Palestina, Si; Hamas Jamás
12/08/2014
¿Es el antisemitismo una expresión de envidia?
14/08/2014
Por Beatriz W. de Rittigstein
En el conflicto contra Hamas, resulta obvio el interés de señalar a Israel, omitiendo que dio pasos claros para la paz.
En el marco de los Acuerdos de Oslo, paulatinamente Israel entregó territorios a la Autoridad Nacional Palestina, empezando con “Gaza y Jericó, primero”. Hace años, Israel se desconectó de Gaza, por lo que es un territorio “libre de judíos”.
Hamas es un movimiento que se define como yihadista. Su objetivo, precisado en su carta fundacional es la creación de un estado islámico que integre todo el territorio de Israel, Cisjordania y Gaza. Para ello, desarrolla diversas actividades en varios campos, como el adoctrinamiento religioso-cultural y la lucha armada mediante el terror perpetrado por las Brigadas Ezzedim Al-Qassam.
Desde que Hamas llegó al poder en Gaza, en 2006, trata de islamizar imponiendo la Sharia. Uno de los sectores más afectados es el femenino: a las mujeres se les obliga con leyes restrictivas en lo social y en la vestimenta.
Hamas hostiga a las minorías religiosas. Un 50% de los cristianos de Gaza abandonaron la franja debido a las persecuciones. Por ejemplo, el dueño de la única librería cristiana fue secuestrado, torturado y asesinado por “difundir material de otra religión”.
Hamas no admite la disidencia política. En 2007 se enfrentó en una guerra fratricida contra Fatah, cuyos activistas fueron eliminados.
Hamás no acepta la presencia de un estado “infiel” en tierras que alguna vez conquistó el Islam. Cuando Arafat y Rabin  negociaban los acuerdos de paz, Hamás acusó de traidor al líder palestino. En reiteradas ocasiones, sus voceros han calificado los diálogos entre árabes e israelíes como desleales.
En su carta constitutiva, dice: “Israel existirá y continuará existiendo hasta que el Islam lo destruya”. Va más allá, su ideología es antijudía; en el artículo 7 dice: “No vendrá el Día del Juicio hasta que los musulmanes combatan a los judíos”. También reivindica el falso pasquín Los Protocolos de los Sabios de Sión.
En el presente, Hamas no tiene el poder de destruir a Israel, pero cada día se prepara para ello. A Hamas no le interesa el bienestar de los palestinos, su inversión está en misiles de mayor alcance y túneles que, desde poblados en Gaza, cruzan hasta aldeas israelíes, para ejecutar actos de terror.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *