Miguel Truzman: análisis del conflicto en Gaza
17/07/2014
VIDEO: Miguel Truzman habló en Brújula Internacional
21/07/2014
Elías  Farache  es un  Vicepresidente de la Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela (CAIV) y ex presidente de la Asociación Israelita de Venezuela (AIV).  Farache cuenta con una capacidad de análisis y de entender la realidad, sus conocimiento y gado de instrucción intelectual han logrado que Elías aporte a la comunidad Judía del país a través de su pluma, palabra y acción.
Parte del libro presentado recientemente por Elías Farache lo hemos apreciado en la gran cantidad de oportunidades donde la comunidad lo ha designado por decisión unánime como Vocero, para cualquier tema u ocasión. Elías entonces se ha convertido en un Clásico un “Best seller” de la comunicación y un analista internacional como muy pocos en nuestro país. Gracias a sus dones comunicacionales se convierte en presa imposible para los detractores del Pueblo judío.
A continuación CAIV Web ha tomado parte de sus palabras en el evento señalado:
Hace algún tiempo, pensé que no era necesario escribir y publicar otro libro sobre temas del pueblo judío y del Estado de Israel, porque constituye una repetición de hechos y argumentos ciertos, conocidos y verificables ¿Qué sentido tiene repetir la verdad una y otra vez?
El esclarecimiento, la HASBARÁ, es una especie de patente única del pueblo judío y del Estado de Israel.
A diario, comunidades y estado judío tienen que explicar sus conductas, acciones y omisiones. A diario, debemos justificar nuestra existencia y revalidar nuestros derechos. Existen en otros países que no son Israel y en otras instituciones que no son las judías, aparatos de mercadeo y Relaciones Públicas PR como dicen los más elegantes.
Y es un libro compuesto por unos cuantos escritos, crónicas y ensayos que fueron redactadas generalmente para explicar alguna situación y fomentar en el lector la reflexión o la búsqueda de la verdad. Algo sencillo, pero no por ello fácil.
Hacemos esclarecimiento para sentirnos bien con nosotros mismos. Sí, con nosotros que apoyamos la existencia y desarrollo del Estado de Israel, y el derecho de los judíos a tener un Estado Independiente.
Sí. De la causa sionista.
Sionismo, ése término tan vilipendiado y manoseado para mal significa y es el movimiento político de los últimos ciento y pico de años por establecer una patria judía en las tierras bíblicas donde siempre, siempre, siempre, siempre. Hubo presencia judía. Donde los hebreos se asentaron en tiempos de Abraham, y luego vinieron tras errar 40 años en el desierto para fundar un Estado. Un estado que fue el Reino de Israel, luego el Reino de Judea. Donde se fundó Jerusalén, si Jerusalén, la ciudad del Rey David y donde Salomón construyó el templo. Templo que fue destruido dos veces en la misma fecha del calendario, 9 de AV, por los imperialistas de turno (término muy popular y utilizado por la revolución).
En 1948 se fundó el Estado de Israel y es el éxito del movimiento sionista.
Eso y más nada es sionismo.
Porque sabemos que quienes mienten, quienes utilizan los términos de manera tergiversada a propósito no son susceptibles de esclarecimiento ni de rectificación. Su meta es otra, sus creencias no son nobles.
Detrás de la demonización del sionismo, está la intención de deslegitimar al Estado de Israel
¿Por qué ocurre esto?
¿Es por solidaridad con el sufrido pueblo palestino? No. Que va. Si solidaridad hubiera con este grupo humano, no habrían campos de refugiados que tienen más de sesenta años en Líbano, Jordania, Siria Gaza y la Margen Occidental.
¿Alguien entiende cómo se puede tener a refugiados de tres o cuatro generaciones en campos en territorio árabe?
No. Eso no tiene explicación.
Tiene intención.
La intención permanente fue, es y, lamentablemente será, aquella basada en la verdadera creencia y motivación que conviene que sepamos, que recordemos: el no reconocimiento del derecho de los judíos a tener un Estado. A tener Patria. Y como diría alguien en otras latitudes, en estos momentos, luego de 2000 años de la destrucción del templo de Jerusalén a manos de Tito, luego de muchas penurias, luego de muchos esfuerzos y más sufrimientos tenemos Patria.
Los judíos tienen Patria. Con tierra, himno y bandera. Con dignidad. Un estado moderno, pujante y democrático. Con instituciones, poderes públicos independientes. Con desarrollo técnico, científico y calidad de vida. Con derechos humanos que se respetan. Sí, derechos humanos que se respetan.
Porque en Israel hay un 25% de árabes israelíes que tienen ciudadanía israelí y plenos derechos civiles. Derechos que incluyen educación pública acorde con su idiosincrasia, y acceso a todos los servicios de salud y educación entre otros.
Chequeen el número de universidades que hay en Gaza o en la Margen Occidental. O en los territorios ocupados como diría el antes mentado y jamás bien ponderado Walter. Y chequeen quién fundó y/ permitió esas universidades. Chequeemos que población árabe del mundo tiene mayor calidad de vida, y descubriremos que entre ellos están los árabes israelíes y los palestinos de Cisjordania y Gaza.
Sólo Egipto y Jordania reconocen fríamente a Israel.
Los demás vecinos aún expresan su voluntad de destruirlo. También aquellos no tan vecinos, como nuestros muy mentados iraníes. Esos mismos que son recibidos en la ONU, telefonean a Obama y con la sinceridad propia del descaro, expresan su intención artística de borrar a Israel del mapa
En este momento estamos en una campaña de defensa de Israel llamada Margen Protector.
Este tipo de situaciones se ha repetido desde el 2006. En el 2006, en el 2008-2009, en el 2012 y ahora, en el 2014.
Es un nuevo y novedoso esquema de terror.
Debo mencionar que los mejores inventos en cuanto a atentados provienen del Medio Oriente. De las facciones allegadas a la OLP.
Hasta los 70-80 eran fedayines. Pistoleros que incursionaban en territorio israelí y tomaban víctimas civiles pero trataban de salvar su vida.
En los 70 -80, además de Munich, los secuestros de aviones. Gran negocio para Hollywood también, porque buenas películas se han hecho al respecto. No hay mejor fantasía que la realidad.
En los 90 y los 2000 los atentados homicidas suicidas hombres mujeres bomba.
En los dos mil y hasta hoy, la modalidad del secuestro de israelíes, canjeables por cientos o miles de prisioneros confesos y convictos Ah, vale decir que el israelí secuestrado puede ser devuelto en urnas, cadáver. Como el caso de Reguev y Goldwasser
O contra la liberación de 1005 prisioneros convictos y confesos en el caso de Guilad Shalit
Y la modalidad de hoy, que es la nueva invención: el lanzamiento de cohetes y morteros a la geografía israelí, adonde quiera que pueda hacer daño, en forma imprecisa pero letal.
Cohetes y morteros lanzados en grandes cantidades.
Así fue en el 2006. Desde Líbano y desde Gaza.
En esos días, ciudades enteras tenían que ser evacuadas. Sus habitantes se trasladaban del norte al sur buscando refugio y alejándose de la rutina perversa de explosiones precedidas por sirenas.
En el 2008-2009, la modalidad tomó una nueva iniciativa desde Gaza. Cientos de cohetes eran lanzados desde Gaza. Hubo que realizar la Operación Plomo Fundido. La calma retornó hasta el 2012, con lanzamientos esporádicos en el interín.
Por supuesto, la imagen de Israel en estos conflictos es la del villano. El fuerte que oprime al débil.
Es la foto contra la historia. El dolor infligido por provocación, frente a la legítima defensa. El sector que teme a la muerte, aprecia la vida y evita el sufrimiento, frente a quien quiere ser mártir, y cree en la muerte como forma de redención. O como forma cruel de obtener el favor de la opinión pública y el favor de los poderosos.
Para el 2012, a finales de año, una nueva ofensiva de lanzamiento de cohetes desde Gaza se encontró con una respuesta israelí que en menos de dos semanas logró un cese de fuego que perduró, cohetes más cohetes menos, hasta estos últimos días.
Pero esta vez, las huestes de HAMAS se encontraron con una disciplinada población israelí que se refugia al oir alarmas y sirenas.
Una población que cuenta con un avanzado sistema de intercepción de cohetes y morteros. Calcula la trayectoria del dispositivo, decide si disparar contra él para destruirlo o deja que caiga en zon baldía.
En esta ocasión, en el 2014, HAMAS tiene problemas con Irán. Apoya a ISIS, al Califato de nuestros días que por su parte enfrenta a los chiítas de Irán. Necesita subir su popularidad. Necesita mostrar radicalismo y mostrar que su reciente y obligada reconciliación con Mahmud Abbas, Al Fatah y la OLP no es un síntoma de ablandamiento.
No se preocupen al oir estos términos. Chiítas contra sunitas, sunitas contra alawitas, turcos contra kurdos todos contra Israel. Kurdos o sobrios.
También me preocupaba que no lo entendía, hasta que hace unos días leí que Churchill le comentaba a sus asesores que no entendía tampoco este complicado y enfrentado mundo del Islam.
El segundo estado palestino de facto, que no reconoce ni negocia con Israel, y que tiene como meta destruirlo según la carta fundacional del HAMAS había anunciado como estrategia futura el secuestro de israelíes para exigir rescate.
Sí, segundo estado. Porque a todas estas, existe la Autoridad Nacional Palestina en la Margen Occidental y el Gobierno de Hamas en Gaza. Dos jefes de Estado, dos trenes ministeriales, dos fuerzas de seguridad, doble nómina. El esquema de dos estados para dos pueblos se ha convertido en tres estados para dos pueblos.
Más de cuarenta intentos de secuestro han sido evitados en lo que va de año.
Esta vez, el secuestro de tres adolescentes el 12 de junio de 2014, fue seguido de alabanzas y celebraciones. Un éxito operacional.
Israel lanzó una campaña de búsqueda intensa. Empezaron a lanzarse cohetes sobre la geografía israelí y al encontrarse los adolescentes asesinados e intensificarse la andanada de cohetes, se inicia la operación Margen Protector, previa advertencia que de no cesar el bombardeo, Israel actuaría en consecuencia para defender a su población.

¿Qué se supone que debía o debe hacer Israel?
¿Meterse en refugios?
¿Esperar a que se acabe el arsenal de cohetes de HAMAS?
Un arsenal que permite lanzamiento de más de cien cohetes al día, a todo lo largo y ancho de Israel. Sin precisión pero con amplio espectro.
A los detractores de Israel y defensores a ciegas de Israel: ¿no resulta curioso que en una “cárcel grande” como llaman a Gaza ciertos maledicentes, por decir lo menos, exista esa infraestructura para lanzar, fabricar, importar y almacenar tal cantidad de armas? ¿Qué clase de ayuda humanitaria reciben?
No hay manera que haya proporcionalidad. En guerra y conflictos, eso es una ridiculez. Israel debe usar los máximos recursos tecnológicos para evitar en la medida de lo posible y lo imposible las bajas civiles que busca HAMAS para lograr centimetraje y apoyo mediático.
Los lanzamientos y los almacenes de armas están localizados en casas, hospitales, mezquitas, edificios los civiles son los escudos humanos. HAMAS llamó a la población a servir de escudos humanos.
Seguro que no hay proporcionalidad. No puede haber.
El segundo presidente de Israel, luego del venerable Chaim Weitzman fue Istzhk Ben Zvi. Es una anécdota conocida que luego de tomar posesión del cargo, llegó a la residencia oficial por primera vez y entrando se tropezó con un joven soldado apostado en la puerta y con un fusil en la mano; siendo una noche fría, le preguntó que hacía allí y el joven le informó que era su guardia de honor designado para protegerlo. Ben Zvi, el presidente, lo invitó a pasar adentro, pero el joven se negó porque estaba en funciones. Órdenes son órdenes le dijo.
Al rato, Ben Zvi salió y le dijo al soldado que entrase. No, no puedo. Órdenes son órdenes le dijo.
Al rato, Ben Zvi salió con una taza de té caliente y le dijo al soldado: Toma esta taza, pasa adentro, tómate el té y déjame el fusil. Yo hago guardia mientras
Ese es el espíritu de Israel, de los judíos. Preservar la vida propia y la ajena. Cada persona es un mundo, porque de una persona, Adán derivó una humanidad. Cuidamos la vida y su calidad.
Los soldados de Israel son jóvenes, niños que hacen servicio militar obligatorio y por obligación de supervivencia. Todos los cuidamos y los queremos sanos y salvos en casa. Con nosotros.
Para evitar bajas es que Israel tiene la mejor Fuerza Aérea del mundo. Invierte y gasta mucho en ello, para evitar esas operaciones terrestres que son peligrosas, mortales y crueles. Con bajas y con víctimas de todos los lados.
No puede haber proporcionalidad.
La única víctima del ataque de cohetes en Israel ha sido un joven en el paso de Erez. Le cayó un cohete cuando desoyó la sirena y llevaba viandas a unos soldados apostados cerca del lugar.
No puede haber comparación ni proporcionalidad cuando unos cuidan la vida y otros ponen la vida para lograr sus cuestionables objetivos.
El sistema Cúpula de Hierro es muy efectivo. Cada proyectil que lanza cuesta unos 100 mil dólares.
Imagínense cuánto dinero cuesta al día repeler cien o ciento veinte cohetes. Veamos en que invierte y gasta Israel su dinero.
No puede haber proporcionalidad. Unos cuidan la vida, otros se suicidan.
Unos cambian un prisionero por lo que sea. Otros cambian 1000 por 1.
La hasbará, después de todo es sencilla. ¿Por qué? Porque se trata solamente de decir verdades y cifras ciertas, hechos comprobables que están en fuentes abiertas, a la mano de todos. Es la verdad. Y con la verdad ni se ofende ni se agrede pero se puede ir preso.
Israel va a perder la guerra de los medios informativos. Será condenado y vilipendiado. No hay mucho que hacer.
Es injusto, está basado en malas intenciones y mentiras.
Pero seamos objetivos y por ello optimistas.
El pueblo judío vive uno de los mejores momentos de su historia. Tiene independencia territorial y un estado envidiable. Tiene dignidad y es respetado incluso temido. Vemos milagros al descubierto todos los días.
Entonces seamos optimistas, digamos la verdad con educación y con firmeza. Con la Voz en Alto pero sin gritar y recordemos que como judíos, mejor que nos alaben y reconozcan claro
Pero entre que nos condenen y nos tengan lástima, prefiramos ser condenados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.