Muralla humana
05/11/2013
Aprender de Kristallnacht
12/11/2013

Por Milos Alcalay
Durante la segunda semana de Noviembre de 2012, los venezolanos recordamos con angustia la “Noche de los Cristales Rotos”, realizando una serie de eventos dirigidos especialmente a las nuevas generaciones, para que no se olviden lo que ocurrio y  para exigir que nunca mas se repita la pesadilla del 9 y 10 de Noviembre de 1938, cuando hordas del Partido Nacional Socialista arremetieron en Alemania y en Austria contra los ciudadanos judios, sus propiedades, sus casas, sus colegios y sus sinagogas.  
Kristalnacht fue el preludio de la nefasta marcha de mas de 6 millones de judios a campos de concentracion como Auschwitz, Buchenwald, Dachau, Treblinka, Sobibor, condenados al exterminio por un sistema judicial del horror que admitio el fin del Estado de Derecho; la “aprobacion” de leyes ilegitimas como las de Nuremberg; las vergonzosas arengas del Ministerio de Propaganda que dirigia Goebbels; las definiciones como “apatridas” a todos aquellos que disentian de las proclamas de “amor de Hitler”;  la utilizacion de las milicias Nazis a traves de la Sturmabteilung (SA), que arrasaron con 7000 tiendas de judios bajo la mirada complice y tolerante de los militares y policias – estableciendo un mecanismo de odio, que luego tambien opero contra politicos de oposicion, gitanos, eslavos, minusvalidos, homosexuales y por supuesto, judios.
El Juez Argentino Daniel Rafecas estuvo en Venezuela como invitado especial para presentar su libro “Historia de la Solucion Final” (Editores Siglo XXI) y exponer de manera minuciosa  la investigacion que hizo, pero no solo como analisis historico, sino como una muralla que evite que las corrientes “negacionistas” que existen en el mundo como las del Presidente del Iran Mahmoud Ahmadinejad, puedan exponer su cinica mentira de negar la existencia de las mas infames paginas de la Historia.
El magistrado Rafecas expuso detalladamente los planes de exterminio ante instituciones judias y no judias; ONGs; Universidades; Embajadores y diplomaticos acreditados en Venezuela; Medios de Comunicacion, estudiantes, religiosos catolicos que recordaron las condenas que hizo el Papa Juan Pablo II a estos atropellos y el Pastor Evangelico Samuel Olson, Presidente de la CEV. Rafecas detallo las intenciones que tuvieron de enviar inicialmente a todos los judios a Madagascar; despues la idea de enviarlos a Siberia para exterminarlos por las inclemencias de la naturaleza , y finalmente la utilizacion de la tecnologia genocida de los hornos crematorios con tecnicas de produccion de cadaveres nunca antes vistas, a pesar de los siglos de inquisicion, pogroms y teorias judeofobas.
Las tristes palabras de venezolanos sobrevivientes del holocausto como David Israel en nombre del Yad Vashem o Trudy Spira, se unieron a otras voces como las de la Embajadora Miriam Feil, Presidenta de la B’ nai B’ rith, de Marianne Kohn Beker de la directiva del Espacio Ana Frank,  al lado de  emotivas intervenciones de otros distinguidos venezolanos como Carlos Armando Figueredo, Ildemaro Torres y representantes de otras instituciones. A su vez, Heinz Sonntag como Aleman de origen, recordaba como en su juventud interpelaba el comportamiento de aquellos que en la culta alemania se dedicaron a justificar el exterminio, no solo como denuncia, sino de manera especial como la advertencia para que nunca mas se vuelvan a repetir ni en Europa, ni en America Latina, e impedir que sentimientos de odio se pueda producir en un pais como Venezuela que siempre fue un pais abierto a la inmigracion de judios, musulmanes, ortodoxos, agnosticos.  
Felizmente tambien se recordo con emocion cuando el Presidente Eleazar Lopez Contreras, en momentos en que se producia la Noche de los Cristales Rotos, abria las puertas de la Esperanza a los barcos Caribia y Koenigstein para que centenares de judios encontraran un asilo en nuestra Tierra, mientras otros paises se negaban a recibirlos: Hermosa pagina de la Venezuela Digna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.