Peligrosas conversaciones entre Irán y EEUU

El extraño caso del Dr. Jeckyll y el Sr. Hyde en Irán
10/10/2013
En el día de la raza: los sueños del marrano
14/10/2013
Por Bernardo Ptasevich
Tener buenos amigos produce una sensación de seguridad indescriptible. Saber que uno confía en ellos y ellos en nosotros, nos da estabilidad y certeza. Pero cuando tu amigo principal empieza a negociar con tu enemigo principal, el piso de tu relación tambalea, la confianza pierde fuerza y toma la iniciativa una gran incertidumbre sobre el futuro.
La ONU siempre es la ONU
En la ONU puede suceder todo lo que no pasa en el mundo real donde los hechos son irrefutables. Las situaciones reales se transforman en ilusiones, en decepción, en sentimientos encontrados que nunca tienen que ver con la realidad del terreno. Así pudimos ver durante años el ex presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad amenazar sin concesiones con la desaparición de Israel, un Estado miembro de la organización. También lo hizo así el desaparecido Hugo Chávez quien se despachó mediante sus discursos y cuando quiso con el apoyo a esas amenazas.
Usaron esa plataforma para fines totalmente opuestos a lo que deberían ser sus funciones. Cuando fue necesaria su intervención para resolver situaciones límite, la ONU nos mostró su peor cara, mirando hacia otro sitio, lavándose las manos y tirando la pelota para adelante.
La estrategia del presidente iraní
Por más que disimulen, la situación en Irán comienza a ser caótica debido a las sanciones internacionales. Su nuevo presidente, trata de cambiar el relacionamiento con occidente a través del líder más visible, Barack Obama. Cuando muchos coinciden en indicar que ese país “ya tiene por lo menos una bomba atómica" la maniobra pretende volver a ganar tiempo muerto, algo en lo que Rohani es experto. El presidente de Israel comentó en su reciente visita a los Estados Unidos, sobre un libro escrito por el líder iraní en el que se jacta de haber engañado a Occidente en las negociaciones nucleares celebradas en el Consejo de Seguridad.
Para muestra basta un botón. ¿Quién puede confiar en ese individuo? Solamente Obama y por su propia conveniencia. Si Irán consigue seguir conversando y simular un acercamiento, nadie va a mover un dedo en su contra, por lo menos no antes de ver cómo se procesa y se materializa lo que se declama.
Hablar es fácil, hacer es mas complicado, mucho más cuando hay en su cabeza órdenes de los Ayatolah que no pueden haber cambiado su pensamiento de la noche a la mañana. Es pura estrategia política. El otro resultado que busca el gobierno iraní, es menguar el “apoyo incondicional" de los Estados Unidos con su aliado Israel. No es que ese apoyo vaya a desaparecer, pero al eliminar la tensión entre esos dos países va a haber un relajamiento, bajará la presión para los norteamericanos e Israel dejará de ser por un tiempo una prioridad absoluta. El próximo apoyo no será tan incondicional. Negocios son negocios, electorales y de los otros. En este momento a Obama le conviene llegar a algún tipo de acuerdo con Irán.
Un insólito llamado telefónico
Hace solo un mes sería impensable asistir a una conversación telefónica entre los presidentes de dos países tan distanciados geográfica e ideológicamente. Cuando todo se encaminaba al ataque estadounidense en Siria, la intervención rusa hizo dar un giro de 180 grados en todo el panorama.
El aliado y socio estratégico de Assad sabía que de producirse el ataque debería actuar en su apoyo, teniendo en cuenta que Siria es también uno de sus mejores clientes. Putin no sólo logró parar el ataque a Siria sino que seguramente sin premeditación permitió la especulación de Rohani quien está acostumbrado a la diplomacia y a aprovechar las oportunidades que se presentan en ella. Si algo está claro es que el nuevo presidente de Irán tiene mucho más cintura política que su antecesor.
Los Estados Unidos habían quedado bastante aislados en el concepto internacional por su decisión de atacar a Siria en forma unilateral y sin el aval de la ONU. Sus ciudadanos manifestaron una férrea oposición a lo que se estaba haciendo. Primaron los problemas y la economía interna.
Las encuestas le mostraron a Barack Obama la realidad en la que se debía mover y no tuvo más remedio que decidir y llevar a la práctica el brusco cambio de dirección. Irán no renunciará a sus ambiciones nucleares, el único cambio es que quiere conversar. El pretexto del uso civil no hace menos peligroso que esos materiales estén en manos de fanáticos como ellos. Ante el mínimo peligro no dudarán en utilizar todo lo que tengan a mano. Ya han demostrado que la vida no vale nada para ellos.
Es casi seguro que han tenido participación directa en el atentado de la AMIA en Bs. Aires, y estuvieron presentes en cantidad de actos terroristas en el mundo. ¿Quién puede dar credibilidad a individuos tan nefastos? ¿Quién puede creer que por arte de magia van a cambiar su postura referente a los demás países y las demás personas que habitan el planeta? Israel pasó, por el momento, de ser protagonista, a ser un espectador de los hechos. Netaniahu trata de retomar protagonismo para que no se deje de lado el interés y la defensa de Israel. Esta enfrentando los últimos acontecimientos con declaraciones y discursos desde los Estados Unidos. El no puede aparecer como un quejoso y cuida mucho sus palabras para no mostrarse afectado pero de hecho lo esta. Por el momento no puede actuar. Ha perdido el plafón que le daba el gobierno de Estados Unidos que aun si quisiera está absolutamente limitado por sus ciudadanos. Nadie quiere que ayuden a otro país cuando no pueden atender sus propias cuentas.
El asunto palestino y las conversaciones volverán a la escena
Aunque en esta gran obra de teatro habían quedado como artistas de reparto la nueva situación pondrá otra vez sobre el tapete a Biniamín Netaniahu y M. Abbas. Las supuestas conversaciones secretas no sabemos en qué punto se encuentran, aunque se filtran dos por tres algunos datos. Hace días que Siria dejó de ser primera plana aunque siga muriendo gente en ese territorio. Volveremos a hablar de parar los asentamientos, de fronteras, seguridad e intercambio de territorios, entre otros items. Israel está dispuesto a hacer concesiones según las manifestaciones públicas pero no creo que en la práctica eso sea de esa forma.
Hay una gran oposición interna incluso dentro del gobierno. Netaniahu es un hábil político, de eso no hay duda. Está campeando el temporal como puede. Cuando estas conversaciones requieran apoyo económico para cualquiera de las partes los ciudadanos estadounidenses volverán a rechazar esta posibilidad. Hoy prima el bolsillo antes que las cosas justas o necesarias. Cada uno mira dentro de su ombligo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *