Mundo de orden y de desorden
22/07/2014
Silencio
25/07/2014
Por Momy Sultan
Estos nuevos enfrentamientos entre Israel y Hamás han empezado por el asesinato de los tres jóvenes israelíes. Fue la oportunidad para que se iniciaran los disturbios. El problema palestino-israelí tiene las mismas características de la Guerra de los Cien Años entre Francia e Inglaterra, que empezó en enero de 1337 y finalizó en octubre de 1453: un problema sin solución.
La Primera Intifada empezó en 1987, cuando los palestinos arrojaron piedras a los que estaban orando en el Muro de los Lamentos. La Segunda Intifada en septiembre de 2000, con la excusa de que Ariel Sharon estuvo en la explanada de la mezquita de Al-Aksa.
En estos días todas las grandes ciudades de Israel están siendo bombardeadas indiscriminadamente desde Gaza, por una lluvia de misiles de largo alcance facilitados por Irán a través de Siria. Esto me recuerda el bombardeo que sufrió Londres en la Segunda Guerra Mundial, con las bombas volantes V1 y V2 alemanas.
EEUU se movilizó 20 mil kilómetros para buscar y eliminar a los terroristas que ejecutaron el atentado en las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001, y todavía los están buscando en Irak, Afganistán y Pakistán. Todos los países son felicitados cuando eliminan una base de terroristas; a Israel se le critica por hacer lo mismo en defensa de la seguridad y la vida de sus ciudadanos.
Israel es el país más militarizado del mundo, pero sin militarismo de ninguna clase, donde todos los ciudadanos son parte del ejército y el ejército está formado por todos los ciudadanos.
¿Qué esperan las plañideras de turno? ¿Que no defendamos lo nuestro y nos dejemos matar? Prefiero que digan “qué malos son los judíos” y no “pobrecitos los judíos”. Cuando arrecien los bombardeos aéreos y muy probablemente comiencen los ataques terrestres para acabar con las bases de Hamás, todo el mundo dizque civilizado alzará sus voces para condenar a Israel. Hay cosas muy significativas, como que de los 192 miembros de la ONU solo cinco declararon que Israel tiene derecho a defenderse.
En la guerra civil en Siria llevan 170 mil muertos, pero muy pocos países lo han condenado, sino que muchos defienden al asesino de Assad por sus propios intereses.
Israel tiene que estar preparado para un segundo frente que le va a abrir desde el sur del Líbano el movimiento Hezbolá, para aliviar la presión en la Franja de Gaza. La primera campaña en el Líbano empezó el 12 de julio de 2006 y finalizó el 14 de agosto del mismo año. Las tropas israelíes se llevaron una gran sorpresa por lo bien preparado y armado que estaba Hezbolá, sobre todo por su sistema defensivo que era de tipo vietnamita, el que adoptó el Vietcong en su lucha contra los norteamericanos, formado por sistemas subterráneos que la aviación bombardeó sin tregua durante varios días. Cuando se efectuó el ataque terrestre, se comprobó que sus defensas estaban casi intactas. Espero que hayan aprendido esa lección.
Dentro de unos días, por presión del Consejo de Seguridad de la ONU, obligarán a una tregua y a que empiecen las conversaciones. Los de Hamás pueden firmar y discutir durante tiempo indefinido, pero nunca van a cumplir  por varias razones: quieren nuestra destrucción a corto o largo plazo, pues para ellos somos unos intrusos en la zona, y a sus hijos desde que nacen les inculcan el odio a los judíos.
La próxima tregua va a durar menos que un garbanzo en boca de un viejo… Ojalá me equivoque.
Fuente: Nuevo Mundo Israelita

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.