2013 fue un gran año para la alta tecnología israelí

Jerusalén: Bar Mitzvá a sobrevivientes del Holocausto
15/06/2014
YO, una exitosa aplicación israelí
21/06/2014
El año 2013 fue un año positivo para el desarrollo de la alta tecnología y biotecnología israelíes, en casi todos los aspectos: las inversiones totales se incrementaron, los salarios aumentaron y hubo algunas salidas impresionantes. De acuerdo la consultora de recursos humanos Ethosia, el sector de tecnología móvil sigue guiando a la industria, a pesar de algunos signos preocupantes, aún hay espacio para mucho optimismo.
Según los datos, en el primer semestre del año, se registró un aumento del 52% en la demanda de desarrolladores de aplicaciones móviles y Web. Esta tendencia se mantuvo durante casi todo el año. Las start-up fundadas este año lograron recaudar más de 380 millones de dólares, con las empresas de Internet que representan el 25% de los fondos recaudados. “Las empresas de Web y móviles han superado los niveles de recaudación de fondos de la comunicación y las compañías de semiconductores, que habían sido los líderes dominantes hasta ahora, por decenas de puntos porcentuales”, comentó el gerente de Ethosia, Eyal Salomon. Según las previsiones, no se espera que esta tendencia cambie en el 2014 o en los años siguientes.
La venta de Waze a Google por cerca de mil millones de dólares afectó profundamente el mercado de trabajo en Israel durante el verano de 2013. Según lo indicado por los datos recogidos por el equipo de investigación de Ethosia en ese momento, el cierre de la operación provocó un aumento del 40% en la demanda de desarrolladores de aplicaciones móviles y el aumento de las cifras de recaudación de fondos en las empresas de software tradicional, que también desarrollan productos para las empresas.
Waze no fue la única compañía israelí en tener una salida impresionante en el último año, Trusteer, que proporciona soluciones de software que ayudan a las empresas a defenderse contra el fraude financiero y de las amenazas de seguridad, fue vendida a IBM por 900 millones de dólares, y la compañía biomédica Prolor se vendió por 480 millones de dólares. Muchas otras compañías israelíes se vendieron por cantidades prácticamente desconocidas. Según Salamon, este éxito indica que no se trata de intentos de buscar salidas rápidas y sueños de riqueza instantánea, sino de paciencia deliberada y maduración de procesos en el tiempo.
Fuente: Aurora Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *