Entrevista a Sammy Eppel: los judíos en Sudáfrica

Israel lamentó la muerte de Nelson Mandela
06/12/2013
Mandela y el Pueblo Judío
09/12/2013
“Un 50% de los blancos que lucharon contra el Apartheid en Sudáfrica fueron judíos… quienes también ayudaron a Mandela en su revolución por una causa justa y antirracista”. Y es que saber sobre nuestros hermanos judíos a nivel mundial, cómo viven, cuáles son sus problemas, sus aportes en la Diáspora y en las sociedades modernas son temas que debe conocer cada judío en cada rincón del planeta para reforzar la identidad hebrea y esclarecer tópicos antisemitas cuando se acusa indiscriminadamente.
Y en esta tónica está el Director de la Comisión de Derechos Humanos de la Fraternidad Hebrea Bnai Brith de Venezuela, Sammy Eppel, quien asistió los días 27 y 28 de agosto de 2011 en representación de la comunidad judía venezolana a una conferencia en Sudáfrica titulada “El ciudadano judío mundial”, organizada por la comunidad hebrea local, en la cual se tocaron diversos puntos sobre el judaísmo contemporáneo, Israel y los peligros y exigencias que existen y vendrán.
¿De qué trataron las ponencias?
Hubo ponencias sobre lo que era el judío en el mundo, ponencias de ministros israelíes, presidentes de las comunidades judías de la diáspora. Por mi parte presenté la situación de la comunidad judía venezolana. También se habló de los aportes de la comunidad judía sudafricana a la sociedad y al país y en varios mensajes -como en el de Mandela- se instó a ser parte y ayudar en la grave situación social que tiene Sudáfrica.
¿Qué pudo conocer de la comunidad judía sudafricana?
Es una comunidad muy especial. Cuenta con una mayoría de inmigrantes de Lituania y Letonia; la mayoría llegó entre la 1er y 2da Guerra Mundial. Hace más de un siglo que hay presencia judía en Sudáfrica y muchos son sudafricanos de 3era o 4ta generación. Lamentablemente es una comunidad es disminución, ya que hace 15 años contaba con 120 mil miembros y hoy en día sólo tiene 70 mil. Está muy organizada y cuenta con grandes e importantes instituciones. Para dar una idea el ancianato judío tiene 2 mil residentes. Casi el 80% de la comunidad se encuentra en Johannesburgo aunque también hay presencia en Puerto Elizabeth, Durban y Ciudad del Cabo. Hay muchas sinagogas, algunas con una arquitectura espectacular.
¿Cuáles son las razones de la disminución de judíos en Sudáfrica?
Creo que tiene que ver con el miedo que se ha sentido por lo que ocurrió en la vecina Zimbabue, hace 46 años este país se llamaba Rodesia del Sur, era el país más próspero en África, hasta que ocurrió una revolución que tomó visos de extremismo, fueron expulsados los blancos sin importar sus vínculos al país. Este ejemplo, cuando en Sudáfrica se da la revolución contra el Apartheid creó mucho miedo entre la comunidad judía local.
¿Cuál fue la situación de los judíos sudafricanos en el Apartheid?
Ya en los años 50 había judíos que luchaban contra el Apartheid y de hecho hubo mucha ayuda de la comunidad judía a Mandela; cuando él se gradúa de abogado va a trabajar en un bufete de abogados donde había varios destacados juristas judíos y estos son los que lo apadrinan. Estas relaciones entre Mandela y los judíos sudafricanos duran hasta el día de hoy. Es interesante destacar que hubo judíos sudafricanos perseguidos por ayudar la revolución de Mandela, padecieron del odio y hasta se llega a decir –y está documentado así en bibliografía que ha publicado la propia comunidad judía local- que hasta un 50% de los blancos que lucharon contra el Apartheid eran judíos.
Los judíos padecen de antisemitismo y sin embargo lucharon contra el Apartheid en Sudáfrica ¿Por qué?
El judío no participa de discriminaciones, las ha padecido a los largo de la historia, y cuando se le presentan estas situaciones simplemente las combate porque sabe la magnitud del daño que puede ocasionar el odio irracional con falacias raciales. Se debe recordar que el régimen del Apartheid comienza en 1964 como política de Estado cuando se empiezan a dictar las leyes raciales, no obstante, antes del 64 había mucho racismo en el país y es por esto que ya había grupos que luchaban contra este racismo. Las leyes racistas llegaron al punto de “apartar” (Apartheid) a la gente negra de los blancos, así como los nazis por medio de los Guettos apartaba a los judíos de los arios.
¿Qué más pudo conocer de Mandela?
Mandela estuvo preso por 27 años, en 1990 salió en libertad y estuvo en Venezuela en 1991 en una gira internacional que realizó. Se llevó una muy buena impresión del país por su sistema político y tolerancia, esto fue lo que me informaron en su casa, en Soweto (a las afueras de Johannesburgo donde durante el Apartheid estaban obligados a vivir los negros). Tuve la oportunidad y el honor de conocer su casa y sus historias familiares como parte del congreso al que asistí.
¿Qué aporte judío le impactó más en su visita?
Conocí a la directora de un hospital en Soweto, quien es una persona y doctora excepcional -miembro de la comunidad judía- y quien ha dedicado su vida a la cura e investigación del Sida; lamentablemente Sudáfrica es el país con más infectados de Sida en el mundo. 
Con respecto a la conferencia ¿Cuál es la situación de los judíos?
Hay varias opiniones, como la del presidente de la comunidad judía de Marruecos, quien trae una opinión de que el judío es perfectamente respetado, de hecho la constitución marroquí hace referencia explícita al respeto a los judíos; yo diría que este caso es una anomalía con respecto a la situación judía del resto de los países árabes. Él lo atribuye a que esa parte de África no fue conquistada por los otomanos, pero igualmente sabemos que quedan muy pocos judíos, unos 2 mil en Marruecos. Lo mismo ocurre en la India, donde hace 15 años había cerca de 35 mil y ahora sólo quedan 5 mil. La situación mundial no es halagadora.
¿Cuáles son sus conclusiones?
Veo a una comunidad judía sudafricana con problemas, esa es mi impresión. Ya la figura de Mandela no es la misma de cuando llegó al poder y venció con su revolución el Apartheid. Esta revolución se ha logrado a medias, hay un 40% de desempleo y en la juventud negra llega hasta un 60%, esto es el caldo de cultivo para que surjan problemas. Existe una especie de discriminación al revés (contra los blancos) y la entiendo perfectamente como una forma de equiparar la igualdad social en su momento. Por ejemplo existe la ley 8×1 y esta dispone que en los trabajos debe haber 8 empleados negros por cada blanco: si bien es cierto que esto ayudó a luchar contra el racismo del Apartheid hoy en día crea un racismo al revés, y son muchos los blancos -incluyendo muchos judíos- que con mérito no pueden entrar a una universidad o trabajo por meritocracia y se ven obligados a irse del país, este ejemplo es muy común con los jóvenes judíos sudafricanos. La inmigración más fuerte de los judíos sudafricanos se ha dado hacia Australia e Israel.
Cuéntenos de la conferencia de Durban ¿Cómo vive la comunidad judía sudafricana esta situación?
Ellos lo padecen muy hondamente. Son personas que aportaron al país, nacieron ahí y se sienten sudafricanos, por ende les duele mucho que el caldo de cultivo para este nuevo antisemitismo haya crecido ahí en Durban hace diez años. La izquierda se ha sumado a este antisionismo y antijudaísmo en Durban y se agarran de que Israel, como muchos otros países, no rompió relaciones con Sudáfrica durante el Apartheid. Es absurdo pensar que no existe racismo en ninguna otra parte del mundo, solamente en Israel, y a esto juega la Conferencia de Durban: es netamente racista y parcializada.
¿Cuáles son sus conclusiones de esta experiencia?
Nosotros no sabemos lo que está pasando en otras partes del mundo. Semanas antes del viaje indagué en internet para conocer Sudáfrica, entré en páginas Web de la comunidad e instituciones judías locales, aprendí muchas cosas, pero sólo estando allá comprendí lo que realmente ocurre. Por eso creo importante lo que hace la Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela (CAIV) y la Comisión de Derechos Humanos de la Fraternidad Hebrea Bnai Brith de Venezuela cuando asistimos a conferencias, foros y seminarios internacionales y aprendemos de nuestros hermanos judíos del mundo y damos a conocer nuestra situación en Venezuela. Muchos se asombran cuando se les presenta el caso del antisemitismo en Venezuela. Esto es Hasbará (esclarecimiento) de nuestros temas y hay que hacerlo.
Por Abel Flores
Fuente: Comisión de DDHH de Bnai Brith Venezuela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.