo tanto es más fácil definir lo que no hacemos y esto es intervenir en las relaciones entre los gobiernos español e israelí o en el conflicto de Medio Oriente. Nos autodenominamos un instrumento de diplomacia pública, por lo tanto, nuestras posiciones en diplomacia exterior las fija el Gobierno español.
¿Y qué actividades se realizan?
En 2009 hicimos 197 actividades. Una de las más grandes fue que nos llevamos al grupo Oreja de Van Gogh a rodar una película en Israel. Entre otras actividades, hace unos días presentamos un libro de un autor español, lo cual nos permite divulgar obras sobre temática de interés sobre el Judaísmo e Israel. Dentro de una semana tenemos un seminario en Alicante donde habrá 30 periodistas españoles y 30 israelíes, entre otros europeos y de EEUU, algunos judíos y otros no; la razón es discutir sobre el tratamiento informativo del conflicto árabe-israelí, es decir ¿la prensa es antisemita o solamente está criticando legítimamente al gobierno israelí? ¿Cuál es el límite? Por ejemplo, a mi no me preocupa para nada que la prensa española critique a Israel, pero si cuando esa crítica pasa la línea del antisemitismo más feroz y del antisionismo y antiisraelismo.
En España se realizó una encuesta sobre antisemitismo ¿Qué nos cuenta?
Esa encuesta la hicimos nosotros, de hecho me dediqué yo mismo por lo delicado del tema.
¿La población encuestada fue en toda España?
Si, más de mil entrevistas telefónicas y desde el punto de vista técnico se cumplieron todos los avales. Nosotros en España sólo contábamos con encuestas sobre antisemitismo del Congreso Judío Mundial o del Comité Judío Americano y nosotros queríamos tener un panorama aplicado a España y saber cuál es la situación real.
¿Cuál es su interpretación de los resultados?
Una encuesta sólo es una encuesta, es una foto. De hecho esta se realizó antes del incidente de la flotilla que intentaba dirigirse a Gaza, yo estoy absolutamente seguro que si se hubiera hecho después los datos fueran más negativos. Las encuestas anteriores eran peores, concluían que había un 40 ó 45 por ciento de antisemitismo según los estándares internacionales. Es debatible saber si estos prejuicios contra los judíos son antisemitismo o si son ignorancia o enojo. Cualquier cosa que se afirme sobre el antisemitismo en España es cierta, la cuestión es en qué cantidad es cierta.
El resultado fue que el 34,6% de la gente respondía afirmativamente a la pregunta si tenían prejuicios desfavorables hacia los judíos, un dato muy negativo ya que un tercio de la población respondió así, aunque este dato es doce puntos porcentuales menos negativa que la última encuesta.
¿Qué estrategias hay para disminuir el antisemitismo?
Me lo han preguntado mucho y ¿Ahora qué vais a hacer? Y pues no es que antes no hiciéramos nada, pero es que ahora hay que hacerlo mejor. Hemos logrado varios objetivos como oficializar el día de recordación del Holocausto, cambiar la Ley Orgánica de Educación para que la enseñanza sobre la Shoá (el Holocausto) tuviera mayor presencia en las escuelas, pedir nuestra adición al grupo de investigación y enseñanza del Holocausto y crear Casa Sefarad-Israel.
¿Qué tipo de antijudaísmo se manifiesta en España?
Para nosotros lo que viene a significar esta encuesta es que el antisemitismo de corte tradicional fundamentalmente ultracatólico o argumentos como que si los “judíos mataron a Cristo” están en retirada y hoy en día los prejuicios antijudíos están relacionados más con que si Israel viola los Derechos Humanos y esta argumentación va más allá cuando se afirma que si Israel no existiera no habría problemas en Medio Oriente y que los judíos donde quieran que están siempre montan problemas y toda esta deslegitimización, afortunadamente más basada en la ignorancia que en el conocimiento. En España hay personas que desconocen completamente lo qué es un judío, la cultura judía y las diferencias entre la diáspora e Israel y consecuentemente cuando escuchan de un judío o Judaísmo les da pánico y se activan los prejuicios. Otras de las conclusiones es que el antisemitismo en España es de índole declarativo, es decir, tú le preguntas a un español si tiene prejuicios contra los judíos y te dicen que sí, pero le preguntas si se oponen a que se construya una sinagoga y nadie te dice que no. No hay posiciones activas contra los judíos.
¿Negacionismo del Holocausto en España?
Por mucho tiempo se pensó que en España no participamos activamente del Holocausto y pasivamente la cantidad de muertos españoles no puede ser comparada con otros países en la Segunda Guerra Mundial, es decir no es un capítulo que nos interpele históricamente como país. Sin embargo por ser un país europeo tenemos que estar implicados en el capítulo más negro de la historia contemporánea europea.
¿España tiene una especie de remordimiento en su conciencia histórica por lo que se le hizo a los judíos?
La expulsión de los judíos de España en 1492 no sólo fue una tragedia humana sino que empobreció a la nación, también lo fue la Inquisición, la ausencia de libertad de culto hasta 1869, es decir tenemos elementos en nuestra historia que son lamentables, como en cualquier otro Estado ¿Yo me siento responsable de eso? Pues no, no fui yo. Tampoco me siento responsable de los posibles desmanes que hicieron los colonizadores españoles en Latinoamérica, todo el mundo lo sabe y lo hemos aceptado así. Lo que estamos haciendo con los judíos no es una compensación, aunque pienso que en España se pudo hacer mucho más para proteger a los judíos en la Segunda Guerra Mundial.
En España buscamos restaurar las relaciones y herencia con los judíos por nuestro propio interés, por nuestra propia historia, ya que el pueblo judío vivió en la península ibérica durante trece siglos continuos, desde el siglo II hasta la expulsión en el XV y los hebreos son parte de nuestro ADN, muchos españoles tenemos apellidos judíos, yo me llamo Diego de Ojeda García Pardo, entonces “Pardo” ¿judío? No tengo nada de judío en mi formación religiosa o familiar pero yo sé que en la cultura española el elemento judío es uno más de los que conforman históricamente al pueblo español. Lo que ocurre es que en España no están conciente de eso, de ese importante elemento que nos ha formado culturalmente; quizás es porque históricamente hubo reyes romanos, musulmanes y cristianos, pero nunca hubo un gobernador judío, tampoco hubo tantas construcciones judías, arquitectura en el país que pueda hacer visible los aportes hebreos a España, como si los hay romanos o musulmanes. Nuestra propia identidad es la judía y esa es una de nuestras misiones: la de conocernos mejor a nosotros mismos porque en parte somos judíos.
¿Qué tipo de relaciones hay con Israel?
Este es otro aspecto donde podemos ganar mucho porque las universidades israelíes son punteras en el mundo, las de nosotros no; y en España somos punteros en turismo y en Israel no. Entonces podemos beneficiarnos mutuamente.
¿Qué mensaje les da a las comunidades sefardíes?
Sí hay una deuda histórica con las comunidades sefardíes, las cuales siempre mantuvieron un vínculo afectivo con España y no le hemos prestado suficiente atención. Y esto yo lo entiendo como una deuda, y si tenemos sefardíes en Canadá o en toda Latinoamérica, esta es gente que tiene vínculos con España y debemos beneficiarnos de ello porque tienen herencia española y son parte de nuestra historia.
Por Abel Flores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.