Centro de Arbitraje resolverá disputas comerciales entre israelíes y palestinos

Bebé nacido en hospital en Filipinas se llamó Israel
16/11/2013
Hospital israelí atendió a nieta de Haniyeh, de Hamas
19/11/2013
La creación de una paz "económica" entre Israel y los palestinos dio un gran paso hacia adelante hoy con la puesta en marcha del Centro de Arbitraje de Jerusalem (CAJ), un mecanismo de solución comercial que se espera que ayude a impulsar el comercio entre Israel y Palestina.
"Dondequiera que haya más economía hay menos cohetes y disparos", afirmó Oren Shachor, miembro del comité ejecutivo de la Cámara de Comercio Internacional (CCI), la organización que creó el CAJ de Israel.
Hasta ahora, las disputas comerciales entre israelíes y palestinos fueron relegadas a los mecanismos del acuerdo de Oslo. Las empresas israelíes no podían estar seguras de que las decisiones judiciales se aplicaran en las zonas palestinas, mientras que los palestinos se sintieron perjudicados por la ley israelí, especialmente cuando enfrentaban a grandes y potentes empresas. Los tribunales palestinos eran generalmente hostiles a los israelíes, por lo que eran una mala alternativa.
"No hubo un acuerdo y la mayoría de las ofertas se realizaba en dinero en efectivo", explicó Shachor. Debido a los mecanismos legales de los que carecían, las empresas se basaron en la entrega y garantía bancarias.
Debido a que el nuevo sistema permitirá a las personas someter sus controversias a un arbitraje obligatorio, se espera que abra las puertas a otro tipo de contratos, el crédito y los acuerdos comerciales.
"El comercio entre palestinos e israelíes asciende en la actualidad a más de 4 mil millones de dólares cada año, dando lugar a miles de casos de disputas comerciales", señaló el presidente del CCI, Harold McGraw. "El CAJ traerá una solución de controversias justa, rápida y rentable a la región y se espera que ayude a corregir las relaciones entre los hombres de negocios palestinos e israelíes, espacio para la apertura de nuevos mercados, la atracción de inversiones nacionales y extranjeras y de ofrecer beneficios a largo plazo para los profesionales”.
Si, por ejemplo, un palestino cree que recibió productos defectuosos del fabricante había pocos recursos. El CAJ, por otro lado, será reconocido por las autoridades judiciales, legalmente coordinada, y de cumplimiento obligado por ambas partes.
Fuente: Itón Gadol

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.