Terror globalizado
01/10/2013
Israel: el laboratorio del mundo
06/10/2013
Por Sergio Valdés
De los aproximadamente cien mil términos que conforman el léxico español, quizá el más profusa e indebidamente utilizado sea el de “sionismo”, en cuyo significado no voy a entrar, porque considero que el lector culto y medianamente informado debe conocerlo. Todo el mundo habla de sionismo y casi siempre para mal, pero muy pocos conocen su significado y eso me parece, cuando menos, lamentable.
Soy sionista no porque los judíos me caigan bien, que así me caen, ni porque tenga sangre judía (que vaya usted a saber…), ni por ser “espíritu de contradicción”, que puede que sí No soy sionista porque sea multimillonario ni poderoso, que obviamente no lo soy No soy sionista porque ansíe el favor de truculentas, quiméricas y maléficas organizaciones internacionales que nadie conoce pero de las que muchos iletrados hablan No soy sionista por ser masón, que no lo soy, ni soy sionista por no ser cristiano, que lo soy y a mucha honra.
En esta sociedad nuestra tan asilvestrada, manipulada hasta la extenuación por los medios de incomunicación, y tan ladinamente (curioso término, ¿no?) utilizada por determinados colectivos sociales, ya sean religiosos, étnicos o políticos, con inconfesables y perversas intenciones de lograr la expulsión del pueblo judío de Israel, en el mejor de los casos; que en el peor y nada oculto, lo que se pretende directamente, es el exterminio (en el lenguaje genocida al uso, se habla de “arrojarlos al mar”) de los ocho millones de personas que habitan el territorio más singular y controvertido de cuantos configuran la faz de nuestro planeta. Al fin y al cabo solo son un par de millones más de los que mató Hitler
Uno es bajo porque no es alto y viceversa, y yo soy sionista porque no soy antisionista, y en esto no caben ambigüedades ni equidistancias. O se es sionista o lo contrario.
En definitiva, soy sionista porque respiro, porque pienso, porque veo, porque existo, porque sé Soy sionista porque conozco Israel y a su gente, porque conocí a árabes que pueblan aquellos lares y vi cómo viven, cómo gozan de plenitud de derechos, cómo son ciudadanos en igualdad de condiciones que sus compatriotas judíos y cómo temen a los suyos del otro lado de la valla y callan, y otorgan porque callan, pero que cuando hablas con ellos en la intimidad de su hogar o negocio manifiestan su regocijo por vivir, trabajar y educar a sus hijos en libertad plena, en lugares como Tel Aviv, Haifa o Jerusalén.
Soy sionista porque detesto las mentiras y las manipulaciones no siempre interesadas, todo hay que reconocerlo, porque la estupidez y la ignorancia no siempre obedecen a la persecución de fines concretos.
Hay personas que hacen el mal sin saberlo y hay quienes denostan, atacan verbalmente e injurian a un pueblo al que desconocen absolutamente y que no siempre puede responder a tamañas barbaridades porque está demasiado ocupado vi­gilando para que no lo intenten exterminar una vez más.
Soy sionista porque no me gusta que degüellen a la gente, que lapiden a mujeres o que hombres adultos se casen con niñas a la fuerza.
Soy sionista porque soy bien nacido y por tanto agradecido. Agradecido a los miles de científicos, intelectuales, investigadores, literatos, músicos, arquitectos, ingenieros, matemáticos y médicos judíos, que en proporción abrumadoramente mayoritaria respecto al resto de pueblos de la Tierra, han destacado en sus campos haciéndose acreedores y acaparando gran parte de los galardones que premian a tales superhombres.
Y por último, soy sionista porque soy español, europeo y occidental. Porque adoro mi forma de vida y detesto la que me quieren imponer. Porque amo la libertad por encima de todo. Porque respeto a la mujer, porque bebo lo que quiero y me gusta el jamón, y porque cada cual hace con su culo lo que quiere, señores y señoras, ¡of course!
Conclusión: Soy sionista porque soy egoísta, y si cae Israel, nuestro mejor y más valeroso aliado, detrás iremos nosotros.
Oriana Fallacci ¡In memoriam!
Fuente: Embassies.gov.il

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.