Conferencia secreta: Shimón Peres y 29 líderes árabes

Bebé israelí herida en un ataque con piedras
01/12/2013
Arafat no murió envenenado, según expertos franceses
04/12/2013
El presidente del Estado de Israel, Shimón Peres, ofreció una videoconferencia durante la Cumbre de Defensa del Golfo Pérsico en Abú Dhabi, ante la presencia de los ministros de Exteriores de Bahrein, los Emiratos Árabes Unidos, Omán, Yemen y Catar. También estaban presentes ministros de la Liga Árabe y otros países musulmanes como Indonesia, Bangladesh y Malasia, de acuerdo con un informe del diario Yediot Aharonot.
Desde su oficina en Jerusalén, y con la bandera de Israel a sus espaldas, Peres habló ante un grupo de 29 ministros de Exteriores de la Liga Árabe y la Organización de la Conferencia Islámica, entre los que se encontraba un hijo del rey de Arabia Saudita.
El histórico evento fue promovido por el asistente de las Naciones Unidas, Terje-Rod Larsen, y el enviado especial del gobierno norteamericano en las negociaciones con los palestinos, Martin Indyk.
Cuando el presidente disertó nadie se retiró de la sala; e incluso al finalizar se escucharon aplausos.
Larsen estuvo encargado de dirigir la presentación de Peres y de acuerdo con lo pactado, los funcionarios árabes y musulmanes no hicieron preguntas directamente al presidente sino a Larsen quien a su vez las transfería al nonagenario líder israelí.
El evento fue revelado por el periodista Tom Friedman, columnista del diario New York Times, quien estuvo en el evento y se impresionó por su significado.
Friedman no dio a conocer el contenido de la conferencia; sin embargo, el rotativo Yediot Aharonot sugiere que Peres disertó sobre la contribución que Israel puede hacer a Oriente Medio en distintas áreas, sobre la posibilidad de una solución negociada con los palestinos, el terrorismo islámico y la carrera nuclear de Irán.
Los Emiratos Árabes Unidos, que organizaron la cumbre, eligieron a Peres para abrir la asamblea, para testimoniar la jerarquía del presidente israelí en este preciso momento, y más aún la importancia de mantener buenas relaciones con Israel contra el enemigo común, Irán.
"Había una gran excitación en ambas partes. Todos eran conscientes de que era algo histórico: el presidente del Estado judío desde su oficina en Jerusalén con la bandera de Israel, y ellos en el Golfo Pérsico, hablando de seguridad, guerra contra el terrorismo y paz", señaló al rotativo una fuente involucrada en la organización del evento.
Fuente: Aurora Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.