La población israelí, el frente de batalla

Desproporcionado
03/08/2014
La razón de la sinrazón
05/08/2014
Por Aharon Erlich
Cientos y los miles que acompañan en los entierros a los soldados caídos. Una identificación completa con los que están dando sus vidas por defender a nuestra población. Y la misma población que sabe reconocer y sabe agradecer haciéndose presente para dejar o una piedra o una flor en las tumbas.
Cada soldado que cae, cada víctima de esta guerra, contiene no solamente toda una vida que se interrumpe bruscamente, sino también una historia, que en casi todos los casos resulta impresionante.
Quiero referirme a dos casos en los que la fecha para la boda ya se había fijado, las invitaciones ya estaban preparadas. Gali Nir, la prometida del oficial Bnaiah Sarel, dijo en el entierro en el cementerio de la ciudad de Jevron, en sus palabras de despedida: “…Gracias por tu amor eterno. Gracias por tus ojos que me acompañarán durante toda mi vida…”. Edna Sarusi, la prometida del oficial Hadar Goldin dijo en el cementerio de Kfar Saba, al despedirse de Hadar: “…¡Quise tanto ser tu novia! Eras todo vitalidad, desde tu sonrisa hasta tus ojos brillantes…”. Y en ambos casos, gran parte de los presentes no pudieron ocultar sus lágrimas. Ambos oficiales cayeron en el ataque de Hamas del pasado viernes, en las inmediaciones de la ciudad de Rafiaj en la Franja de Gaza. Dos historias terribles de dos jóvenes parejas, de amores truncados, de dos últimas tristes y emotivas despedidas.
Entramos hoy en el vigésimo octavo día de la guerra. Israel está retirando parte de sus fuerzas de la Franja de Gaza en lo que se explica como un reagrupamiento de las mismas, a la expectativa de lo que pueda pasar en los próximos días. Más que nada, no exponer a los soldados en lugares en donde puedan ser objetivo de ataque de parte de Hamas, es decir alejarlos de la Franja de Gaza y de lugares cercanos a la frontera, donde ya hemos sufrido víctimas fatales.
Es esta una situación intermedia difícil de definir. No hay un cese de fuego. Hamas sigue lanzando sus cohetes y sus misiles. Israel sigue atacando los lugares desde donde se dispara. No hay ningún acuerdo. Después de la sexta y última violación de la tregua, el viernes pasado por parte de Hamas, en las inmediaciones de la ciudad de Rafiaj, en donde murieron 3 de nuestros soldados, Israel anunció que no iba a acudir a las conversaciones en vista a un cese del fuego. Israel agregó que no podía creerle a Hamas que no había cumplido con ninguno de sus compromisos anteriores. Mientras en El Cairo, están reunidos los representantes palestinos, los de la Autoridad Palestina y otros de Hamas, con los representantes de los servicios de inteligencia egipcios, para tratar de llegar a un acuerdo para un cese del fuego. Primero se tendrán que poner de acuerdo los de Hamas entre sí, después con los de la Autoridad Palestina y después, con los egipcios. Hamas sabe que con los egipcios tendrán que sudar bastante. Israel, sin estar en el lugar, podrá analizar el rumbo que toman las conversaciones. Seguramente que se tomará su tiempo, hasta plantear su posición ante lo que ahí se decida.
Mientras Israel anunció para hoy lunes 4, una tregua humanitaria entre las 10:00 y las 17:00 horas, con la aclaración que fuego de un lado será respondido por fuego de nuestro lado.
En estos días de guerra, es importante destacar el comportamiento de la población de Israel, no la mal llamada retaguardia, sino los que están en el verdadero “frente de batalla”, a merced de los miles de cohetes y de misiles que son lanzados desde la Franja de Gaza. Primero, el cumplir al pie de la letra con las instrucciones del Comando de la Defensa Civil, buscando al oírse una sirena, un lugar seguro para encontrar resguardo. lo que redujo casi al mínimo, las víctimas directas por los disparos. Segundo, los cientos y los miles que acompañan en los entierros a los soldados caídos. Una identificación completa con los que están dando sus vidas por defender a nuestra población. Y la misma población que sabe reconocer y sabe agradecer haciéndose presente para dejar o una piedra o una flor en las tumbas. Tercero, los que cocinan junto a los que llevan toneladas de bebidas y de comidas a los soldados movilizados, para mimarlos, para hacerlos sentir que están con ellos, para estimularlos. Y los soldados agradecidos, reconocen que es el mejor de los estímulos que pueden recibir. Cuarto, los cientos de visitantes que se acercan a los hospitales para brindar sus expresiones de gratitud y ayudar personalmente en la recuperación de los soldados heridos. Seguramente que habrá muchas páginas destacadas de estos temas, además de los actos de heroísmo y de valentía.
Lo escuchamos esta mañana por la radio: “Nuestras fuerzas dieron muerte a 10 terroristas armados, también destruyeron varios túneles que conducían a la Franja de Gaza…”. Era un informe del ejército de Egipto, que también combate contra el terror fundamentalista que se genera en la Franja de Gaza y contra el que están luchando en el Desierto de Sinai. Como ya lo habíamos explicado anteriormente, no solamente nosotros tenemos problemas con Hamas…
En las últimas horas tuvimos dos atentados terroristas acá en Jerusalén. Alrededor de las 13:30, en el barrio de Shmuel Hanaví, un tractorista salió de un edificio en construcción donde trabajaba y con su tractor, atropelló a una persona en la calle y después trató de voltear a un autobús que se encontraba en una parada, cerca del lugar. El autobús quedó volcado de costado. Dos policías que pasaban por el lugar, se acercaron rápidamente al tractor y le dispararon al tractorista quien murió en el acto. Las consecuencias, el transeúnte que fue atropellado murió por las heridas recibidas y hay otros 7 heridos leves. Por suerte, el autobús estaba vacío en ese momento, pues recién comenzaba su recorrido.
Después, alrededor de las 17 horas, a un soldado que estaba en una parada de autobuses en Har Hatzofim, el Monte Scopus, le disparó un terrorista que se dio a la fuga en una motocicleta. El soldado fue trasladado con heridas graves al Hospital Hadassa.
La policía entiende que son acciones esporádicas y no organizadas y que son el resultado de la incitación a la violencia que hace Hamas desde la Franja de Gaza, ante la frustración de los relativos pocos daños que están causando en esta guerra y ante el silencio llamativo de muchos países árabes.
Fuente: Itón Gadol

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *